Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Coronavirus   ·   Crisis Social   ·   Crisis Económica   ·   Música   ·   Colombia



Balance metabólico.


Inicio > Nutrición
26/07/2012

5015 Visitas



Hola estimado lector.


 

Continuando con la temática de esta publicación, ahora quiero comentar algo sobre el manejo de la energía por los mamíferos, como anteriormente mencione el buen estado de nutrición en términos generales se puede considerar como el equilibrio entre las calorías que se consumen y las que se gastan. En un esquema ideal deberíamos de consumir un poco más de calorías de las que gastamos, algo así como un 5% más de las calorías necesarias para mantener nuestro equilibrio. Así pues tenemos dos tipos de balance metabólico, el balance positivo en el cual la cantidad de energía que introducimos al cuerpo es mayor al que requerimos y de esta manera se favorece la adipogénesis. En cambio en el balance negativo las calorías consumidas por el organismo son mayores a las que ingresan. En teoría ambas situaciones no deben de ocurrir, puesto que, un balance positivo que se mantiene por un periodo de tiempo largo siempre desencadena en obesidad y con ella llegan los problemas de salud que ya todos conocemos, sin embargo es necesario un balance positivo durante la gestación, infancia y pubertad. Puesto que en estos momentos los requerimientos metabólicos se incrementan en forma significativa.

 

Si por el contrario se mantiene un balance negativo, al principio se obtiene una disminución de peso y si este déficit persiste se produce una pérdida de tejido adiposo, esta situación es la que busca la persona que quiere bajar de peso, sin embargo la deficiencia calórica puede continuar produciendo una disminución del tejido muscular y comprometiendo los procesos de recambio celular que normalmente ocurren, de forma paralela se presenta la desnutrición, curiosamente en los estados de desnutrición extrema, como en ciertas zonas de África y en nuestro país, observamos que las personas desnutridas están con “la piel pegada al hueso” y presentan una prominente “panza” (disculpa lo coloquial de los términos) todo mundo pensamos que la panza es debida a una parasitosis, lo que en realidad sucede es que, en estas personas la disminución de las proteínas es tal que se produce un edema, un exceso de líquido extracelular, puesto que las proteínas de la sangre principalmente la albumina, no es capaz de trasportar este exceso de líquido y por ende se queda acumulado en el abdomen.

 

Por otro lado, es ampliamente conocido que la principal fuente de energía en el hombre son los carbohidratos, es de los azucares de donde obtenemos principalmente la energía, recordemos que los azucares están presentes en una gran cantidad de alimentos, se caracterizan por su sabor edulcorado, pero existen ciertos compuestos, que a pesar de estar formados por carbohidratos no son dulces, como el almidón y el glucógeno. Un gramo de carbohidratos nos aporta 4 Kcal, al igual que las proteínas las cuales representan el segundo grupo de nutrimentos en importancia. Por excelencia los lípidos se llevan el primer lugar en relación al aporte energético, puesto que de 1 gramo se obtienen 9 Kcal. Cabria preguntarnos ¿Por qué no centramos nuestra alimentación en lípidos? Una posible respuesta puede ser: hace algunos millones de años, cuando aun no evolucionábamos como homínidos superiores, éramos herbívoros, por alguna razón comimos carne y el aporte extra de energía y nutrientes impulso de manera excepcional nuestro desarrollo, llegando así a incrementar la masa cerebral. Sin embargo las vías metabólicas no evolucionaron tan rápido como nosotros quisiéramos, siguiendo nuestra alimentación basada en carbohidratos. Claro que podemos basar nuestra dieta en proteínas y lípidos, solo que el precio que se paga es alto, sino voltea a ver a las personas que acostumbran a cenar, comer y desayunar tacos. A manera de nota cultural, un gramo de alcohol tiene 7 Kcal, ahora entiendo porque dicen que “al pulque solo le falta un grado para ser carne”.

 

Lo anterior estaría incompleto, si no mencionamos que el aprovechamiento de la energía contenida en los azucares, grasas y proteínas. No solo depende de la cantidad que consumamos, sino también de su disponibilidad, es decir la capacidad que tenemos para aprovechar estos nutrientes. La celulosa está compuesta por glucosa, pero si nos comemos un árbol o una hoja del periódico no obtenemos energía y esto es debido a que los enlaces por los cuales está unido el polímero no pueden ser rotos por nuestras enzimas digestivas. De forma similar ocurre con las proteínas de los insectos, las encontramos en grandes cantidades, más sin embargo, no son del todo disponibles. De hecho las proteínas de la carne que consumimos, debe de primero esta cocida para poder ser digerible.

 

Así pues tenemos un panorama, donde lo ideal es consumir un poco más de las calorías que requeríos, cerca de un 10% y consumirlas de alimentos que sean de cantidad, no solo calorías vacías como en los alimentos chatarra. Me despido agradeciendo tu atención y espero pronto estar publicando una nueva opinión. 



Etiquetas:   Energía

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20665 publicaciones
5136 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora