Todo es conducta : Operante y Respondiente

La psicología científica, como cualquier otra ciencia, comienza cuando el hombre llega a tener más en cuenta el conocimiento que los ritos o los oráculos, para prever o modificar el curso de las cosas.

 

.
H. Wallon

En mi artículo anterior les comentaba que el término conducta podía ser definido como “cualquier actividad realizada por un organismo” . Cuando se habla de seres humanos específicamente , nos referimos  a la conducta humana.

Hoy les propongo ampliar un poco más el conocimiento de los dos tipos de conducta que se planteaban en el artículo citado conductas respondientes y conductas operantes. Las respondientes están relacionadas con características innatas y las operantes con características adquiridas.

Les invito a dar un paso más allá en nuestro conocimiento de la conducta humana y les propongo afrontar la psicología como una ciencia del comportamiento y no como un recetario mágico de pócimas mentales y demás parafernalias precientíficas .

Desde un punto de vista conductista no se puede entender la conducta humana sin tener en cuenta su función.

Para conocer la función es imprescindible considerar el contexto en el que se desarrolla una conducta. Y esto implica tener en cuenta tanto el contexto presente como el contexto histórico para analizar las variables que llevaron a la persona a realizar esta o aquella conducta.

Conducta Operante

De acuerdo con lo dicho hasta ahora la Operante es aquella conducta que está controlada tanto por el contexto actual como por el contexto histórico. Se puede describir este tipo de conducta diciendo que tiene sentido voluntario que ese sentido se dirige a un objetivo y que dará lugar a unas consecuencias.

Por ejemplo yo escribo un artículo sobre comportamiento humano y lo subo a la web Reeditor. Supongamos que su publicación trae como consecuencia que mucha gente lo lea y se contabilicen muchas visitas y comentarios satisfactorios. La conducta de escribir sobre este tema ha tenido una consecuencia gratificante para mi. El acto de escribir  por mi parte probablemente volverá a ocurrir en condiciones similares. Se puede decir entonces que mi comportamiento, en este caso, ha sido fortalecido por sus consecuencias. Por esa razón a esas consecuencias se las conoce como “reforzadores”.

La relación entre la conducta y el reforzador es lo que en términos conductistas se conoce como “contingencia”. Tendremos tiempo de pararnos a ver con cierto detalle los procedimientos que permiten aumentar, disminuir o eliminar conductas y que básicamente son los conocidos como

  • Reforzamiento positivo

  • Reforzamiento negativo

  • Castigo positivo / Castigo negativo

Podemos concluir entonces que cualquier conducta operante en el contexto actual está basada en las consecuencias que han seguido a esa o similar conducta en el pasado, o contexto histórico.

Conducta Respondiente

Es esta la conducta que se genera de forma automática por un estímulo que la suscita. Estos llamados “estímulos suscitadores o elicitadores ” pueden ser :

  • Incondicionados - Son aquellos que elicitan una conducta o respuesta sin condicionamiento previo, o lo que es lo mismo son innatos. (por ejemplo, el estímulo de una luz fuerte en los ojos , suscita una contracción de las pupilas )

  • Condicionados - Son estímulos que provocan ciertas respuestas sólo porque alguna vez en el pasado se asociaron con estímulos incondicionados. (por ejemplo un niño que va a acariciar un perro se asusta con su ladrido, en el futuro la sola visión del perro le puede producir temor aún sin el ladrido) .

Como se dijo la conducta respondiente tiene un componente más fisiológico e implica a una parte importante del llamado “sistema nervioso autónomo”.

En el estudio de cualquier secuencia comportamental se encuentran generalmente los dos tipos de condicionamiento, operante y respondiente. El componente respondiente de las emociones es esa activación fisiológica que denominamos “conducta emocional” y de la cual se hablará en artículos sucesivos

Como resumen les dejo con esta frase de B.F. Skinner :

“ Ciertos procesos, que los organismos humanos comparten con otras especies, alteran la conducta en forma tal que se logra un intercambio más seguro y útil con un medio ambiente en particular. Cuando se ha establecido la conducta apropiada, sus consecuencias funcionan a través de procesos similares para mantenerla en vigor”

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales