El discurso político también es relajante



Despierto hasta que la alarma fascista alerta al edificio. Tenía intenciones de ir al gimnasio, cosa que no sucederá. Hay que ver qué tipo de tonterías han dicho los políticos el día de hoy. En pijama, prendo el skype y con Ipad en mano voy a la cocina por café. Mientras, mi oficina virtual se reúne. Empezamos la agenda con un par de bromas. Del otro lado de la pantalla, todos están tirados en camastros con sendas computadoras. Hablamos por áreas. Cerramos minuta y cada quien a freír espárragos. Mi empresa se llama AdQat, y hacemos análisis del discurso político. 

 




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE











El discurso político también es relajante


Despierto hasta que la alarma fascista alerta al edificio. Tenía intenciones de ir al gimnasio, cosa que no sucederá. Hay que ver qué tipo de tonterías han dicho los políticos el día de hoy. En pijama, prendo el skype y con Ipad en mano voy a la cocina por café. Mientras, mi oficina virtual se reúne. Empezamos la agenda con un par de bromas. Del otro lado de la pantalla, todos están tirados en camastros con sendas computadoras. Hablamos por áreas. Cerramos minuta y cada quien a freír espárragos. Mi empresa se llama AdQat, y hacemos análisis del discurso político. 

 





Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE