Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Lectura   ·   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Pandemia   ·   Automóviles   ·   Tecnología



Bolívar alive


Inicio > Política Internacional
01/08/2012

1332 Visitas



Indudablemente Bolívar ha sido el gran protagonista en las noticias de esta semana y, querámoslo o no, su persona se ha colado también en la actual campaña electoral. A los festejos tradicionales que se celebran cada 24 de julio, este martes se unieron los informes médicos y antropológicos de la comisión que por disposición presidencial ha venido investigando las causas de la muerte de El Libertador. Pero por si esto fuera poco, días atrás, el historiador y Presidente del Instituto Venezolano de Genealogía, Antonio Herrera Vaillant, anunciaba que no sólo Leopoldo López está emparentado con Bolívar, sino también el candidato presidencial Henrique Capriles, por ser descendiente de un hijo natural que tuvo Juan Vicente Bolívar y Ponte, padre de El Libertador.


Aunque me voy a  adentrar en campos que manejan mejor los historiadores, estoy seguro que los amigos, como Tomás Straka, Inés Quintero o los que laboran en El Bolivarium de la Universidad Simón Bolívar, sabrán  perdonarme si cometo algún desaguisado. Pero el caso es que todos sabemos que muchos de los gobiernos que se sucedieron en Venezuela a partir de 1830 han usado, de una forma u otra, la figura de Bolívar con fines políticos. Hay casos emblemáticos, como el del gobierno de Guzmán Blanco o el de Juan Vicente Gómez, pero otros de más bajo perfil que tampoco se quedaron atrás, como el del mismo Luis Herrera cuando nos sometía a un constante bombardeo de las consabidas “frases de El Libertador”. De esta forma, y desde que Páez astutamente hiciera traer los restos de El Libertador en 1842 y encargara al coronel Codazzi muchos de los preparativos que ello requería, el culto al héroe de la patria  –tan bien estudiado por académicos de la talla de Carrera Damas, Castro Leiva o el mismo Bernardo Viso– se fue filtrando en el imaginario colectivo del venezolano hasta el punto de que, en estos momentos, ha llegado a hacer una especie de corto circuito al chocar  con la desmedida polarización política que se vive en el país. Así, desde la presidencia de la república se desprecian, de forma insólita,  los hallazgos de Herrera Valliant, que en otro momento hubieran sido causa de alegría ; se proclama que “el patriotismo no se hereda”; se hace alusión a los rasgos mestizos de Bolívar y se llama a los ciudadanos a cuidarse de esos “supuestos  parientes de El Libertador”. Del otro lado también se “cuecen habas”; pues si estuviésemos en otro momento histórico donde  se tuviera más confianza en los gobernantes, seguramente no se despreciarían las investigaciones genéticas y los avances científicos por los cuales  se ha podido confirmar que los restos que reposan en El Panteón son efectivamente los de  El Libertador; ni tampoco se subestimaría el sorprendente hallazgo de que fue la histoplasmosis lo que mató a Bolívar, y no la Tuberculosis, como siempre habíamos creído. (Reconozco incluso que al menos yo, ante la disímil y variada iconografía  de Bolívar, también sentía curiosidad de saber cómo había sido su rostro realmente. Y es que si eso nos sucede con Julio Cesar, Leonardo da Vinci y otros, no veo por qué no nos habría de pasar con Bolívar).    

Por supuesto que es irrelevante a estas alturas del partido hacer mención al mestizaje de Bolívar, que , según Salvador de Madariaga, fue lo que impidió que le otorgaran los títulos nobiliarios que una vez reclamó a la corona española; ya que hacer énfasis en cosas de este tipo y culpar a algunos de representar a Bolívar “casi rubio” no baja los decibeles que ha alcanzado esta polarización y confrontación política, máxime cuando  “hablar de pureza racial en Venezuela es imposible”, como acota acertadamente el historiador Manuel Donís.

En fin, esperemos que este permanente enfrentamiento que ha sido promovido fundamentalmente por los que se dicen bolivarianos y que ahora ha tocado incluso hasta la misma persona de El  Libertador, no termine dándole a éste una vez más la razón; pues recordemos que meses antes de morir y en carta al general Rafael Urdaneta, ya Bolívar nos alertaba sobre los niveles de frenesí y antropofagia que había alcanzado la América española, señalándonos que el mundo nunca había visto cosa igual, pero que lo peor de todo era que en el futuro terminaríamos devorándonos unos a otros irremediablemente.



Etiquetas:

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22482 publicaciones
5322 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora