Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Chile   ·   Libros   ·   Filosofía Social   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Constitución   ·   Libre Pensamiento   ·   Revolución Francesa



El sueldo justo


Inicio > Ciudadanía
06/07/2012

1338 Visitas



Se comprenden los temores de las autoridades por una subida excesiva del sueldo mínimo: potencial desempleo y expectativa inflacionaria. Quizá esto último sea lo peor. Pierden los más pobres. Lo subido, se haría agua en pocos meses. En fin, que se llegue a un pronto acuerdo y luego, que se fije escalonadamente cada cierto tiempo, como en otros países.


Pero la aspiración de un empleador debería ser no a pagar un mínimo, sino aspirar a un sueldo justo, el máximo posible.

Felicito a quienes han sabido ganarse a sus trabajadores pagando lo más posible, siendo creativos para retenerlos como empleados. Antes que pagar un mal sueldo, mejor no contratar a nadie. No se trata de disfrazar cualquier labor como “trabajo” siendo que su retribución no justifica la labor desarrollada. Sincerémonos y creemos trabajo decente, con sueldos dignos.

El trabajo no es un gasto, un insumo más; es parte esencial de todo progreso. El día que se considere al trabajador como un socio, haciéndolo parte integrante y no extraño en la empresa, ese día se acaban las injusticias en este campo ¡Qué mejor que tener a los empleados contentos! He escuchado de algunos trabajadores y obreros hablar maravillas de sus empleadores. Da gusto. Y no se trata de grandes diferencias, pero las suficientes en trato, condiciones y, obviamente, sueldo. Muchas veces se trata de cifras algo mejores que las del vecino. Pero va más allá. Se trata de hacerlos sentir parte de lo que producen.

En dos palabras, en algunos empleadores se nota un esfuerzo constante por hacer sentir al empleado como parte de la empresa y en otros no.

Al revés ¡Qué triste la vida de algunos empleadores que lisa y llanamente son casi despreciados por su gente!

Dice Juan Pablo II en Laborem exercens: “La remuneración del trabajo debe ser tal que permita al trabajador y su familia una vida digna en el plano material, social, cultural y espiritual, teniendo presentes el puesto de trabajo y la productividad de cada uno. Así como las condiciones de la empresa y el bien común. El simple acuerdo entre el trabajador y el patrono acerca de la remuneración, no basta para calificar de justa la remuneración acordada: la justicia natural es anterior y superior a la libertad de contrato”.

Por ahora, comencemos por casa. Cada uno en lo suyo, busque la forma de compensar bien a sus empleados. Todos tenemos a alguien que depende de nosotros. Desde el jardinero, pasando por la secretaria, hasta el guardia del condominio. Comencemos por respetar horarios de trabajo, imposiciones y acuerdos de regalías. Ya es algo.





Hugo Tagle

twitter: @hugotagle

Etiquetas:   Justicia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18856 publicaciones
4745 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora