Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectura   ·   Poesía   ·   Sociedad   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Alimentos   ·   Alimentación   ·   Libros



¿Qué es un zombi? (tercera parte)


Inicio > Cultura
15/08/2012

1070 Visitas



Sigo a vueltas con el tema zombi. Un aspecto que me llama la atención es la corporeidad y estética zombi. En general, el cine los presenta como tipos, de ambos sexos, realmente feos y de andares  torpes, aunque cuando se lanzan sobre sus presas pueden hacerlo con gran rapidez y fuerza.


El zombi normalmente tiene una mirada fija y perdida, le faltan trozos de carne por algún sitio, sus ropas suelen estar rotas o mal compuestas y está hecho un asco manchado de sangre por todos lados, pero especialmente alrededor de la boca, como consecuencia de los mordiscos que pega a sus víctimas. Camina desencajado, como un muñeco roto y sólo se anima cuando tiene cerca un bocadito vivo que llevarse a los dientes.

Es la antítesis de la belleza, la elegancia y la juventud, valores centrales en el modelo económico y cultural de la Sociedad de Consumo desde los años 60 a nuestros días. El zombi es lo menos deseable que podemos imaginar. Besar a un zombi es asqueroso (no te digo ya practicar sexo con él o ella) y sólo mirarle da grima.



En este tipo de sociedad la vejez, la pérdida de fuerza y de flexibilidad en el cuerpo son enemigos a combatir haciendo uso del vestuario, la dieta, el deporte y todo tipo de recursos farmacológicos y quirúrgicos al servicio de los cánones de belleza. Vivimos preocupados por evitar la muerte, pero mucho más por evitar la vejez y la fealdad, objetivos por los que muchos se juegan la vida.

Estos cánones están constantemente sobrerepresentados por modelos, actores y actrices, cantantes, presentadores/as de televisión, deportistas y, en general, por todos aquellos profesionales que nutren los medios de comunicación, con sus esbeltas y juveniles figuras (aunque no sean tan jóvenes, pero se esfuerzan en parecerlo).

Por lo demás, en nuestro contexto cultural “ir de zombi por la vida” es una expresión con la que designamos al pasmao que parece no enterarse de nada, que no reacciona ante los acontecimientos, que carece de iniciativa y voluntad de emprendimiento. El zombi real de la vida cotidiana es un sujeto pasivo que no responde a los cánones de belleza ni de actitud que se esperan del individuo moderno.

De forma más específica, el calificativo zombi se utiliza a menudo para designar de manera peyorativa y cruel a las personas drogodependientes que apenas dedican su tiempo a otra cosa que no sea buscar su dosis diaria, pese a quien pese.

El zombi cinematográfico y televisivo ofrece un contra-modelo, sobre todo a los jóvenes, respecto de las normas que en nuestras sociedades vinculan el cuidado del cuerpo, la estética personal y la actitud ante la vida.

Ya sabes, si no quieres que te confundan con un zombi haz lo que puedas para conservarte joven, bello, ágil y emprendedor; que se note que “estás vivo”, porque, además de tu curriculum, estos son valores en alza para encontrar empleo.

(+ info en www.javiermalagon.com)





Etiquetas:   Economía   ·   Emprendimiento   ·   Juventud   ·   Estética

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22537 publicaciones
5327 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora