Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Chile   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Poesía   ·   Novela   ·   Fondos de Pensiones   ·   Emociones



Muerte de un galgo


Inicio > Medio Ambiente
24/07/2012

4588 Visitas



Cada año se abandonan a su suerte unos 60.000 galgos en España, según datos de la Federación de Asociaciones Protectoras de la Comunidad de Madrid (FAPA) y de diversas asociaciones para la defensa de los galgos. Estos galgos han sido utilizados por los cazadores en las cacerías que se celebran por todo el país y una vez que la temporada de caza termina o simplemente los animales no sirven, éstos son abandonados o bien son presos de una muerte lenta y dolorosa. Serán rociados con ácido, apaleados, torturados, tirados en pozos o colgados de un olivo o tapia dejando un poco de margen en la soga para que mueran lentamente. A veces se intentan quemar para no dejar rastro y evitar problemas con las asociaciones ecologistas de la zona.


 

Desde el 2010 el artículo 337 del Código Penal condena la crueldad contra los animales. A la vista está que las leyes no son suficientes como para parar las muertes y abandonos de este bello, cariñoso y noble animal. La dejadez de las instituciones y la falta de respuesta ante denuncias hace que año tras año se repita el sufrimiento de los galgos españoles.

 

Numerosas asociaciones trabajan para que en otros países sepan de la situación horrible a la que se enfrentan estos animales en España. Muchas asociaciones de mi país adoptivo (Suecia) que se dedican al rescate de perros, traen galgos para que sean acogidos por familias. Y es que a pesar de los prejuicios que existen en España los galgos son excelentes animales de compañía que se adaptan a vivir a cualquier hogar. Son limpios, tranquilos, cariñosos, apenas ladran y son ideales para la gente que sufre alergias.

 

En España existen 180.000 galgueros que se dedican a la cría de galgos. La caza con galgos sigue sin estar prohibida a pesar del escándalo que supone el abandono y tortura de estos animales cada año y a pesar de que en la mayoría de los países europeos esta clase de actividad está prohibida. En los pueblos donde existen cacerías la gente simplemente mira para otro lado e ignora lo que pasa año tras año. Y el mirar para otro lado en este caso nos hace cómplices de esta barbaridad.

 

Enfrente de mi casa de Dos Hermanas (Sevilla) vivía uno de estos galgueros cuando yo era pequeña. Durante toda su vida este galguero tuvo hacinados en habitaciones minúsculas a galgos que sólo veían la luz del sol cuando eran movilizados para las cacerías. Las calles se llenaban de pulgas y de garrapatas en verano. Esta situación se mantuvo así siempre sin que el ayuntamiento ni las autoridades hiciesen nada para cerrar esta atrocidad. Aunque lo que más lamenté siempre es la falta de iniciativa de la gente y la pasividad ante esta situación que veían como normal.

 

La grandeza de un pueblo se mide por cómo trata a sus animales. Todos somos cómplices al mirar para otro lado cuando empiezan las temporadas de caza y estos animales son llevados a una muerte segura. Las denuncias son necesarias, pero también es necesario pasar a la acción y rescatar a estos animales de sus torturadores. Adoptar un galgo en vez de comprar otro tipo de perro es una acción excelente y además evitamos la proliferación de granjas que son auténticas fábricas de perros de raza sin tener en cuenta el bienestar de los perros que allí viven.





Etiquetas:   Maltrato Animal   ·   Perros

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

3 comentarios  Deja tu comentario


Eva García Fornet, Educación Por desgracia lo que pasa en Osuna pasa en muchos pueblos andaluces (pero también de otras comunidades autónomas). Hay que cambiar la mentalidad y denunciar. Más inspección a los galgueros, leyes muchísimo más duras, prohibición de la caza con galgos, y sobre todo, el cambio de actitud. Hay que enseñar desde muy pequeños a respetar a los animales, los maestros y profesores deben participar activamente en esa educación desde el respeto. Y por favor si ven un galgo perdido en el campo o en la calle, acójanlo, llamen a alguna protectora de la zona que se haga cargo, porque en el extranjero muchísima gente está dispuesta a adoptar galgos españoles. Van a salvar vidas.


, Soy de Osuna, provincia de Sevilla (Andalucía profunda), crecí viendo como sin ningun miramiento se colgaban a los galgos en olivos hasta la proxima temporada o directamente se les dejaba sueltos para que lo atropellará algun coche en cualquier cuneta.
Puedo asegurar que mi pueblo es por desgracia uno de los mas crueles en el trato a estos animales.
Por desgracia, la mentalidad no ha cambiado mucho con el paso de los años.


Eva García Fornet, Educación Podéis firmar online (muy fácil) contra la tortura de galgos en http://www.thepetitionsite.com/638/631/638/stop-greyhounds-being-tortured-to-death-in-spain/
También podéis firmar de la misma manera para la prohibición de caza con galgos en España aquí: http://www.avaaz.org/fr/petition/Linterdiction_de_la_chasse_avec_les_Levriers_en_Espagne/




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18847 publicaciones
4744 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora