Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Filosofía   ·   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectura   ·   Cultura   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Libros



El triunfo de los detractores


Inicio > Psicología
30/07/2012

2246 Visitas



Quien vive busca algo, no importa qué, y todos partimos de este principio fundamental. El cómo, cuándo y porqué, es decisión propia. Partimos de algún punto y nos dirigimos a otro, entre luchas, logros, fallas, ganancias y pérdidas, que nos van acercando o alejando del objetivo que perseguimos con tanto ahínco, con tal determinación, que parecería que nuestras vidas no tuvieran sentido si no podemos vislumbrar, ni de lejos aquello que nos motiva y que nos hace creer que es posible cualquier cosa.






Hay quienes sueñan, otros que visualizan, quienes imaginan y hay quienes creen sin siquiera haber sabido si lo que buscan es siquiera un hecho aún, puesto que muchos son capaces de hacer realidad lo que buscan si se lo proponen así. No es casualidad que alguien pueda crear aquello que cree firmemente debe ser un hecho y que en nuestro actuar diario muchas veces pasamos por alto como una nadería más. Alguien pensó que era suficiente que lo deseará y eso ocurrió por sus propios medios; valdría la pena preguntarse si a veces es esta la causa de nuestro fracaso: el hecho de que nunca lo deseé y por eso nunca ocurrió.





A veces buscamos fuera de nosotros, otras veces adentro; así como hay quienes limpian al mundo y quienes solo limpian su casa. El valor de nuestro actuar está en el actuar mismo, no en lo que otros esperen, se beneficien o piensen de ello, y quizás así es como deberíamos pensar. Pero en realidad, esto no ocurre.

Así es como todos los días nos enfrentamos a la primera prueba fundamental: confiar. Cuántas veces nos enfrentamos a obstáculos inmensos, superándolos sin mayores problemas, solo para encontrarnos con aquellos que nos dicen las palabras mágicas: no, es una idiotez, es imposible, una locura, eres incapaz.





De esta manera es como inicio el punto de este texto: los detractores. No suelen estar lejos; en realidad, muchas veces son esas personas que tenemos más cerca de nosotros: amigos, familia, parejas, etc. Aquellos que dicen sin mayor miramiento cosas como: ¡vaya, ya era hora de que dijeras algo inteligente! o ¡eso que dices no suena tan descabellado! y mi favorito personal ¡hasta que harás algo de provecho y te dejarás de tonterías! Podría parecer hasta aquí que esas personas te apoyan, pero en realidad, detrás de sus palabras, no hay otra cosa que un dejo de condescendencia y mala fe.





Quien no ve cosas buenas en ti, se sorprende siempre de aquello que logras y niega tu capacidad, poniéndote una gran tilde de inútil, superficial y simple. Y es que habría que pensar en la función de un detractor en nuestra vida, la verdadera función. Un detractor, al igual que un crítico, debería tener la labor más sublime de todas: ayudarnos a crecer, mientras nos pone en el plano de lo real y nos dice los fallos de nuestro proceder, de nuestra obra, de lo que pensamos... no de lo que somos. Así, es como el DRAE define al detractor:





Adversario, que se opone a una opinión descalificándola.

 Acaso lo que debería llamarnos la atención de semejante definición es el hecho de que un detractor, es un adversario, alguien que está en contra, un enemigo y que, como dije anteriormente suele encontrarse entre las filas de nuestros allegados. El detractor no debería vivir, dormir, comer ni compartir con nosotros. Basta con la segunda definición del DRAE para que esto quede más claro:





Maldiciente, que desacredita o difama.

¿Y aún así, nos atrevemos a ser tan idiotas que les permitimos el acceso a nuestras vidas? Es increíble, pero así es, dejamos que esa gente escupa en nuestra cara y nos haga menos, porque pensamos que así es como nos mantenemos mejor. Acaso la razón de que no existan tantos triunfadores radique en que han decidido mantener al detractor tan próximo como les sea posible, en un intento desesperado de no conseguir lo que buscamos. Porque lograr implica demasiado a veces y no todos podemos soportar la consecución de ese algo y el peso de la responsabilidad que acarrea la búsqueda de una nueva meta y por consiguiente, su consecución. Los detractores triunfan entonces por dos razones: porque proximidad y por conveniencia.





Aquel que alberga al detractor, elige tener a su propio enemigo tan cerca que no le permita un respiro, bajo la bandera del miedo al logro; mientras que excluye también a personas que podrían ayudarle a crecer, a lograr, a creer simplemente, y es aquí donde radica también esa conveniencia a la que me refiero. A veces es más sencillo tener un (a) enemigo(a) íntimo(a), que un(a) colaborador(a)/compañero(a) que comenzamos a conocer. (Más vale malo por conocido...)





Por eso, quien elige, debe elegir hoy y no esperar a que las relaciones sean insostenibles o que aquello que buscamos se nos escape de las manos. Nuestras ideas, deseos, sueños, metas, son nuestras y del mundo y ninguna persona obtusa debería obstaculizar su materialización. Los detractores no triunfarán nunca más, si les ponemos distancia y somos capaces de trascender nuestras propias limitaciones, que radican, principalmente, en la falta de visión hacia lo posible.





Es por ello que es mejor, no saber en donde viven nuestros detractores, mientras vivan y se manejen lejos de nosotros. Y acaso, si encontramos a personas que puedan creer como nosotros, habría que dejarles la puerta abierta o al menos una ventana.





Etiquetas:   Creatividad   ·   Crecimiento Personal

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


, Me pusiste a reflexionar, y a seguir buscando, aún no lo encuentro




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22146 publicaciones
5290 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora