Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   PYME   ·   Negocios   ·   Marketing   ·   Lectores   ·   Educación   ·   Convivencia Escolar



¿Somos tan distintos de los que elegimos?


Inicio > Política Nacional
18/06/2012


1692 Visitas



Las figuras públicas, funcionarios y dirigentes que tenemos- que elegimos en algunos casos- en nuestro país, son un espejo de lo que somos como sociedad o de lo que en realidad no queremos ser - pero somos- y por eso después los rechazamos. 


El mundo (del periodismo) no es justo y lo sabemos, pero marcar realidades (aunque estas sean desde nuestra visión) no conforma a nadie. Es como si se esperara, que en el discurso periodístico, todo esté bien o esté mal, entonces ahí si se encuentra valoración . Indudablemente ninguna de las dos posiciones (que hoy los periodistas más conocidos y de mayor llegada adoptan) son reales, en la vida real, nada está totalmente bien o totalmente mal ¿Por qué entonces se exige esto  del periodismo, que se supone, comunica realidad?El discurso actual del gobierno sigue siendo excluyente, es indiscutible, ya que no hay nadie propio que lo cuestione y los críticos no podemos preguntar (directamente) y lamentablemente se ha convertido en el fin en si mismo y no el medio para comunicar



Los funcionarios públicos, se exceden o no cumplen con sus roles. Moreno y Kicilliof lo abarcan todo, Lorenzino en plena crisis económica ni figura (está bien que es abogado y no economista) Tomada, tiene la mitad de la CGT en pie de guerra, la otra mitad con fuertes reclamos y la CTA ( que todavía defiende a los trabajadores) con marchas y cortes. De Vido al que la presidenta ya no despide con un beso, si no con un apretón de manos, se va desdibujando. Los demás son actores de reparto, que aveces se salen del guión y nos muestran alguna realidad. Randazzo, un prudente- aveces - y conciliador, se le encargó la misión de sacarle algún aporte a Macri para el transporte, tarea por demás compleja. El Vicepresidente - parece que la presidenta no tiene suerte ni cuando lo elige- Amado Boudou sigue estoico en su posición de desconocimiento y total inocencia, cuando las denuncias y los hallazgos son cada vez más contundentes ( y no por que lo diga la Corpo, lo dice la justicia). Para completar el escenario. los integrantes de La Cámpora se ramifican en todo sector público o mixto y dejan sin lugar, hasta a los compañeros de ruta de hace poco. Pero también en su interior- aunque culpen a los medios- explotan conflictos y se evidencian irregularidades.





Es muy difícil no ser crítico con este panorama, pero sin duda es mucho más dificil defender cierta normalidad, en un gobierno que ya no la tiene. Fundamentalmente, porque cualquier cosa, que los periodistas militantes y los voceros de gobierno, defiendan hoy, quizá lo tengan que cuestionar mañana. Casi nada es previsible en esta actualidad, salvo que en agosto “¿con el hambre y la sed del pueblo?" como decía Jauretche en sus "Zonseras" , se va a pagar el compromiso de la deuda. Que se van a quitar los subsidios al transporte, muy pronto, a la energía-gas y electricidad- en cuanto dé la oportunidad. Que no se van a poder comprar dólares y que va a seguir habiendo alta inflación.  Nadie está seguro en su lugar en el gobierno, pero tampoco va a ser desplazado, quizá por no darle la razón a los críticos y aunque el funcionario ya no lo sea. Lo  paradójico de todo esto, es que cada funcionario que ya no está y los que todavía están pero no están, nunca actuaron por su cuenta. Nada de lo que hizo Jaime, Micelli, Lousteau, y Schiavi  entre otros que ya no están. Y tampoco lo que hizo Boudou, Moreno, De Vido, Cameron , Baratta, Lorenzino (que nadie sabe qué hace) y hasta el postulante Reposo, lo hicieron (o no lo hicieron) por su impronta personal, solo recibieron indicaciones (ordenes, línea) antes de Néstor y ahora de Cristina Kirchner. Pero parece que para todo lo que salió mal, o bien, que no salió, hay que hacer como que nunca pasó, aunque todavía este pasando y en casos no se sepa, cómo hacer para que no pase. 





La prioridad que increíblemente se observa, en este cuadro de situación, es hacer crecer a los jóvenes de La Cámpora, para que Scioli no sea el sucesor en 2015, como si estuviera cerca, cuando antes hay que gobernar en esta realidad. Pero ese desfase con los tiempos, no es lo más grave, lo realmente preocupante es, que una de las pocas alternativas visibles- en los medios- sean dos Gobernadores como Macri y Scioli, que salvo por el discurso, no se diferencian casi en nada con el Kirchnerismo



¿Se percibe realmente lo que pasa, lo que vive la sociedad? 

Se puede culpar a medios corporativos, a grupos de poder y a aquellos que perdieron algún terreno, de sus críticas continuas. Sin embargo cuando vemos que el Campo reclama (aunque no haya un sólo Campo), la CGT reclama y más (según cual sea) la CTA protesta, junto a Grupos Sociales y a Partidos de Izquierda y en el otro extremo algunos sectores hacen Cacerolazos y ya hasta tienen una agenda de protestas, parece que la gestión, no conforma a mucha gente.  Volviendo al concepto del inicio, creo que todos elegimos a alguien para que nos represente, porque en el fondo nos identificamos con esa personalidad, con sus defectos y con sus virtudes. ¿Cuántos de nosotros armaríamos un equipo de trabajo, sin personas que conocemos, nos son afines, tenemos control sobre ellos y confiamos? ¿Cuántos priorizaríamos al menos importante, frente al más importante? ¿Quien no usaría todos los medios a su disposición si tuviera un hijo dolorido y con problemas de salud? ¿Quien se enfrentaría a alguien que sabe mucho de nosotros, aunque sea ético hacerlo, si nos puede perjudicar? ¿Quien no quiere ser más exitoso y poderoso?



 Podría sugerir muchas más preguntas y quizá serían pocos los que actuarían, distinto a los que elegimos.



Que por otra parte elegimos, aunque sabíamos que no nos decían toda la verdad.



 ¿Porqué de los que elegimos, esperamos la verdad, si muchas veces, nosotros mismos, no nos decimos la verdad?



Usted, ¿votaría a alguien, que no se ve en la televisión?

¿Por qué entonces se molesta por ver a la Presidenta cada día?



 Bueno, ahí empieza todo.  



NOTA:Si responde a esta pregunta a través de los comentarios o al twitter @pablovillaverde en la próxima columna analizamos como influye la televisión principalmente y los medios en general, para crear candidatos.

¿ Votaría a alguien, si no lo vio en los medios?





 

 

















Etiquetas:   Economía   ·   Medios de Comunicación   ·   Gobierno   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18317 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora