Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Periodismo   ·   Filosofía   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Comunicación   ·   Filosofía Social   ·   Ciencias   ·   Género   ·   Feminismo



Una Sociedad Que Frustra, Confunde y Enferma


Inicio > Cultura
14/07/2012


1562 Visitas


















































































El individuo niño o joven, hoy se encuentra sometido a los permanentes y potentes embates de los mensajes que provienen de la sociedad que lo rodea. Mensajes que eclipsan los mensajes que provienen de nuestra cultura judeo-cristiana y que por supuesto opacan y oscurecen todavía más los mensajes provenientes de su familia. 





Es que la sociedad que realiza transacciones comerciales, emite una enorme cantidad de mensajes donde destaca, premiándolos, a quienes consumen los productos que promociona para ser vendidos a los consumidores. Con mensajes que fueran diseñados por especialistas en diseño publicitario y puestos en el aire, fundamentalmente a través de la televisión, por los auspiciantes de las empresas que desean vender sus productos por ser el objeto de su actividad.





Además, en las revistas que llegan a las manos de jóvenes de ambos sexos, se ventilan la vida exuberantemente consumista de quienes por alguna de las vías posibles han alcanzado el éxito económico, donde la belleza física de las mujeres exitosas es una de ellas. Además de introducir el concepto de que quien no consume determinados bienes, prácticamente, no existe.





Todo esto debidamente procesado, muestra a los jóvenes un escenario en el que, en la enorme mayoría de los casos, supera la capacidad económica de quienes componen su familia, que no poseen los dineros que posibiliten adquirir los bienes y servicios –sobre todo turísticos- que se muestran como promesas para alcanzar la felicidad. Situación que los lleva a considerarse, excluidos de por vida de ese mercado consumidor e imposibilitados de destacarse en ese andarivel, a donde se sube y se brilla únicamente consumiendo.





Es decir, que comparando el nivel de consumo de quienes más ganan en el ejercicio de sus actividades, que son de las mejores pagas del mundo, comprenderá rápidamente que a pesar de tener sus necesidades básicas cubiertas, por pertenecer a una familia que produce sus ingresos trabajando y esforzándose. Él, no llegará jamás a alcanzar los niveles que la sociedad se empeña en destacar. Entre otras cosas, porque es ese tipo de exhibiciones obscenas de artículos de lujo, lo que más les interesa observar a las personas que consumen esas publicaciones. Ya que nadie con sus escalas de valores, compraría las revistas que se ocupen de destacar las vicisitudes de las personas de clase media y de clase media baja, con sus múltiples problemáticas económicas y existenciales.





Además que la sociedad para nada destaca a quienes alcanzan a poseer algunos bienes deseados por todos, subiendo su nivel de vida de a peldaños. Ascensos que se logran gracias a sus enormes esfuerzos por ganar, limpia y decentemente, los ingresos económicos necesarios para adquirirlos. Destacando únicamente a los que los poseen en abundancia, sin especificar como hicieron para poseerlos.





Ante todo esto, que presiona tan fuertemente, como no vamos a tener casos de muchísimas mujeres jóvenes que terminan enfermándose por seguir dietas descabelladas para parecerse a las modelos más exitosas, en función de destacarse ante la sociedad. Y a hombres jóvenes absolutamente frustrados y absolutamente desmotivados para emprender una existencia donde el esfuerzo y el trabajo han dejado de ser premiados, habiendo sido eclipsados absolutamente por el consumo.





Esto en ambos casos lleva a muchos jóvenes de ambos sexos a prostituirse, observándose este fenómeno en una cantidad cada vez mayor de mujeres casi niñas en casi todas las clases sociales y a muchas personas jóvenes, acercarse al mundo de las drogas con tal de alcanzar algo de esa felicidad ligada al consumo, que seguramente no alcanzarán a lo largo de su existencia, si obtienen sus fondos económicos, trabajando decentemente.





Mientras que si se premiara nuevamente al esfuerzo. Que es una acción que se encuentra al alcance de cada uno hacerlo posible. Reforzándolo con la idea fuerza de tener que persistir en el mismo, por depender sus logros de todo tipo, de su propia voluntad. Construiríamos una sociedad con mayores rasgos de virtuosismo, que se dirigiría en sentido contrario y hacia otros objetivos de los que observamos en la actualidad. Pero destacar el consumo, como se lo hace irresponsablemente, al no estar al alcance de la inmensa mayoría los fondos que lo posibiliten. Solo logra incentivar en algunos el tomar los atajos que le permitan conseguir velozmente materializar sus sueños consumistas. Ejecutando conductas reñidas con la Ley o degradándose. Conduciendo a las grandes mayorías a la enfermedad, a la confusión y a la frustración.

















Eugenio García





http://garenioblog.blogspot.com 











Etiquetas:   Consumismo   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18576 publicaciones
4706 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora