Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Internet   ·   Lectura   ·   Internet de las Cosas   ·   Mundo   ·   España



¿Se puede vivir sin miedo?


Inicio > Psicología
22/08/2012

3132 Visitas






Del miedo como lastre de nuestra vida se ha hablado tanto que me cuesta encontrar un buen comienzo. Hablamos de miedo a tomar decisiones, a vivir cosas o a que alguien te haga daño. Siempre me ha parecido un tema muy manido y demasiado vulgarizado. Es fácil decir: “en la vida hay que arriesgar”, “si no lo intentas, no sabrás” y ese montón de frases que se quedan a mitad camino entre la comedia romántica y los manuales de autoayuda. El miedo es natural (¿O es cultural?) y cada persona tienes los suyos. Algunos son comunes y otros extraordinariamente raros. Pero son personales, internos y, quizá, si no llega el momento pueden permanecer escondidos toda la vida.

 

Me gusta poner ejemplos sencillos e imposibles. Hay dos tipos de miedo:

Real: me TENGO que bañar en una piscina que que está llena de pirañas.

Imaginario: puedo ELEGIR bañarme en una piscina en la que tengo DUDAS de si hay pirañas.

 

Parece sencillo entender que el primero lo evito no metiéndome en la piscina. Por tanto siento el miedo en caso de que sea estrictamente obligatorio bañarme. Dejando de lado las pirañas y pensando en cualquier situación de la vida, el miedo suele ser imaginario. Suele cimentarse en dudas e inseguridades. En un no conocer el futuro e intentar predecirlo de manera catastrofista, en contemplar la posibilidad de repetir errores del pasado o en dar cobijo a ideas nucleares que creemos que nos protegen pero nos están limitando. Porque el miedo se reduce a eso, a limitar nuestra vida a lo conocido, y lo conocido, lo seguro es escaso. A veces creo que lo seguro es inexistente pero siempre encontrarías algo a lo que agarrarte en esa “seguridad”.

 

Me veo llegando donde no pretendía. A hacer una apología del derribar dudas o miedos como forma de vida. Y no pretendía eso porque no es tan sencillo. No basta con decir a la gente que vaya por ahí jugándosela. Hay que saber cómo construimos los miedos (yo creo que son culturales) y la forma de afrontarlos. Hemos de mejorar continuamente nuestra capacidad de elección y decisión. Pero sobre todo, hemos de convivir con el error como parte de nuestra vida. Saber lo que va a pasar siempre, sería aburrido, muy aburrido. Tiro de refrán adaptado para acabar.

 

“De valientes está lleno el cementerio” pero lo que no se dice es que de cobardes también. Sabes el final, elige el camino.





Etiquetas:   Miedo

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19283 publicaciones
4836 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora