Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Crisis Económica   ·   Internet   ·   Transformacion Digital   ·   Odontología   ·   Auditoría   ·   Economía   ·   Medicina   ·   Ecuador



“A tiro limpio” (“Trouble dans les andains"), de Boris Vian.


Inicio > Literatura
01/08/2012


1699 Visitas



Quien haya leído a Boris Vian sabrá a qué me refiero al hablar de locura artística. Una locura creativa, en realidad, es lo que acontece en muchas obras de este autor, sean escritas o musicales. De hecho, además de su enorme personalidad, en el estilo de Vian influye por supuesto la corriente surrealista del momento en que vivió (muy probablemente su mente fuera un caldo de cultivo de la amalgama argumental a la que nos tienen acostumbrados sus obras literarias).


En este caso, una trepidante historia (“Trouble dans les andains”, en francés), escrita también a la misma velocidad con que transcurre, con otra similitud: la carga de surrealismo de la historia, absolutamente fantasiosa, queda recogida en una narración que es igual de fantasiosa. Los gags del autor en pasajes narrativos más fríos nos sacan del ensimismamiento para esbozar una sonrisa o, mejor, una carcajada ante lo insólito, algo que me ha recordado algunas escenas de Goodfellas, de Martin Scorsese, que rayan lo paródico.

Los personajes, imagínenlos, estrafalarios a pesar de su alta cuna en algunos casos. Aunque hay de todo, desde el impúdico y lúbrico Serafinio Alvaraide, amigo del conde Adelfín de Belfulano, al mayor Loostiló (que nos parece el más cuerdo de todos, pero es pura metáfora), psando por Antioquío Timbratimbres, el mayordomo Delnudo o el inca Popotepec. En fin, una retahíla de seres inventados absolutamente alocados, inmersos en una disparatada historia sobre el absurdo de una persecución en busca de una piedra brillante (el barbarón bífido).

La obra rezuma frases antológicas por su absurdo, repartiendo humor prácticamente en cada página. Ejemplos de ellos son: “…gotas hialinas en las axilas de las damas” (refiriéndose al sudor de las mujeres), “…es una gaita olvidada en la Tierra por un súcubo prendado de una estrella” (palabras de Serafinio a propósito de la baronesa de Cantorina), “todos los biólogos convienen en reconocer la precisión de sus observaciones, excepto aquellos que disienten de él, que son legión” o “se oía el balido de las abejas en los corrales y el zumbido de las ovejas en los panales, o quizá era al revés”. Como esta última hay muchísimas, que son las mejores, sin lugar a dudas, donde Vian crea un dilema en una idea y su contrapuesta: es la maestría del absurdo.

En definitiva, Boris Vian juega con nosotros, aunque sin malicia: disfruta escribiendo un relato audaz, jugando también descaradamente con James Joyce y Jean Rostand, hasta con Platón o la geografía y la música. Pero quizá este juego no es tal en su privilegiada cabeza, de donde ha salido este excéntrico manuscrito.



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21004 publicaciones
5178 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora