Medias verdades o mentiras



 

... Deberían quizás evaluar más su propia capacidad, competencia y/o criterio.

LA MENTIRA o MEDIA VERDAD: El rescate financiero europeo no es deuda pública.

Sí, el rescate financiero es deuda pública. Y al ser deuda pública, se verá aumentada una de las macromagnitudes que más afecta a la prima de riesgo del país: deuda pública en relación al PIB. Ello de por sí puede conllevar un empeoramiento de la financiación del Estado y de las entidades financieras. El Gobierno Español no debería haber aceptado nunca un préstamo a España sinó a las entidades financieras con aval del Reino de España. Seguramente, no fueron suficientemente capaces. En vez de no claudicar, lo hicieron y encima nos quisieron convencer de lo que (espero) ni ellos mismos estaban convencidos. 

Ahora bien, seamos positivos y miremos para adelante.

Ya que vamos a deber aún más, seguimos siendo un problema y, por tanto, seguimos teniendo capacidad negociadora (aún no se ha reducido la exposición extranjera a la deuda pública española).

¿En qué deberíamos incidir? ¿Qué no nos interesa para nada?

-          Plazo corto: Quizás el elemento más importante. Necesitamos un plazo suficientemente amplio, que permita a las entidades financieras poder repagar cómodamente y que ello aleje la incertidumbre de los prestamistas del repago. Históricamente a 40 años los inmuebles siempre han subido mucho más que el 100% del valor inicial (no tengo el dato pero quizás más de un 200% -hay que tener el dato-), por lo que una opción sería aparcar 40 años en un vehículo especial todos los inmuebles de todas o de cada una de las entidades con rebajas en su valor contable elevadas (p.ej. 60-70% desde máximos), y esperar a que el precio de los inmuebles suba. Mientras tanto, las entidades financieras, realizarían su actividad típica de forma mucho más controlada y sostenible y con ella podrían pagar los intereses de toda su deuda (la antigua, la nueva y la que vendrá con las renovaciones de deuda). No cabe decir que debemos seguir profundizando en el desapalancamiento pero, un plazo mayor puede implicar también una menor necesidad de un desendeudamiento demasiado brusco, lo cual debería tener sus efectos positivos en la actividad económica (préstamos a empresas y familias, no para compensar lo que va disminuyendo el endeudamiento con los vencimientos pero algo).    

-          No nos interesa que los tenedores o compradores de deuda pública tengan menor orden de prelación que el fondo europeo que dé la ayuda. Hay que utilizar los instrumentos que posibilitan que esto no pase: que el prestamista sea el ESFS y luego traspasar esa deuda al ESM. Aunque supongo que habrá que correr por el plazo de inicio del ESM, hay que hacerlo en tiempo y sobretodo MUY BIEN, curándose en salud en el importe. Quizás abogaría por estar muy próximo a los 100.000 M euros, por si acaso. Es mejor pecar por exceso, y devolver antes.    

Dicho esto quería hacer dos reflexiones importantes a nivel político:

  • Merecemos un mejor gobierno
  • Merecemos una mejor oposición
  • Estamos viviendo unos momentos que pueden determinar la calidad de vida de 47 millones de personas durante muchísimos años. Suficiente razón como para estar a la altura de las circunstancias: NECESITAMOS UN PACTO DE ESTADO lo más rápido que sea posible. 



    Compartir
    Tu nombre:

    E-mail amigo:
    Enviar
    PDF


    UNETE






    Medias verdades o mentiras


     

    indignado por la falta de transparencia del Gobierno, cansado de ver cómo los Gobiernos nos mienten o dicen medias verdades, cansado de intentos de manipulación de la opinión pública, cansado de ver infravalorar las capacidades de los ciudadanos, ... Deberían quizás evaluar más su propia capacidad, competencia y/o criterio.

    LA MENTIRA o MEDIA VERDAD: El rescate financiero europeo no es deuda pública.

    Sí, el rescate financiero es deuda pública. Y al ser deuda pública, se verá aumentada una de las macromagnitudes que más afecta a la prima de riesgo del país: deuda pública en relación al PIB. Ello de por sí puede conllevar un empeoramiento de la financiación del Estado y de las entidades financieras. El Gobierno Español no debería haber aceptado nunca un préstamo a España sinó a las entidades financieras con aval del Reino de España. Seguramente, no fueron suficientemente capaces. En vez de no claudicar, lo hicieron y encima nos quisieron convencer de lo que (espero) ni ellos mismos estaban convencidos. 

    Ahora bien, seamos positivos y miremos para adelante.

    Ya que vamos a deber aún más, seguimos siendo un problema y, por tanto, seguimos teniendo capacidad negociadora (aún no se ha reducido la exposición extranjera a la deuda pública española).

    ¿En qué deberíamos incidir? ¿Qué no nos interesa para nada?

    -          Plazo corto: Quizás el elemento más importante. Necesitamos un plazo suficientemente amplio, que permita a las entidades financieras poder repagar cómodamente y que ello aleje la incertidumbre de los prestamistas del repago. Históricamente a 40 años los inmuebles siempre han subido mucho más que el 100% del valor inicial (no tengo el dato pero quizás más de un 200% -hay que tener el dato-), por lo que una opción sería aparcar 40 años en un vehículo especial todos los inmuebles de todas o de cada una de las entidades con rebajas en su valor contable elevadas (p.ej. 60-70% desde máximos), y esperar a que el precio de los inmuebles suba. Mientras tanto, las entidades financieras, realizarían su actividad típica de forma mucho más controlada y sostenible y con ella podrían pagar los intereses de toda su deuda (la antigua, la nueva y la que vendrá con las renovaciones de deuda). No cabe decir que debemos seguir profundizando en el desapalancamiento pero, un plazo mayor puede implicar también una menor necesidad de un desendeudamiento demasiado brusco, lo cual debería tener sus efectos positivos en la actividad económica (préstamos a empresas y familias, no para compensar lo que va disminuyendo el endeudamiento con los vencimientos pero algo).    

    -          No nos interesa que los tenedores o compradores de deuda pública tengan menor orden de prelación que el fondo europeo que dé la ayuda. Hay que utilizar los instrumentos que posibilitan que esto no pase: que el prestamista sea el ESFS y luego traspasar esa deuda al ESM. Aunque supongo que habrá que correr por el plazo de inicio del ESM, hay que hacerlo en tiempo y sobretodo MUY BIEN, curándose en salud en el importe. Quizás abogaría por estar muy próximo a los 100.000 M euros, por si acaso. Es mejor pecar por exceso, y devolver antes.    

    Dicho esto quería hacer dos reflexiones importantes a nivel político:

  • Merecemos un mejor gobierno
  • Merecemos una mejor oposición
  • Estamos viviendo unos momentos que pueden determinar la calidad de vida de 47 millones de personas durante muchísimos años. Suficiente razón como para estar a la altura de las circunstancias: NECESITAMOS UN PACTO DE ESTADO lo más rápido que sea posible. 




    Compartir
    Tu nombre:

    E-mail amigo:
    Enviar

    PDF


    UNETE