Soltar lastre para evitar el desastre

Dicen que los buenos almirantes son aquellos que ante las crisis toman decisiones para mantener la seguridad del navío. Esos que en plena tormenta gritan:"arriar las velas, soltar lastre" y todo con el fin de que el casco del barco aguante las embestidas del mar, sea más ligero y evite el trágico hundimiento que parece inevitable en la batalla con los elementos. En Ferraz hacía tiempo de la tripulación pedía a su jefe un cambio de rumbo y decisiones para evitar el choque con los votantes propios, esos que no han dudado en mostrar su descontento con la forma de actuar del Gobierno en su intento por ganar la guerra a la crisis. José Luis Rodríguez, timonel conocedor de los tiempos y las formas, ha movido a su forma los mandos de ese barco, y ha logrado que el PSOE, que no España, cambie su rumbo antes de las elecciones de mayo. Las últimas encuestas lo dejan claro, tras la renuncia de Zapatero el PSOE ha recortado a la mitad la distancia con el PP. Balón de oxigeno para algunos candidatos que encaran la campaña electoral con otro gesto y otro ánimo. Ya no hay miedo a que el presidente se pasee por plazas y polideportivos porque Zapatero es un cadáver ( así que escucharemos una y otra vez “ ZP era una gran persona”). Pero no nos equivoquemos, este muerto está muy vivo, sigue siendo presidente y aún le quedan muchas cosas por hacer y muchos golpes por recibir. Si en mayo los socialistas pierden Castilla la Mancha o el Ayuntamiento de Sevilla, muchos se preguntarán qué hubiera pasado si el presidente hubiera decidido adelantar las generales. Entonces será cuando le vuelvan a echar la culpa de todo, pero no los de fuera, si no los de casa. Así es España.

 

. Esos que en plena tormenta gritan:"arriar las velas, soltar lastre" y todo con el fin de que el casco del barco aguante las embestidas del mar, sea más ligero y evite el trágico hundimiento que parece inevitable en la batalla con los elementos. En Ferraz hacía tiempo de la tripulación pedía a su jefe un cambio de rumbo y decisiones para evitar el choque con los votantes propios, esos que no han dudado en mostrar su descontento con la forma de actuar del Gobierno en su intento por ganar la guerra a la crisis. José Luis Rodríguez, timonel conocedor de los tiempos y las formas, ha movido a su forma los mandos de ese barco, y ha logrado que el PSOE, que no España, cambie su rumbo antes de las elecciones de mayo. Las últimas encuestas lo dejan claro, tras la renuncia de Zapatero el PSOE ha recortado a la mitad la distancia con el PP. Balón de oxigeno para algunos candidatos que encaran la campaña electoral con otro gesto y otro ánimo. Ya no hay miedo a que el presidente se pasee por plazas y polideportivos porque Zapatero es un cadáver ( así que escucharemos una y otra vez “ ZP era una gran persona”). Pero no nos equivoquemos, este muerto está muy vivo, sigue siendo presidente y aún le quedan muchas cosas por hacer y muchos golpes por recibir. Si en mayo los socialistas pierden Castilla la Mancha o el Ayuntamiento de Sevilla, muchos se preguntarán qué hubiera pasado si el presidente hubiera decidido adelantar las generales. Entonces será cuando le vuelvan a echar la culpa de todo, pero no los de fuera, si no los de casa. Así es España.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales