Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Alimentos   ·   Alimentación   ·   Poesía   ·   Nutrición   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Lectura   ·   Muerte   ·   Libros   ·   Escritores



¿Hasta qué punto admitimos ser interrumpidos?


Inicio > Psicología
21/08/2012

1871 Visitas



Hay personas que no admiten ser interrumpidas y se quejan incluso del teléfono que suena continuamente. Los estudios antropológicos y psicológicos sobre proxemística, ciencia que estudia los límites del espacio del cuerpo humano en interacción con los otros, que, el americano Edward T. Hall popularizó en la década de los setenta, observó que la gente perteneciente a culturas como la mediterránea, o hispanoamericana, o pueblos como los árabes, admiten más fácilmente ser interrumpidos, que, por ejemplo, los norteamericanos, o, los centro europeos y nórdicos, que les molesta bastante. Eso se debe a que las personas nos organizamos el tiempo y el espacio de forma diferencial, según sea la cultura a la que pertenezcamos, y toleramos ser interrumpidos, o estar en mayor o menor grado de accesibilidad, según nuestra personalidad sea, más o menos, monocrona o policrona






Es decir:





MONOCRONO: si ves que alguien de tu entorno siempre se está quejando de ser interrumpido, seguro que lo tiene casi todo previsto, planificado, las actividades dispuestas como en una agenda: horarios, actividades.. Cada asunto en su momento y cada cosa en su sitio, de forma casi perfecta. Esta persona es monocrona; es decir, tiende a ejecutar una sola cosa cada vez y cumplir un horario, de forma secuencial. Por supuesto, no admite fácilmente ser interrumpida, le disgusta sobremanera, le saca fuera del sus esquemas, hay cosas que no tolera bien. Nos guardaremos de actuar precipitadamente interrumpiéndola.





POLICRONO: las persona policrona, por el contrario, hace muchas cosas  al mismo tiempo, en su espacio los objetos no están en su sitio, hay una especie de orden dentro del caos. No les importa ser interrumpidas, pueden tolerar esta eventualidad, incluso con sumo agrado, son accesibles en cualquier momento. Una persona  policrona puede verse impelida a interrumpirte frecuentemente si le das pie, así que ¡ojo!, con los policronos





Las personas muy ocupadas suelen ser monocronas y tienden a ser inaccesibles, pues, si es accesible será interrumpida y no podrá ejecutar secuencialmente la agenda planificada.  Si es monocrono tenderá a estar protegido contra los demás. Cuanto menos queramos ser interrumpidos más nos alejaremos de los demás. Tradicionalmente, escribe Edward: «Los despacho son para “gente importante”». Por eso las necesidades de las personas  pueden ir por un lado y la organización para satisfacerlas por otro. Y las culturas ser tan distintas en este sentido que no se entiendan entre ellas: 





«Los árabes nunca están solos ni siquiera en casa, son policronos, son capaces de atender a varias personas a la vez, y estar involucrados al mismo tiempo, los norteamericanos, que pertenecen a una cultura monocrona, no entiende bien esta forma de ser»





¿Has pensado quizás si eres más monocrono que policrono, o al revés?, ¿y la cultura a la que perteneces?..







Etiquetas:   Psicología Social   ·   Antropología

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22646 publicaciones
5343 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora