Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Crisis Económica   ·   Elecciones   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Macroeconomía   ·   Mauricio Macri   ·   Crisis Social   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Ética



Cuidado con lo que desean, puede convertirse en realidad.


Inicio > Política Nacional
19/08/2012

1696 Visitas




..."En consecuencia, a partir del 7 de diciembre de 2012 vence la suspensión del artículo 161 de la Ley 26.522 y se aplica a la actora. De ahí que estando su plazo para adecuarse a las disposiciones de la ley, vencido el 28 de diciembre de 2011, sea plenamente aplicable a la actora con todos sus efectos a partir de la fecha indicada” 





Esto dice textual, el fallo de la Suprema Corte de Justicia, con respecto a la aplicación del artículo llamado de "desinversión voluntaria" de la Ley de Medios.Un detalle a tener en cuenta, es que uno de los miembros, Santiago Patracchi, votó este fallo, pero excluyó de su firma a esta frase que transcribimos. Esto puede tener variadas interpretaciones, una sin duda para la parte perjudicada, va a ser, que "a partir de allí" debería "comenzar" el plazo de un año. Y la "no firma" de un miembro, quizá  le abra la puerta a este reclamo.









De parte de los medios, que están encuadrados en esta norma, hay un silencio estampa. Ni spot publicitarios, como el de "TN podría desaparecer" tampoco voceros que  anticipen alguna acción o busquen formar opinión publica que los respalde. Es como si los directivos de esos grandes multimedios- que no son tantos y la mayoría son enormes- no estuvieran preocupados por ese día D para sus medios. 



Como contrapartida el gobierno, sus voceros, sus ideólogos y hasta sus intelectuales, no dejan de mencionar en cada oportunidad que pueden: el 7 de diciembre. La misma Presidenta en todos los discursos que dio últimamente, en cadena nacional o no, también vio en ese día, mucho más que el cumplimiento de una norma. Es difícil saber exactamente, qué piensa y como se lo ve en la interna desde el poder, pero lo evidente, es que todos desde el oficialismo nacional, creen, quieren hacer creer y hasta, le bajan mensajes a la justicia, de que ese día no es uno más. Ese día es el comienzo o el fin de algo importante.









En lo concreto, que se puede analizar - porque se intentó materializar -  solo vimos en estos días, otra amenaza judicial sobre Cablevisión, que junto a Multicanal (hoy, una misma empresa, gracias a la "Unificación de Cables" que otorgó Néstor Kirchner) tienen  más del 70% de los abonados del país. En este caso no solo el Estado, con la Ley de Medios intenta desarmar la compañía, sino también el Grupo Vila-Manzano .Uno de sus titulares Vila, ayer nomas se enfrentaba a Grondona por la AFA y hoy en cambio, hace excelentes negocios con las transmisiones del Fútbol en sus medios, además se le otorgaron concesiones  petroleras y persigue a Grupo Clarín y lo que pueda obtener de su desinversión.









Indudablemente lo que uno deje de tener, lo tendrá otro. Pero la Ley de Medios es clara, aunque  aveces, a medida  que más la leemos, parece más utópica. Y su claridad (impracticable en muchos aspectos) no debería permitir, que se termine quedando con los medios que deja un multimedios, otro multimedios. Peor aún, que con la desinversión obligatoria que hagan los multimedios, se terminen quedando, grandes grupos económicos (parecidos a los grupos económicos de los actuales multimedios) que además sean proovedores de obra pública o que tengan concesiones del Estado (como petroleo, energía eléctrica o juegos de azar)  La  enumeración que hice, es intencionada, porque varias de esas circunstancias ya se dan en la actualidad. Vila -Manzano que es un Multimedios y un fuerte grupo económico, pretende parte de Cablevisión (su base de datos sobre todo) proovedores de Obra Pública como Electroingenieria ya tienen medios, como Radio Del Plata (y hay más empresas, aunque no esté legitimado) y Cristobal López "zar" de juegos de azar, petrolero y prestador de Obras Públicas, también ya compró -parte o todo, no está claro- el Grupo Hadad.









Solo el articulo de la "desinversión"  N° 161, hasta la fecha que indica la Corte, está detenido en la justicia y teóricamente, el resto de la Ley está en plena vigencia. Sin embargo los cambios -para bien- desde varios de los sectores involucrados, como en mi caso el periodismo, no los hemos notado. Si vimos, como   las necesidades inocultables de los medios radiales por ejemplo, les hizo someterse más que nunca a las "pautas oficiales" y dejar de buscar  de este modo, únicamente  anunciantes privados, para sostener sus medios, (que cada vez son menos). Así,  es común hoy, cuando llegamos a la dirección de una radio en Buenos Aires, que además de pedirnos un "demo" del programa, traten de ampliar datos sobre los contenidos y la línea editorial. Ya no se trata de que el producto comunicacional (aunque la palabra producto,  espante a los progrés) sea bueno, de interés, tenga profesionalismo e idoneidad, los directores quieren saber "a quién criticamos". En la mayoría de las radios, aunque dispongan de espacios, si criticamos al Gobierno Nacional, no tenemos ninguna posibilidad de tener un espacio en el medio. Pero en otras, en particular de CaBA, si nuestras criticas apuntan al gobierno de la ciudad o a ambos incluido el de la ciudad, no nos rechazan, pero tampoco nos reciben. Está más que claro que a esos espacios además debemos pagarlos, lo que sucede, es que aunque paguemos, si nuestras criticas ponen en riesgos los recursos oficiales que reciben, no les servimos.









No podría decir que pasa en la TV, porque sus costos, aún en un canal de cable menor, son varias veces los de un espacio de radio (que ya son caros) y no la transité  Pero creo que  dejó muy claro la situación de este sector, la ausencia de inversiones   y  la nula participación de "oferentes" para la licitación de las más de 200 licencia de TVHD, que el mismo Gobierno a través de su consejo de comunicación, debió levantar. No es sencillo aplicar lo que la Ley de Medios propone, en la vida real. Los medios y sus titulares - más allá de que siempre existan los ambiciosos- no dependen de pautas oficiales, porque quieren, si no por que los grandes anunciantes privados , los tienen grandes empresas publicitarias, de marketing,  productoras  y  administran las cuentas de las marcas importantes; cada vez son más grandes, pero  cada vez también, son menos. 







Los mejores intencionados, que no solo querían partir a Clarín en pedazos- que los hubo y fueron mayoría en los debates y seminarios- cuando se diseñó la Ley de Medios, no advirtieron, que para "desconcentrar" las comunicaciones y que cada vez hubieran más medios y en más manos; primero o al mismo tiempo, era necesario que se desconcentrara también la economía: empresaria, comercial, de marcas, publicitaria y de productos, para que hubiera a la vez más posibles anunciantes. Sin embrago, pese a que muchos lo dijimos, no se evaluó, hoy cada multimedio que "desinvierta" y genere nuevos medios, con nuevos titulares, todos ellos, solo podrán funcionar  si son subsidiados por el Estado. Estos sumados, a ese espectro del 33% de medios sociales que prevé la ley y que difícilmente encuentre en el sector privado- al menos al comienzo- recursos económicos para  poder funcionar (osea el espectro de medios no rentables y dependientes del Estado, será mucho mayor de lo que esperaban).









Indudablemente hay una idea equivocada sobre aquellos que nos dedicamos a las comunicaciones. Cuando analizamos qué dicen, los que defienden la ley, tenemos la sensación, de que  imaginan, que los trabajadores en esos medios, lo harán gratis, sin absolutamente ningún fin de lucro. Como si en un medio radial o de TV solo sea válido que cobren por  su tarea,  los que hacen técnica, administración y dirección. Los comunicadores, periodistas, conductores, columnistas, no cuentan en los costos. Si todos fueramos respetados como trabajadores- que hoy no lo somos- la mayoría de los medios sociales, como están planteados en la Ley- a excepción de alguna entidad poderosa que los administre, como sindicatos, universidades o fundaciones- serían inviables económicamente. La Ley de Servicios Audiovisuales, no ampara la tarea de muchos de los trabajadores de los medios de comunicación.









Hay un fuerte deseo, una esperanza, que parece se va a convertir en realidad, el próximo 7 de diciembre. Desde el oficialismo se vendió con tanta épica discursiva, la Ley de Medios, se atacó- o se defendió, de - a Grupo Clarín y otros  medios críticos, y lo hicieron  con una vehemencia ideológica tan fuerte; que hoy es imposible desandar esa epopeya. El problema, si es que lo conocen, es que nadie se anina, si es que no lo sabe, a decirle a la Presidenta, que el "ideal" que se plateaba en la Ley de Medios, es materialmente imposible llevarlo a la realidad (como está escrito)









Ya habían tenido una experiencia previa en lo que hace a comunicaciones y no la valoraron. El Fútbol para Todos, que la presidenta describió como "un negocio fabuloso", solo fue negocio para AFA, su corrupción y las corporaciones violentas que la rodean. El estado no deja de poner cada vez más dinero- dinero público- y el fútbol,( los clubes también), es cada vez en menos atractivo y más mediocre. Había otras formas, siempre las hay si se escuchan ideas, se podría haber dejado el derecho de las transmisiones a los clubes, y que la generación mayor de recursos para estas asociaciones , hiciera que la gente no debiera pagar "codificados". Abrir el juego a nuevos anunciantes y a Pymes, darle las transmisiones de clubes del interior, a canales del interior. Que la AFA solo rente un porcentaje- al revés de los que es hoy, y siempre fue- como hacen en Europa y que  la asociación nacional, lucre con las selecciones. Ideas había muchas, pero el gobierno nacional, siempre tiene la mejor . Y la razón. Y no escucha.





Luego de la experiencia mediática del Fútbol, de los programas oficialistas en los medios públicos y en los medios privados, a los que deben desviar la mayor parte de las pautas publicitarias, debieron haber advertido, que eso mismo reproducido a escala nacional y sumado al espectro de medios sociales, era mucho costo, imposible para el gasto público.









Son muchas las expectativas oficiales y oficialistas por este día de diciembre. No quisiera imaginar que pasaría, si la justicia otorgara algo más. Tampoco puedo imaginar que pasaría si al momento de "desinvertir" los medios que hoy le adjudican a determinados multimedios, no fuera de su propiedad porque los vendieron anticipadamente a un grupo afín ¿sería legal? Sin embargo todo esto, no me lo puedo imaginar, en particular por el carácter del gobierno- mal carácter- pero en realidad desde el pragmatismo y el más crudo análisis, lo que menos me puedo imaginar es: quién estaría en condiciones económicas de comprar señales como TN, C26 o A24. Empresas periodísticas y a la vez canales de cable, que tienen enorme valor real, pero a la vez perdidas económicas permanentes y que solo son viables dentro de un multimedios. Como también lo son TELEFE, Canal !3 o Canal 9, que pierden millones, pero en un grupo empresario, se absorbe. 









Pero hay un escenario peor aún para la visión oficial: hoy "Periodismo para Todos y Todas" de Jorge Lanata  por ejemplo,  está en el   Canal 13 (canal de aire y con unos 20 puntos de raiting) y es un verdadero problema para el gobierno nacional y su entorno. ¿Que pasaría si Grupo Clarín se desprende de TN y todos los programas de Opinión, Política y Actualidad de la señal de Noticias por Cable (con 4 o 5 puntos de raiting) se las lleva también al  "aire"  del Trece? (con más de 15 puntos en el prime-time).





















Si realmente este último artículo que todavía no se aplicó, consigue particionar a Clarín y quitarle su gran poder mediático ¿a quien va a culpar la presidenta entonces de todos los males? Ya no tendrá críticos poderosos, ni oponentes de peso. 









La Oposición tampoco, va a tener ningún lugar donde expresarse, defenderse o atacar al gobierno. Los demás gobiernos y partidos políticos, no se refugiaron, apoyaron o se asociaron a Clarín, solo por simpatía o afinidad con el multimedios y sus directivos, sino porque no tenían otro lugar, de gran llegada a la sociedad.







Muchos periodistas no encontramos como  desarrollarnos, ni tampoco una mejor vida laboral y profesional con la Ley de Medios.(Y en teoria estaba pensada para democratizar los medios)









Lejos de incluir todas las voces, se escuchan más voces, pero que dicen lo mismo (para un lado o para otro)





Quizás nadie de su entorno y asesores, se anime a decirle a la Presidenta.





Qué el 7 de diciembre y la Ley de Medios, no es lo que pensaban.





Cuidado con lo que desean, puede convertirse en realidad.





Y ese es el problema.

























Etiquetas:   Medios de Comunicación   ·   Gobierno   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18292 publicaciones
4645 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora