Desencuentro



…¿Y qué sucede si no aprovechamos las segundas oportunidades que nos da la vida? Si en una ciudad de poco más de medio millón de habitantes, ajena en sus sinuosidades, descubres en la distancia a quien no fue más que un recuerdo durante los últimos cinco años, la imagen fija de fotos y vivencias sensoriales, el aliento de una historia a la que no se le escribió un final; y en vez de abordarlo, los golpes en el pecho nublan los sentidos y te envuelve en resquemores: ¿Cómo enfrentarlo?, ¿desde qué lugar común de sus pasados abordarlo en este presente al cual ya no perteneces?

 

...”

No lo sabrás, a menos que él te lo hubiera dicho de sus propios labios…y no fue.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


ÚNETE






Desencuentro


…¿Y qué sucede si no aprovechamos las segundas oportunidades que nos da la vida? Si en una ciudad de poco más de medio millón de habitantes, ajena en sus sinuosidades, descubres en la distancia a quien no fue más que un recuerdo durante los últimos cinco años, la imagen fija de fotos y vivencias sensoriales, el aliento de una historia a la que no se le escribió un final; y en vez de abordarlo, los golpes en el pecho nublan los sentidos y te envuelve en resquemores: ¿Cómo enfrentarlo?, ¿desde qué lugar común de sus pasados abordarlo en este presente al cual ya no perteneces?

 


Probablemente escribas un mensaje estéril y resignado: “¿sabes cuántas veces he imaginado cómo sería volver a verte?… quizás así podría entregarte todo lo que me quedó dentro cuando te marchaste y finalmente seguir adelante, ¿dime tú cómo lo lograste?...”

No lo sabrás, a menos que él te lo hubiera dicho de sus propios labios…y no fue.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


ÚNETE