Twitter: Escribes o rellenas?. 140. Arquitectura léxica.

 

Es por eso que tendríamos que prestar atención a las herramientas que utilizamos, las palabras.

Por la labor de precisión, concreción y síntesis creativa, un tuit ha de macerarse, en la razón de creer en él y de él, como obra, que es.

Si del arte y técnica de proyectar y diseñar edificios, otras estructuras y espacios que forman el entorno humano presuponemos lo que wiki-entendemos por Arquitectura, el resultado Twitter, debería ser lo más semejante, producto de 140 caracteres.

No des a nadie lo que de él nunca te gustaría recibir

Alejémonos de recursos y abreviaturas ‘chat’ o pueril escritura cercenada tipo sms. De inicio, hemos de concebir que jamás nos deberíamos lanzar a escribir sin restarle importancia a la elección de los vocablos, los espacios y los signos que interactuaremos.

140 posibilidades para hacerlo y no diré bien o mal, el apelativo nos lo pondrá quien nos corresponda con su lectura.

En Twitter, somos aquellos 2 segundos tras ser leídos.

Así, entonces, demos criterio no solo al contenido, sino también en continente. Porqué el resultante, en proporción, determinará su relevancia. Y en Twitter solo conseguimos dicha notoriedad en tanto aportamos valor o generamos sensaciones.

No te aburrirá aquel del que más o peor leas, sino aquel que menos te aporte.

Las palabras se convierten, luego, en el canal y todas y cada una de ellas cobran sentido y peso en nuestra estructura y espacio, dentro de ese cajón de 140 oportunidades.

El acierto, sentido o trivialidad de nuestro mensaje es lo de menos, lo de más es ser consciente y consecuente de lo escrito. El reguero de nuestras aportaciones disecciona el parecer que de nosotros se dibuja en la red. Las palabras serán pues, nuestras más fieles aliadas para decir lo que buscamos hablar a todos los que queremos llegar, gritando.

Seguramente todo lo dicho no es mandamiento lacrado para el buen uso y resultado de Twitter, seguramente. Porqué la belleza de la espontaneidad y la frescura eclipsarían todas y cada una de las reflexiones argumentadas.

Pero quizá, (la proporción de necesidad la ponemos cada uno de nosotros), deberíamos tener presente el ejercicio y el respeto que supone escribir para ser leído.

Con un tuit, construimos, luego creamos

Por lo tanto, 140 caracteres, de nosotros para el que nos sigue, serán, léxicamente, todo un honor y …una responsabilidad.

 

Moisés Rodríguez Cantón

@_MoisesRC

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales