Bien ser...Bien estar.

APRENDER A SER.

 

.
Cecy Valerio.

 

“Todo ser humano, por el mero hecho de serlo, merece un homenaje”. J.L. Sampedro.

 

La UNESCO reconoce que la educación en competencias  debe comprender 4 pilares: Aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a convivir y un último que abarca a los demás, aprender a ser. El trabajo  en cada uno de estos ámbitos, principalmente en el ser, fundamentan la base de una educación integral que comprenda, precisamente, las  dimensiones del ser humano, como la intelectual, emocional, física y espiritual.

Vivimos en una sociedad y en una época marcada por un vertiginoso avance tecnológico,  estamos “bombardeados”  por  todo tipo de publicidad y  anclados a una corriente de consumismo y competitividad que nos arrastra a todos. Este contexto  ha propiciado que muchos se centren en el “tener” y olvide del “ser”. Aprender a ser es, entonces, no solo una prioridad, sino un gran desafío.

Ciertamente me gusta la época en que nos  tocó vivir. Somos privilegiados de tener acceso a tanta y tan rápida comunicación, nos sorprenden los avances en la ciencia y, además,  nunca antes había tanto interés en el desarrollo humano. Sin embargo, es importante retomar el aprender a ser, además de los cuatro pilares de la educación si no queremos perdemos en un abismo inalcanzable de hacer del “tener” nuestra motivación existencial.

Aprender a conocer, en el contexto de la educación, implica la adquisición de instrumentos de comprensión, desarrollar las habilidades de pensamiento y crecer en la dimensión que corresponde a la inteligencia. Los programas educativos  tradicionales apelan a este tipo aprendizaje. La educación por competencia que incluye valores, actitudes y habilidades, además de conocimientos, va más allá.

En otro pilar, aprender a hacer, es influir en nuestro entorno con nuestras acciones. La práctica, es fundamental  para concretar acciones que nos llevan a incorporarnos al mundo laborar y productivo.

Otro pilar es “aprender a convivir”, lo cual determina un reto más ante una sociedad que se vuelve cada vez más hostil, excluyente e indiferente. Convivir es participar y cooperar con el otro, con la comunidad, con la naturaleza  y con el cosmos. Es importante una educación que priorice la convivencia.

“Aprender a ser” es un proceso fundamental que recoge las tres anteriores. El desarrollo de la dignidad, la auto-regulación, la integridad personal, el respeto a la humanidad, la importancia de los sentimientos, son aspectos que fomentan el crecimiento del ser. Señala la psicóloga Evania Reichert que “la realidad que vivimos no es más que el reflejo de la falta de un desarrollo humano orientado al ser. Y eso debe empezar desde temprana edad”.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales