Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Coronavirus   ·   Crisis Social   ·   Crisis Económica   ·   Música   ·   Colombia



Retardo en el Crecimiento Uterino (IUGR), implicaciones para la vida


Inicio > Nutrición
04/08/2012


2521 Visitas



Retardo en el crecimiento uterino, implicaciones para el desarrollo.


 

Estimado lector, agradezco de nueva cuenta tu atención y en esta ocasión pretendo hacer un pequeño apunte sobre el retraso en el crecimiento uterino y su repercusión en la vida.

 

Recordemos pues que la desnutrición es el déficit entre las calorías que son ingeridas en los alimentos y las que se gastan en el metabolismo, en este caso ingresan menos calorías de las necesarias. Estrictamente la desnutrición se presenta cuando existe una restricción proteico, calórica o proteico-calórica mayor a 50%, cuando es menor es considerado como una malnutrición o restricción. Sin embargo la mayoría de las veces se considera que una reducción mayor al 20% es una desnutrición como tal, en la vida humana la desnutrición se presenta por una combinación de factores muy variables, los hay del tipo social, económico, psicológico, fisiológico, entre otros. Sin embargo en la parte experimental se pueden realizar diversos modelos para investigar los efectos de la desnutrición, Los cuales varían dependiendo de la etapa en la que se pretenda estudiar esta situación.

 

Existen por ejemplo modelos de restricción proteínica, normalmente el alimento para roedor contiene un 20% de proteína, en esto modelos se reduce a 8% de proteína, pero se mantiene isocalórico. Se cuenta también con un procedimiento quirúrgico, el cual consiste en ligar una de las ramas uterinas cuando los animales están en gestación, de esta forma se reduce el flujo de nutrientes a los fetos o embriones, produciendo así la restricción. Finalmente tenemos la desnutrición calórico-proteica, en la cual simplemente se reduce la cantidad del alimento que se le da a los animales, las reducciones comúnmente usadas son del 20% y 50%.

 

Pasando a la parte del retardo en el crecimiento uterino, si hacemos un poco de memoria, el crecimiento es el incremento en el número y tamaño de las células en los tejidos. El desarrollo por su parte es el cambio en la estructura y función de estas células, es decir, la especialización y diferenciación de las células. Estos dos eventos se realizan durante toda la vida de un animal, siendo especialmente activos durante la gestación. Durante esta etapa el desarrollo del feto está influenciado por un complejo grupo de factores tanto genéticos, epigenéticos, estado de nutrición de la madre, factores ambientales, entre otros. Estos factores afectan el tamaño y la funcionalidad de la placenta. Limitando así el aporte de nutrientes proveniente de la madre. Se  ha demostrado ampliamente la existencia de una relación intima entre el estado de nutrición de la madre y el desarrollo de los embriones o fetos. Así pues podemos definir que el retraso en el crecimiento uterino (IUGR, pos sus siglas en ingles), es el inadecuado crecimiento y desarrollo de los órganos del embrión y/o del feto durante la gestación, esto se manifiesta con una reducción en la talla y el peso al nacimiento de la cría (Wu, et al., 2006).

 

Quiero hacer un paréntesis, si aplicamos estrictamente la terminología, un embrión es el periodo en el cual el animal en gestación no ha adquirido las características necesarias para poder diferenciar si este animal en desarrollo será una rata, un pez o un humano, en cambio un feto es cuando ya podemos observar a que especie pertenece (Hernández and Manjarrez 2010). Pero como en la mayoría de las situaciones con relativa ambigüedad los términos son usados como sinónimos.

 

Podrías preguntar con toda razón ¿cómo diablos saber si el hígado es funcional en una cría humana recién nacida? Por supuesto que existe una batería de pruebas de laboratorio que ayudan a valorar la funcionalidad del hígado, sin embargo, actualmente el criterio más aceptado para identificar IUGR en un recién nacido, es el peso, en general los animales que han sufrido IGUR durante alguna etapa de la gestación presentar un menor peso, este fenómeno se ha observado tanto en animales de granja, murinos y animales como el humano (Wallace et al., 2000; Baker et al., 1969; Wootton et al.,  1983).

 

Desde el inicio de esta serie de columnas he comentado que los extremos en el estado de nutrición son malos, tanto es malo tener una desnutrición, como tener una sobrenutrición, pero iremos por partes. En el caso de la desnutrición, es por donde se están concentrado la mayoría de los esfuerzos de investigación, tenemos que en cualquier momento de la gestación, se compromete el aporte de nutrientes, provenientes de la madre al feto o embrión, este compromiso produce una serie de cambios metabólicos importantes como la reducción en el desarrollo de la placenta, acompañado de anormalidades en la angiogénesis de la misma placenta (Ferrell, 1991; Allen et al, 2002), de forma paralela, el embrión/feto sufre diversos alteraciones que tiene como finalidad asegurar el desarrollo de órganos centrales para la vida postparto, como son el cerebro y corazón, se ha documentado una reducción en el peso y tamaño del hígado de ratas que han sido sometidas a una restricción proteico-calórica durante la gestación (Albarrán-Bravo, el al., 2008). Otra de las alteraciones que se observan son los cambios morfológicos presentes en el intestino de animales que han presentado IUGR, las cuales están íntimamente relacionadas con la absorción de nutrientes, principalmente con los carbohidratos y proteínas (Wang et al., 2005). Todas estas alteraciones se observan de forma temprana como un incremento en la mortalidad perinatal, así como un incremento en la incidencia de enfermedades crónico degenerativas, como la diabetes, obesidad, etcétera (en las siguientes columnas regresaremos a estos tópicos).

       

De forma  contraria, cuando existe un exceso en el consumo de carbohidratos por parte de la madre, existe un exceso de glucosa en el feto y este exceso resulta en el fenómeno conocido como resistencia al efecto hipoglucemiante de la insulina, así como en alteraciones a la conducta alimenticia en los animales, principalmente en la regulación de la saciedad (Haan et al., 2000). Recordemos que en las señales que regulan los procesos de saciedad participan un gran número de moléculas, de carácter Orexigénico y anorexigénico y que en el fallo de alguna de esta puede desencadenar efectos permanentes en los procesos inherentes a este sistema de regulación (Bolaños et al., 2005).

 

A manera de conclusión, quiero señalar que en los mamíferos siempre estaremos expuestos a cambios bioquímicos que nos permiten adaptarnos, solo que estos cambios no se presentan de forma inmediata como el cambio de hábitos que hemos presentado. Intento explicarme: claro está que para ti y para mi 100 años es una cantidad enorme de tiempo, pero recordemos que como especie solo tenemos si acaso 1 millón de años, cuando la vida en la tierra (al menos la teoría más aceptada) lleva 3500 millones de años, con toda la maravilla de la evolución. Si en 100 años hemos al menos duplicado la esperanza de vida. Resulta pues ingenuo pensar que podemos adaptar nuestro metabolismo acostumbrado a ser cazador y a ahorrar energía en forma de grasa, por si no llegamos a cazar una nueva presa y no comer carne en una semana, pero ahora pues podemos ir al supermercado y comprar algunos cientos de mamuts en caja y sentarnos frente a la TV para cazar canales, lógicamente el metabolismo, la evolución no va a esta paso…..

 

Me despido de ti amable lector, esperando como de costumbre tu comentario y agradeciendo que haya invertido algún minuto de tu valioso tiempo en leer este pequeño ensayo.



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

2 comentarios  Deja tu comentario


Jaime Acosta Chávez , Investigación y Docencia Gracias por el comentario, es realmente halagador sobre todo recibir comentarios, lo cual también hace que me de cuenta de que debo buscar analogías para poder así dejar en claro ciertos términos, como menciona, saludos y mil gracias de nuevo.


, no cabe duda que Ud. se sigue manteniendo en un nivel alto de publicación y que en cada columna va en ascenso, a ver hasta que momento alcanzamos a comprender sus escritos porque así como va...... sus lectores nos veremos en la necesidad de leer terminología que solo los de su área dominan. Muy interesante.




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20668 publicaciones
5136 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora