Seriedad por favor



 

. Y que por donde vamos, nos extienden una alfombra roja. Que podemos invertir el dinero donde deseamos y que además podemos financiarnos a un precio irrisorio.

Pues bien, nos llega un señor y nos solicita un préstamo. Éste está en una situación desesperada. Tiene 14 empresas y algunos dicen que éstas necesitan 100.000 M de euros. Desde hace años, todas estas empresas no han contabilizado correctamente su estado real.

A este señor que, durante los últimos años personalmente ha gastado más de lo que ingresaba y por ello se ha tenido que endeudar, ya nadie le presta nada, sólo le financian estas empresas que están en tan precaria situación y ha llegado un punto en que éstas ya no le pueden financiar.

Hay razones sobradas para no prestarle:

-          Ha falseado sus cuentas y sus hijas también han hecho lo mismo, lo cual ha repercutido en la solvencia familiar

-          Ha visto falsear las cuentas de estas empresas y no sólo no ha dicho nada al respecto sino que lo ha digamos soportado, sin ordenar arreglar la situación

-          Sus ingresos personales se han desmoronado

-          Se ha dedicado a garantizar la actividad de estas empresas con dudas de supervivencia: el riesgo de que este señor sea insolvente está muy vinculado a la situación de estas empresas

 Nadie le presta nada, porque nadie confía en él, ni en la sinceridad de sus promesas y ni en su capacidad de cumplirlas. Así, es fácil entender que nosotros los multimillonarios tengamos muchos reparos para financiar al señor.

Un ejercicio así es el que debería realizar el gobierno español. Hay que entender las razones que provocan desconfianza en Alemania en el momento actual.

A mí, la lógica me dice que cuando el gobierno español solicita una ayuda a la UEM y el importe escogido es de 100.000 M de euros, la cifra se aproxima mucho a la cantidad real que necesita el sistema financiero. ¿Porqué? Porque uno no da dinero de más a un Señor del que se tienen dudas razonables de repago (y más siendo una refinanciación).

Pues bien, hoy se ha presentado el informe sobre el sector financiero español y se ha determinado que en un caso extremo las necesidades de capital serían de 62.000 M de euros. La casuística tomada en cuenta para evaluar este caso extremo es la siguiente:

-          Core Tier 1 del 6%, cuando Basilea III habla de un Core Tier entre 8,5% y 11%. Existe quien opina que con un Core Tier del 8,5% las necesidades de capital serían cercanas a los 100.000 M de euros citados 

-          Bajada de los precios de los inmuebles de 50-60% desde máximos, razonable pero quizás un pelín corto si es el 50%

-          Caída del PIB del -6,5%, quizás agresivo, ya está bien, hay que ser conservador

Entiendo que en este escenario se ha tenido en cuenta el préstamo promotor que todavía no se ha declarado como problemático (160.000 M de euros; hace años que no se hacen préstamos promotores y el sistema financiero español tiene 300.000 M de euros de riesgo vivo, declarados problemáticos 140.000 M de euros) pero quizás no el riesgo de operaciones con grandes empresas con dificultades de recobro (o quizás si).

Poniéndome en la situación de Alemania, sin saber cómo han sido las negociaciones, mucho me temo que pueden estar molestos con el análisis realizado por las consultoras. Porque la UEM puso a disposición los fondos necesarios para arreglar completamente la problemática y porque se ha vuelto a cometer el mismo error: media verdad = mentira.

Sinceramente, salvo que estuviese todo consensuado, según mi opinión ha sido un gran error.

La UEM existirá (y España estará en ella) si se construye en la confianza, la verdad y el compromiso a muy largo plazo de la sociedad española. No podemos seguir con las mismas servidumbres pasadas. Hay que conseguir concretar como sea la construcción de la unión fiscal, política y monetaria. Es una situación de emergencia nacional. La situación ha dejado de ser la que era. Lamentablemente, las medias verdades o mentiras no conllevan nada bueno. Todavía se puede enmendar pero, por favor, hagámoslo.

Mucho me temo que, si fuese multimillonario y tuviera esta impresión de los hechos, quizás empezaría a replantearme la ayuda al señor por dudas sobre su capacidad de gestión y repago. Si incumple cuando le doy el dinero que necesita, ¿ qué será capaz de hacer cuando le falte dinero de verdad?

Según mi opinión, el país debe aprovechar la facilidad existente para sanear completamente el sector financiero y empezar a reconstruir el país. La reforma financiera es sólo un aperitivo del inmenso trabajo que tenemos por delante en las próximas décadas. Queremos cumplir con Europa y debemos empezar a trasladar esa seriedad a nuestros conciudadanos europeos.



  • Comentarios
Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Seriedad por favor


 

que somos multimillonarios. Y que por donde vamos, nos extienden una alfombra roja. Que podemos invertir el dinero donde deseamos y que además podemos financiarnos a un precio irrisorio.

Pues bien, nos llega un señor y nos solicita un préstamo. Éste está en una situación desesperada. Tiene 14 empresas y algunos dicen que éstas necesitan 100.000 M de euros. Desde hace años, todas estas empresas no han contabilizado correctamente su estado real.

A este señor que, durante los últimos años personalmente ha gastado más de lo que ingresaba y por ello se ha tenido que endeudar, ya nadie le presta nada, sólo le financian estas empresas que están en tan precaria situación y ha llegado un punto en que éstas ya no le pueden financiar.

Hay razones sobradas para no prestarle:

-          Ha falseado sus cuentas y sus hijas también han hecho lo mismo, lo cual ha repercutido en la solvencia familiar

-          Ha visto falsear las cuentas de estas empresas y no sólo no ha dicho nada al respecto sino que lo ha digamos soportado, sin ordenar arreglar la situación

-          Sus ingresos personales se han desmoronado

-          Se ha dedicado a garantizar la actividad de estas empresas con dudas de supervivencia: el riesgo de que este señor sea insolvente está muy vinculado a la situación de estas empresas

 Nadie le presta nada, porque nadie confía en él, ni en la sinceridad de sus promesas y ni en su capacidad de cumplirlas. Así, es fácil entender que nosotros los multimillonarios tengamos muchos reparos para financiar al señor.

Un ejercicio así es el que debería realizar el gobierno español. Hay que entender las razones que provocan desconfianza en Alemania en el momento actual.

A mí, la lógica me dice que cuando el gobierno español solicita una ayuda a la UEM y el importe escogido es de 100.000 M de euros, la cifra se aproxima mucho a la cantidad real que necesita el sistema financiero. ¿Porqué? Porque uno no da dinero de más a un Señor del que se tienen dudas razonables de repago (y más siendo una refinanciación).

Pues bien, hoy se ha presentado el informe sobre el sector financiero español y se ha determinado que en un caso extremo las necesidades de capital serían de 62.000 M de euros. La casuística tomada en cuenta para evaluar este caso extremo es la siguiente:

-          Core Tier 1 del 6%, cuando Basilea III habla de un Core Tier entre 8,5% y 11%. Existe quien opina que con un Core Tier del 8,5% las necesidades de capital serían cercanas a los 100.000 M de euros citados 

-          Bajada de los precios de los inmuebles de 50-60% desde máximos, razonable pero quizás un pelín corto si es el 50%

-          Caída del PIB del -6,5%, quizás agresivo, ya está bien, hay que ser conservador

Entiendo que en este escenario se ha tenido en cuenta el préstamo promotor que todavía no se ha declarado como problemático (160.000 M de euros; hace años que no se hacen préstamos promotores y el sistema financiero español tiene 300.000 M de euros de riesgo vivo, declarados problemáticos 140.000 M de euros) pero quizás no el riesgo de operaciones con grandes empresas con dificultades de recobro (o quizás si).

Poniéndome en la situación de Alemania, sin saber cómo han sido las negociaciones, mucho me temo que pueden estar molestos con el análisis realizado por las consultoras. Porque la UEM puso a disposición los fondos necesarios para arreglar completamente la problemática y porque se ha vuelto a cometer el mismo error: media verdad = mentira.

Sinceramente, salvo que estuviese todo consensuado, según mi opinión ha sido un gran error.

La UEM existirá (y España estará en ella) si se construye en la confianza, la verdad y el compromiso a muy largo plazo de la sociedad española. No podemos seguir con las mismas servidumbres pasadas. Hay que conseguir concretar como sea la construcción de la unión fiscal, política y monetaria. Es una situación de emergencia nacional. La situación ha dejado de ser la que era. Lamentablemente, las medias verdades o mentiras no conllevan nada bueno. Todavía se puede enmendar pero, por favor, hagámoslo.

Mucho me temo que, si fuese multimillonario y tuviera esta impresión de los hechos, quizás empezaría a replantearme la ayuda al señor por dudas sobre su capacidad de gestión y repago. Si incumple cuando le doy el dinero que necesita, ¿ qué será capaz de hacer cuando le falte dinero de verdad?

Según mi opinión, el país debe aprovechar la facilidad existente para sanear completamente el sector financiero y empezar a reconstruir el país. La reforma financiera es sólo un aperitivo del inmenso trabajo que tenemos por delante en las próximas décadas. Queremos cumplir con Europa y debemos empezar a trasladar esa seriedad a nuestros conciudadanos europeos.



  • Comentarios

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE