Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Poesía   ·   Libros   ·   Donald Trump   ·   Sociedad   ·   Reseña   ·   Cultura   ·   Automóviles



La Gestión de Desastres Naturales


Inicio > Política Internacional
05/04/2011

1993 Visitas



Una  Alerta es un mensaje Fuerte y Claro, Confiable emitido con suficiente Anticipación que permite  Mitigar el Impacto Negativo de un evento Extremo.


 

De mis primeros años en la Gestión de Desastres Naturales, me permito rescatar  la siguiente anécdota: cuando llegué a hacerme cargo de la Alerta nivometeorológica para la construcción de un proyecto minero en la IV región de Chile, con aproximadamente 5.000 trabajadores bajo riesgo de avalanchas de nieve, recuerdo muy bien que en aquella oportunidad el encargado me dijo: “aquí requerimos una persona que grite fuerte”. Efectivamente, una ALERTA tiene que ser un mensaje “FUERTE Y CLARO”, muy lejos de lo sucedido -en Chile- durante el sismo y tsunami de Febrero 27 2010 o las Nevadas de Aysén durante el invierno recién pasado.

 

Qué es una alerta?

Para explicarlo trate de buscar ejemplos  que sean fácilmente entendibles. Pasé varios días  tratando de encontrar un solo ejemplo de Alerta real en Chile sin mayor éxito, al final comprendí que resultaba más fácil explicar lo que NO es una ALERTA. En este caso podemos mencionar: la no-alerta de Tsunami de Febrero de 2010, la falsa alerta de Tsunami de Talcahuano durante un fin de semana de Enero 2005 o la Falsa alerta de Temporal del 28 de Junio de 2005, evento que nunca ocurrió y que tampoco tenía porque ocurrir; esta Falsa Alarma obligó a la suspensión de clases en toda la región Metropolitana, con pérdidas económicas para el país que nunca fueron cuantificadas, estos son algunos ejemplos de lo que No es una Alerta.

 

Sobre qué se Alerta? 

Las alertas  no son sobre los eventos naturales en si (temporales, volcanes, tsunami, crecida de río, marejadas, etc.), en  realidad la Alerta es sobre los daños potencialmente asociados a éstos fenómenos, y por lo tanto en todo sistema de alerta es indispensable identificar claramente la relación evento-daño, en este caso el conocimiento del fenómeno natural es fundamental, al igual que es esencial contar con  pronósticos cuantitativos sobre el evento. En el desastre de Febrero 27, evidentemente esta fue una de las principales falencias. Al no estar claramente identificada la relación entre magnitud del sismo y la generación de tsunami, no se dio la alerta oportuna.  En resumen, Primero Entiendo, luego Pronóstico y finalmente Alerto!

 

Con cuánta anticipación se tiene que entregar la Alerta?

Una alerta para que se pueda calificar de tal, tiene que realizarse con la suficiente anticipación, de tal forma que permita tomar las medidas correspondientes, con el fin de  mitigar los impactos negativos del evento por venir.  En el caso de las alertas hidrometeorológicas, éstas tienen que realizarse con a lo menos 7 días y tienen que ser cuantitativas, ya no importa solo si lloverá sino que cuánto lloverá. La alerta oportuna y adecuadamente emitida evita el pánico, las medidas apresuradas o la estampida como  ocurrió durante la erupción del volcán Chaitén y luego la crecida del rio Blanco.

 

Predictibilidad, Credibilidad y finalmente  Alerta:

Se tiene que evitar el cuento del Lobo, para que una alerta sea afectiva, en el caso hidrometeorológico, los pronósticos meteorológicos de eventos extremos tienen que contar con grados de acierto alto, y más aun consistente en el tiempo, es esto lo que configura la Credibilidad en el pronóstico y permite contar con una alerta efectiva, creíble por la autoridad y ciudadanía,  de lo contrario nadie cree en la alerta, incluyendo a las autoridades. En este sentido la sobre estimación del impacto del Tsunami de Japón sobre las costas chilenas, no ayudo a mejorar la credibilidad en el sistema de alerta.

 

Para qué se requiere una Alerta? 

Las alertas claramente no evitan los eventos naturales, pero si permiten mitigar sus daños. Al ser emitidas con anticipación, es posible activar programas de evacuación y soporte para enfrentar la crisis. Se deben  evitar las falsas alertas, o las interminables “alertas amarillas preventivas”, a las que tan acostumbrado estamos durante el invierno, y peor aún son colocadas en forma tardía y mantenidas por periodos excesivos.

 

Qué requiere un sistema de alerta? más instrumentos o más neuronas?

Es usual que después de una catástrofe escuchar los reclamos de la falta de  nuevas y mejores redes de monitoreo. Al contrario de lo se piensa, en mi opinión un sistema de alerta requiere menos instrumental, pero si redes seguras y en especial más personal altamente calificado. Aun recuerdo las cajas con sismógrafos que fueron arrastrados por el Tsunami de Aysén en Abril de 2007, como consecuencia de su mala localización.

 

Toda Alerta, No-Alerta o Falsa Alerta,  tiene un costo?

Lamentablemente los costos se miden en vidas humanas, bienes materiales y  desarrollo del país. Casos como el mal pronóstico estacional de la sequía de 1998 o el error en el pronóstico deshielo de la temporada 2007/2008, tuvieron un fuerte impacto en la economía nacional al estimar la oferta energética de manera errónea.

 

Cuál es el contexto de una Alerta?

La alerta es parte de la trilogía básica en la gestión de desastres naturales, antes-durante-después. Para que la alerta  pueda ser emitida con la premura requerida, se necesita contar con una preparación adecuada, la cual  solo se logra en años de trabajo, mientras que una alerta tiene sentido solo si están todos los medios preparados para una respuesta rápida y oportuna; permitiendo que el periodo posterior  a la catástrofe sea menor y menos traumático. En este punto no puedo dejar de mencionar el  dicho:  El que se para primero gana.

 

Quién emite la Alerta?:

En lo posible uno y solo una persona, el mensaje tienen que ser muy claro y único. Pese a ser Chile un país continuamente afectado por fenómenos extremos de origen natural, difícilmente se puede decir que cuenta con instituciones que enfrenten de manera adecuada los desastres naturales y menos que exista un sistema de alerta efectivo, ejemplos sobran en el   pasado cercano y sin duda lamentablemente tendremos más en el futuro.

 

Parte de Editorial: http://www.aprchile.cl/Editorial/quinta-editorial.html

 



Etiquetas:   Agricultura   ·   Energía   ·   Desastres Naturales

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21519 publicaciones
5228 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora