Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Inflación   ·   Crisis Económica   ·   Mauricio Macri   ·   Devaluación   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Sociedad   ·   Periodismo   ·   Escritores   ·   Utopias   ·   Emigración



Acerca de la Noche de San Juan Bautista.


Inicio > Cultura
17/06/2012

1831 Visitas



En toda América Latina se celebra con mayor o con menor entusiasmo la llamada Noche de San Juan, del 23 de Junio al 24 de Junio de cada año. Es una vieja herencia cultural de celebraciones de las antiguas religiones solares de occidente, como el Culto de Mitra, Osiris, Lug, Ra, transferidos al cristianismo en los tiempos de la iglesia primitiva y de la primera organización de la liturgia, con su calendario.


Así Cristo se nos presenta en esas antiguas predicaciones a los pueblos paganos como el Nuevo Sol de Salvación, y los cultos primeros como el sol declinante o menguante. Ello basado en las palabras mismas de San Juan Bautista, que al aparecer Jesús como gran predicador y profeta, con su mensaje mesiánico, dice en el evangelio: ES NECESARIO QUE EL CREZCA Y YO MENGÜE. De esa manera se eclipsa la religión Judia y su templo, y la nueva religión emerge pujante inundando al todo el imperio romano con su luz y su amor de caridad.

Pero los viejos ritos de iluminación profética de los druidas y de los iniciados de persia y de egipto sobreviven en decenas de costumbres que buscan consultar a los Dioses, a los Ángeles, y a los muertos acerca del destino de los vivos. La gente quiere saber, expandir su conocimiento, vencer al miedo y a la ignorancia, y así aplica viejos procedimientos, viejas técnicas de iluminación suprasensorial, para descorrer los velos que la madre Isis puso a la mente y a los sentidos del hombre para frenar su ansia de saber.

De allí surgen leyendas semiluciferinas que afirman que quien se recueste sobre una higuera e invoque al diablo podría, por ejemplo, aprender a tocar guitarra sin maestro, en una sola noche, en la misma noche de san Juan, de modo instantáneo o milagroso. O saber con quién se va a casar, si es soltero o soltera. O conocer cómo le irá en las cosechas o en los negocios, metiendo patatas debajo de la cama. Y la cosa se pone más luciferina y peligrosa cuando las abuelas nos dicen que para hacer los experimentos de la noche de san Juan se debe rezar el Padre Nuestro al revés, lo mismo el Avemaría. Esa práctica ya es propiamente satánica, y pertenece los ritos de la magia negra en si.

Pero lo realmente valioso de estas supervivencias religiosas para expandir la cognición humana acudiendo a energías religiosas, es el rito del espejo, el lavatorio y las velas. Nos evoca la copa de plata de José en Egipto, que el patriarca vidente utilizaba para la adivinación profética. Como también el bol o cuenco de agua que Michel de Nostradamus utilizaba para concentrarse y tener visiones divinas.

Así los actuales seguidores de esas prácticas pretéritas se sientan a la media noche delante de una mesa, ella ponen un lavatorio o un plato grande con agua, al frente situan un espejo grande o mediano, encienden dos velas que ponen a los costados de la vasija con agua, y tomando un paño blanco, rodeados de la oscuridad de la noche y en soledad, se lo ponen frente al rostro y el pecho sujetándolo con las puntas de los dedos de ambas manos.

Invocan a Dios y esperan una respuesta en forma de visión, contemplando fijamente el reflejo del paño blanco en el espejo hasta alcanzar una especie de trance y somnolencia, de repente su conciencia se introduce en la blancura lechosa del espejo y atraviesa una especie de niebla o de tunel, al final del cual ven símbolos, cuadros mentales completos, escuchan voces, y retornan a la conciencia vigílica con alguna información oculta que antes no tenían.

Lo interesante de esos experimentos ancestrales que han sobrevivido hasta hoy es que no se encuentran vinculados a las drogas, como ocurre con las religiones del peyote, o las de la Ayahuasca, o de la hierba de san Pedro. Se trata de explotar las potencialidades sanas del espíritu humano y su elevación a un estado de conexión con aquella Mente que está por encima del Tiempo y del Espacio. Tal vez los exploradores modernos de las Ciencias Noéticas saquen provecho de estos datos, razón por la cual los doy a conocer, y porque he conocido personas concretas que han tenido éxito en esos experimentos psíquicos.







Etiquetas:   Religión   ·   Psicología Cognitiva

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

2 comentarios  Deja tu comentario


, Gracias maestro Fernando, es un tema intgeresante,, sobre todo para los aprendices.



Fernando Edmundo del Cármen Laredo Cárter, Escritor Pido disculpas a mis lectores por una errata. En vez de 14 de Junio debería decir 24 de Junio. Noche del 23 al 24 de Junio.




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18439 publicaciones
4674 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora