Periodista, guardián de secretos



Periodismo no sólo es envidia, intereses, competitividad y malas condiciones. La vocación cabalga por las venas de la profesión. El periodista es el vigía de los impostores; el centinela de los charlatanes; el gran hermano universal; los ojos del horizonte. El periodista transmite realidad y protege bajo la llave de la ética un sinfín de misterios. El periodista es un trovador contemporáneo y un perpetuo guardián de secretos.