Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Pobreza   ·   Libros   ·   Reseña   ·   PRI   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   PAN   ·   México



¿Quién va a pagar por eso?


Inicio > Política Nacional
12/08/2012


1501 Visitas



"@PabloRFerreyra El recorte d mis palabras q hacen los medios k, anti-k, corpo es contrproducente al debate y las discsiones q prpone el juicio cntra Pedraza" Pablo Ferreyra Este twitts de Pablo Ferreyra hermano de Mariano Ferreyra, el joven militante del PO que fue asesinado en una protesta social, por una patota de la Unión Ferroviaria, quizá refleja mejor que ninguna explicación técnica y comunicacional, cual es el problema de los medios en la Argentina.


Cada cual omite o expone  lo que conviene o no a sus intereses. Pero ¿Cuales son sus intereses? En esta columna no voy a analizar el Juicio que se lleva adelante por Mariano, sería poco idóneo hacerlo, sin la información completa, que en este momento no tengo- aunque lo voy a hacer en otra columna- y como bien dice Pablo :"Por suerte para el debate, en esos medios trabajan personas cmo@zonarojas @Irihauser @GonzalezArzac @_AdrianPerez_@TomasEliaschev y otros"   Profesionales que si están informados.En esta  voy a analizar el Periodismo, la Ley de ética pública  que pide la presidenta para los periodistas y lo que FOPEA y uno de los atacados en cadena nacional por la primera mandataria, Marcelo Bonelli, le respondieron. 

Indudablemente Cristina Kirchner  en su discurso, hace una comparación imposible. Las declaraciones Juradas de Riquezas y Ganancias que hacen los funcionarios públicos de los tres poderes del Estado, nadan tienen que ver con las declaraciones de bienes, y ganancias que tienen que hacer los periodistas autónomos, como tampoco, se puede comparar con los recibos de sueldo, o presentaciones ante Afip y Anses que hacen sus empleadores. Los funcionarios tienen la obligación de demostrar sus incrementos económicos, porque viven de dinero público, más allá de las actividades privadas que hayan realizado, antes de llegar a la función pública. Los periodistas, en cambio y medios o empresas periodísticas, reciben sus ingresos principalmente de empresas privadas. A excepción de la "Pautas Oficiales" de gobiernos y organismos del estado o los estados, que se deben rendir obligatoriamente, ya que además figuran en un listado público.

Todo esto que expliqué, no sirve para  nada, porque la presidenta no se refiere, ni a esta publicidad, ni tampoco a esos ingresos -legítimos - que obtienen medios y periodistas. Ella destapa esa realidad, de la que también fue parte junto a su esposo (y hoy todavía lo es)- de la "Publicidad no tradicional" PNT como la conocemos en el medio. Aunque también existe una variable más como la "Publinota"    (o en verdad más de una, tantas como la creatividad nuestra, que nunca para) Ambas formas de hacer"publicidad o propaganda" generalmente no están registradas en ninguna parte, si se rinden al fisco, se hacen bajo alguna denominación distinta a lo que es y quienes pagan, también lo declaran de otro modo o al menos de una forma ambigua y poco clara. El "hallazgo" de la presidenta en los registros de la YPF privada, que no debería ser tal, ya que seguramente, muchas veces en su carrera política, ella o sus asesores de comunicación, debieron implementar PNT y Publinotas, para posicionar su imagen y la de su esposo hasta llegar a la presidencia; no es otra cosa- en parte- que lo que hizo el principal socio nacional, impuesto por Néstor Kirchner a la petrolera - Enrique  Eskenazi- que  consiguió el 25% de la compañía sin poner un peso, tan solo pagando su cuota en dos  partes (14,75% y luego un 10% más), con las mismas ganancias de la empresa. Con semejante beneficio- inexplicable- era lógico que desde los medios de comunicación, en particular de los multimedios y programas de política y actualidad (que forman opinión) se cuestionara esta aberración. Lamentablemente no fue asi, y solo lo hicimos, aquellos que no tenemos llegada a la sociedad. Cuando llegó la nacionalización de YPF, entonces si muchos medios y periodistas- que antes no lo habían hecho- expusieron la realidad de Eskenazi y también cuestionaron porqué no se expropiaba su porcentaje. Pero ¿porqué no lo hicieron antes?.

La respuesta es sencilla, todos lo vimos, aunque no lo adviertan - o la sociedad tenga pésima memoria- en cada programa importante de política y opinión y de los distintos canales de noticias:  la publicidad de "Grupo Petersen" en sus espacios . Pero también apareció en los diarios y revistas especializadas , aún en aquellos que consideramos "oficialistas" como Página 12, que defendieron,  incluso el porcentaje que tenía en la petrolera,  hasta el final. Esa Publicidad no tradicional que hacía Eskenazi y que debe ser en parte, lo que Cristina Kirchner descubrió en los registros de la YPF privada, compró el silencio y la ausencia de cuestionamientos, de los principales  referentes de opinión en los medios. Está claro que en los registros contables de la petrolera aparecen aunque con esas ambigüedades que mencionó la Presidenta. La salida del dinero fue declarada, lo que no sabemos si los medios y periodistas beneficiados, lo declararon de igual modo. Cristina Kirchner solo habló de "familiares y socios" de Marcelo Bonelli, la pregunta lógica entonces sería ¿son los únicos- si se probara- que recibieron este tipo de publicidad? Si solo revisamos archivos de programas de política y opinión de varios canales de noticias, vamos a ver que no es así, de hecho solo la "despistada" de Mirtha Legrand preguntó en un almuerzo con legisladores opositores "si Eskenazi no era el Estado"   En ese video- más allá de los sesgado de su título - también es posible ver a Cristina en programas como el de Mariano Grondona, comunicador que seguramente debe denostar hoy, pero que en ese momento, en el  que estaba en pleno posicionamiento de su imagen al parecer no. 

Ahora ustedes creen ¿que le salía gratis estar al aire de Hora Clave? seguro que no, si contáramos con el vídeo completo del programa, me arriesgaría a decir, que "antes" de la tanda publicitaria y dentro del programa, encontraríamos alguna pauta oficial de la Provincia de Santa Cruz o de algún empresario cercano a los Kirchner que financiaba su campaña de posicionamiento político . 

 

También  vimos, aunque más que de "Pautas o PNT"  solamente, en realidad se trató,  de un entramado y complejo juego de beneficios y conveniencias, políticas, económicas y mediáticas,  la relación de Kirchner  con Grupo Clarín, (aunque a muchos les cueste recordarlo). En este video  que  enlazo, si bien tampoco comparto el título - también sesgado- ya que el "mal carácter" es lo de menos en un mandatario, lo que importan son otros valores; se ve a la presidenta, en  TVR ( un programa opuesto al de hoy), como cambia de actitud, con respecto a los periodistas, medios y  a otros políticos. Pero quizá lo más relevante -por actual- es el fragmento a los 2:55  minutos, con Marcelo Bonelli, donde pese a las pocas palabras, se evidencia una relación de cercanía con él en particular, el programa y el multimedios. Es claro que Clarín tuvo mucho que ver con el posicionamiento y conocimiento público de Néstor Kirchner en 2002-03, por eso luego los beneficios al grupo y también con la aceptación social, de la inédita sucesión matrimonial en la presidencia en 2007 y por eso también, la reacción luego cuando Clarín giró a la crítica. 

 Sucede en muchos programas y en todos los canales, cuando vemos publicidades de provincias, de municipios, de Direcciones de turismo o de empresarios cercanos a políticos, esos dineros están financiando posicionamientos.

¿Está bien, está mal, son las reglas del juego? No es sencillo responderlo desde la prensa. Cuando lo hace el medio y un periodista es solo un asalariado o contratado, indudablemente el debate ético se reduce a trabajar o no en ese lugar.Pero cuando el periodista es autónomo y produce sus programas o publicaciones, entonces es su elección. Pero ¿Puede elegir? ¿Hay tantos anunciantes como para  sostener a todos aquellos que nos dedicamos a las comunicaciones? Evidentemente no. Y por eso somos tantos los que estamos fuera de los medios tradicionales, como diarios impresos, radios con gran llegada y TV nacional. 

¿Cuando aceptamos publicidad no tradicional o publinotas para sostener una espacio, no estamos entregando a cambio nuestra opinión ? 

Creo que todos los periodistas de un modo o de otro lo vivimos o quizá fuimos parte de un medio, productora o empresa, que generó recursos económicos con esta modalidad. A un programa de radio del cual participé no hace mucho, por mi pertenencia y cercanía con empresarios,  sumé anunciantes de Bariloche. El programa se emitía en Buenos Aires por FM y esto le servía a estos empresarios para promocionar sus productos y servicios. Poco después por diferentes relaciones que logramos, nos iban a presentar también la propuesta publicitaria, a entes oficiales de la ciudad y la provincia, dado que el programa tenía llegada al sector social que los empresario buscaban seducir.

 En medio de estas negociaciones, que por cierto marchaban muy bien, ocurrieron dos acontecimientos- hechos diríamos en periodismo- que como periodista no podía omitir, menos por mi pertenencia a Bariloche y más aún por el compromiso social con el que siempre hice periodismo. Uno de esos hechos fue el asesinato de un joven barilochense por gatillo fácil Diego Bonefoi .  Son varios hermanos Bonefoi viviendo en la ciudad, su padre tiene un historial delictivo importante y eso los condena. Son estigmatizados, perseguidos y reciben abusos de autoridad de la policía.  Uno de esos abusos terminó en muerte, a la que se sumaron luego dos más, de otros dos jóvenes, en las protestas sociales que hubo por la primera. Los multimedios, igual que nosotros, también se hicieron eco, pero acomodaron el "relato" a los intereses oficiales, que con personas que son marginadas como los Bonefoi, no es difícil hacerlo. Por eso, si es que tenían anunciantes locales de Bariloche en sus espacios, no los perdieron.

En mi caso con mucha  información de primera mano, de varios sectores y  confiable, desarrollé el caso  en la Radio con total diversidad y detalle. Por supuesto que no tardaron en llegar las quejas de esos anunciantes de Bariloche que en parte financiaban el programa y  nos escuchaban por internet . 

Los textuales que recuerdo de sus mails y llamados telefónicos son elocuentes "...Para un poco con los Bonefoi, estás desprestigiando a Bariloche y son una familia de chorros....Mira que te ponemos publicidad para que la gente venga y no para que los asustes ..."

 Mi seguimiento del caso continuó pese a los consejos del resto del equipo periodístico, que me pidieron evite contrariar a los anunciantes. Pero llegaría el hecho número dos, y eso sería el fin de la relación comercial. 

La Universidad del Comahue, de la cual era suscriptor de sus publicaciones, junto a un grupo de expertos, sociólogos y asistentes sociales, había publicado en aquel momento, un estudio sobre la distribución de la riqueza en Bariloche. No recuerdo exactamente las cifras, aunque lo tengo archivado, pero hablaba de algo así como de "más de 40 veces entre el que más gana y menos gana". Esto sumado a una serie de datos, del déficit habitacional, Escolaridad, costo de la vestimenta, calefacción, canasta familiar y otros, que explicaban claramente, la enorme marginación social que había. Sin embrago lo que más molestó a los empresarios, no fueron los datos frios- que eran terribles y convertían a la ciudad en la más injusta del país- si no mi conclusión y comparación de este Bariloche, con el que yo había crecido, donde en una escuela pública nos reuniamos, varios de los hijos de los más ricos de la ciudad,. el hijo del gobernador de la provincia, los sobrinos de la escritora Silvina Bullrich, muchos  hijos de Mapuches y en mi caso  el hijo de un empleado del Ferrocarril. Todos teníamos un lugar parecido en aquella comunidad.

 Casi sin querer volvimos a hablar del Ferrocarril, ese noble oficio centenario, no mucho más moderno y tecnologico,  el de hoy - lamentablemente- que el vivido por mi padre, que hace tiempo no lo tengo. Ese mismo oficio, profesión, que por los burocrátas, mafiosos y corruptos, que este gobierno permitió con subsidios y prebendas; dieron como resultado empleados de primera y de segunda, como los Tercerizados por los que luchó y murió Mariano Ferreyra.

 En la época de mi padre, que empezó con los Ferrocarriles de los Ingleses, en 25 de Mayo por los años 50 y llegó a su final con Alfonsin de presidente, en Bariloche. Qué fue un delegado menor de estación , de otra Unión Ferroviaria, esa que de verdad defendía a los trabajadores. En esa época no había lugar para los Pedraza, los Favale y las patotas asesinas.  

Eran otra gente, particular, amaban el Ferrocarril y a todos, sin importar el cargo que tuvieran, se les llamaba Ferrocarrileros. (aunque en Buenos Aires se usaba más Ferroviarios, a diferencia del interior)

Los últimos años mi padre, estaba entre enojado y decepcionado con el deterioro del Ferrocarril. A tal punto que temía, que por mi cercanía permanente  a la estación, los trenes y las locomotoras que eran mi fascinación, quisiera ser Ferrocarrilero.

Me decía que ya no era ese Ferrocarril para hacer carrera y sentirse orgulloso. De mi parte y con pocas opciones en Bariloche, dudaba entre el turismo, el comercio para el cual no tenía capital o estudiar en Buenos Aires. (no había universidades como el Comahue hoy hace 30 años)

Entonces me repitió una frase, que pese a su simpleza y antiguedad, no deja de ser fundamental: 

"¿Sabes cual es el trabajo de tu vida?... ese que estás dispuesto a hacer gratis."

Tantos años más tarde y después de haber pasado por varios estudios y profesiones, se que el periodismo, es el trabajo que estoy dispuesto a hacer gratis y por eso pude perder anunciantes,  arriesgar un programa y  quedarme sin un espacio en radio. Por no omitir hechos.

Pero también se, que  en mi caso, vivo de una Pyme comercial y la mayoría de los periodistas no.

Quizá necesitemos algo así como un "Greenpeace " del periodismo, un espacio en el que no aceptemos pautas publicitarias, privadas, ni de gobiernos y que solo lo sostenga la sociedad, que recibe la información y la opinión, con sus aportes.

Pero ¿quien va a pagar por eso, con la oferta, mediática, que hay hoy?

 Aunque nunca digan la verdad completa.

 

JUSTICIA POR MARIANO FERREYRA se parte!





Etiquetas:   Medios de Comunicación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Gobierno

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18006 publicaciones
4589 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora