Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Escritores   ·   Negocios   ·   Marketing   ·   PYME   ·   Reseña   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Profesores   ·   Ética



A 6 meses de ver, una realidad mejor


Inicio > Comunicación
11/06/2012


1590 Visitas



Foto de la columna dominical de Jorge Fontevecchia "Para esto querían la Ley de Medios" donde captura la pantalla de cada canal de noticias a la hora de la protesta 






Los modestos periodistas fuimos los primeros en advertirlo.  Quizá antes que nosotros, lo vivieron, lo sufrieron y lo viven cada vez con más intensidad, los periodistas y  medios del interior del país. En mi caso lo pude comprobar en la Ciudad de Buenos Aires y también haciendo crónicas para radios del interior. Aquí la ecuación es sencilla:  a las radios de FM (en las que tuve experiencia) que tienen una línea editorial crítica - o independiente, pero eso para el gobierno nacional, es ser crítico -  se les controla la potencia. Ese control hace que la emisora deba cumplir con la amplificación máxima de señal, según la ley de Medios. Por otra parte a las radios  Privadas que tienen pauta oficial y que además del medio, sus programas también son beneficiados con publicidad del gobierno- esto se puede verificar con facilidad- a esas se les permite superar la potencia máxima permitida. Radios Sociales, radios Comunitarias y hasta radios de Música tropical, popular y bailanteras (como se las conoce), invaden el espacio de las radios privadas independientes críticas.  Así, a pocas cuadras de las emisoras, ya no se escuchan. Me pasó en dos medios en Capital Federal y finalmente deje este año la radio de aire.

Seguí haciendo radio web, un espacio que -por ahora - es imposible limitar. Pero además también seguí colaborando con distintos programas, de radios del interior del país. Mis aportes a estos medios eran en general crónicas de hechos que ocurren en Buenos Aires y que pueden ser de interés nacional, o editoriales de política y actualidad. También con algunas radios contactábamos, para darles información del Mundo Boca, que es el club que cubro hace años como comentarista de radio. En esta tarea me enfrente a la censura disimulada, no directa, de un gobierno sobre mi trabajo, pero si de estos medios, que en general reciben pauta oficial de Gobiernos provinciales y municipales. 

Los responsables y colegas que hacían los programas de radio, no sabían cómo decirlo, en tres oportunidades me hablaron directores de los medios, que en principio me dijeron " que era muy valiosa...importante...que jerarquizaba al medio...bla,bla,bla, mi participación..." en algunos casos "colaboración desinteresada" en otros, había algún anunciante que pagaba mi espacio, "Pero que debía...sugerian ... aconsejaban... bla,bla,bla, que tocara temas que no produjera incomodidades...divisiones...enojos...bla,bla,bla, ni en los oyentes, ni en las autoridades...funcionarios...gobiernos locales...que no lo tome como que me están condicionando, pero que elija otra temática"... 

Esta demás aclarar que deje de hacer casi todas las crónicas y columnas , salvo dos, de dos medios, que aunque se que tienen presiones, nada me dijeron con respecto a los contenidos y temas que elijo. En un caso me pasó algo curioso, porque a un informe sobre el mundo Boca lo patrocinaban: una empresa y la dirección de turismo local. Este espacio- no por mi, si no por la información- era muy escuchado, a ambos anunciantes les interesaba que continuara, pero en el mismo medio en otro horario, me habían pedido que cambie la temática de política que exponía para otro programa. Por supuesto que deje de hacer ambos espacios y a la semana, el empresario patrocinador me llamo a mi teléfono personal, que nunca le había dado y tampoco nunca había hablado con él y me dijo ..." ¿Porqué no querés hacer lo de Boca que anda muy bien? No te das cuenta que toda esa mierda de política que tiras a la mañana, a la gente de acá no le sirve escucharla , porque querés desanimar, a la gente hay que entusiasmarla..." 

Desde hace tiempo que no ofrezco mi colaboración a colegas y medios del interior, sin saber exactamente cual es su posición con respecto a la línea editorial de los que participamos o colaboramos con los programas, quiero evitar y evitarme esas situaciones, hoy ya superadas. Este ejemplo "mínimo" se puede trasladar a todo el país. La Ley de Medios, que desde nuestro lugar y desde muchos sectores, la considerábamos como la reparación histórica en la participación comunicacional, hoy advertimos que no es así. Qué se estafó a muchos que la defendieron, que la enriquecieron y que hasta la soñaron, porque una ley es solo una parte de la historia, la otra es su implementación y la última su fiscalización. En teoría la Ley de medios parecía muy justa, innovadora y diversa, ahora que vemos parte de su aplicación, no es así. El espectro dividido en tercios y por otra parte,  con medios Estatales llegando a  todo el país, va a conseguir que solo el gobierno tenga su voz (poco honesta) informando al 100%.

 La radios y TV sociales y comunitarias, que creímos serían la gran innovación, incluso como ejemplo internacional, en la maoyoría de los casos, se trata de medios y producciones, que solo son viables y factibles, con subsidios y pauta publicitaria Estatal. Esto condiciona totalmente a los contenidos de esos programas. 

¿Quien podría dentro de los contenidos de un programa, cuestionar la gestión oficial? ¿Se puede críticar a quien autoriza  fondos? 

Esa situación se replica en cuanto a pauta publicitaria oficial en gobiernos provinciales y municipales. Pero además ese tercio de medios sociales, generó un nicho de corrupción, que aunque todavía no se ha expuesto, porque es dificil romper los silencios existentes, sucede.  En algunos de esos medios- en particular Radios FM, no se de TV- figura una ONG, una Agrupación Social o alguna entidad ( hasta aveces un ciudadano común y sin recursos) y a los subsidios y pautas se la llevan otros. Esos mismos otros, cercanos al poder, que le consiguieron el espacio al medio. Los que producen los contenidos,  por convicción o por obligación sostienen el discurso y las omisiones oficiales, deforman la realidad y los que hacen los programas, por el hecho de tener esa posibilidad de comunicación, trabajan por muy poco o colaborando. Precaridad y corrupción. 

Conozco la radio desde mi modestia y estoy decepcionado, la TV  en cambio es un mundo complejo y lejano, que por ahora,   me supera, pero como público calificado puedo advertir que la situación es peor y muchisimo más grave por su llegada a la sociedad. La última columna de Jorge Fontevecchia en Perfil, nos cuenta lo que todos sabemos que pasó, pero no porqué pasó. Las excusas son insuficientes, lo que cada medio, programa y periodista argumentó en cuanto al motivo de no cubrir "los cacerolazos" es débil en relación a la omisión. Es como si los medios televisivos, en particular los canales de  noticias, se convirtieran en los "hacedores" de la realidad y no en los que deben reflejarla. El pretexto implicito fue "que como desde algún canal corporativo se había alentado el Cacerolazo, ellos no podían ser parte de la operación mediática" Lo que siginifica decir: como TN que pasó el segundo, (pero no el primero, ese día fue "el Prende y Apaga") y de algún modo desarrolló el tema en sus noticieros, nosotros actuamos como contrapeso y los omitimos para evitar el efecto domino o contagio. Esto le dio lugar solo a los programas militantes (financiados con dinero público) a que expusieran sus informes sobre "Las cacerolas de teflón" reduciendo la protesta a un sector social y una región. Pero más grave  todavía, simplificando el reclamo a la "venta de dólares y el no pago de impuestos de las clases más acomodadas".

Si queremos saber cómo puede ser la Ley de medios aplicada en su máximo rigor, es suficiente con ver como trataron los canales de noticias este tema (recomiendo la nota de Fontevecchia) Pero además también podemos ver, cómo desarrolló su "resumen semanal  sobre la televisión" TVR de Canal 9, este programa que se arroga ser el "único noticiero sobre la Televisión  Argentina". Porque mucho más importante en cuánto a número, cantidad y gravedad de los reclamos, fue la Marcha de la CTA, Barrios de Pie y Partidos de Izquierda, ellos hicieron más de 100 cortes en todo el país, tuvo más de 20.000 manifestantes, bloquearon el emblematico Puente Puyrredon, se llevaron literalmente, a la Gendarmeria por delante y llegaron a la Plaza de Mayo. Los productores de Gvirtz en la edición de TVR no incluyeron ningún material sobre la marcha y los dos "actores" que conducen TVR, que podrían haber reaccionado sobre la omisión, tampoco hicieron referencia.

Si la Ley de Medios parte a Grupo Clarin en pedazos y le quita su posición dominante (otrogada no hace mucho por Kirchner, antes por Duhalde y primero por Menen) ni como periodista, ni como ciudadano me afectaría. Pero si bajo ese ideal de terminar con las posiciones dominates, parte a todos los que tienen llegada nacional y de alta audiencia (criticos) y así el Gobierno, con los medios estatales y Oficialistas privados, se queda como única voz, entonces Clarín y otros multimedios, se convierten en nuestros aliados, para no dejar de percibir alguna realidad. Lo que cuestiono, lo digo por este gobierno kirchnerista y por cualquier otro que pueda venir luego. ¿Se imaginan al Macrismo y sus aliados con ese poder comunicacional? (ya vemos el ejemplo en la radio de la Ciudad y el canal Ciudad Abierta y sus transformaciones) ¿Al Sciolismo con la esposa del gobernador, con sus amigas y amigos produciendo la TV Pública Nacional y otorgando medios? Y otros que no están tan lejos, al menos de ser protagonistas en 2015 como Alperovich (un señor feudal) Urtubey (un ocultador sistemático) y quien sabe cuántos más podrán surgir.

Alfonsín acusó a Clarín (que en ese 1987 era solo un diario) de desalentar a la sociedad y ser destituyente, sin embargo un año y medio después, le hicieron entregar el poder antes, los saqueos organizados por punteros del PJ, los sindicatos y sus adversarios históricos. Menen también acusó a Clarín (ya más poderoso con canal de TV y Radio) y en 1995 brindó (con pizza y Champagne) con Neustad diciendo "le ganamos a los medios" en alusión a Página 12 y a Clarín y su multimedios. Pero peor aún, volvió a ganar en 2003, aunque luego desistió del balotaje, después de que el Grupo Clarín y diría casi todos los medios, lo colocaron como el responsable del colapso de 2001 por la década neo liberal. El "salvador Patagónico" que interpretó Kirchner, de algún modo lo creó Clarin, como también a "la Reina Cristina". Hizo que parezca de lo más normal una sucesión matrimonial- presidencial. De 2008 a la actualidad, solo fueron portadas y noticias negativas sobre el gobierno kirchnerista (sin evaluar  si fueron ajustadas o no a la realidad) y aún así,  nunca consiguieron que pierda una elección el kirchnerismo. El 2009  que desde el gobierno le adjudican su derrota a Clarín y otros medios, en realidad fue por las idas y vueltas de Kirchner y la falta de fidelidad política de los "Barones de Conurbano"este error político,  sumado a "Los Clones de Tinelli". No fueron  las noticias de los medios las que lo hicieron perder.

"Todas las voces" no para la ley, si no para la aplicación de la Ley de Medios, son todas las voces que hablan bien del gobierno (¿hoy de este y mañana del que esté?)

Hoy en la estación Retiro hubo un nuevo (y como no hubo cambios estructurales, esperable) accidente ferroviario, dejó 14 heridos. El Canal Público y el resto de los oficialistas, estaban muy ocupados ejerciendo la democracia del "Fútbol para Todos", y no dieron la noticia (todavía) es posible que se lo dejen a 678, para que culpe al maquinista, al domingo y a que en este caso todos, iban en el último vagón. 

Estamos a seis meses de que la realidad que vivimos y la realidad que viven otros argentinos de otras regiones, ya casi no la podamos ver por televisión. Solo veamos esa realidad mejor, que nos impone el gobierno





NOTA: No menciono a las radios que deje por no tener la amplitud necesaria , ya que era como estafar anunciantes, para no perjudicarlas más aún. Y tampoco menciono a programas y medios del interior, por posibles represalias que pudieran tener. Es también posible, que algunos me cuestionen porqué, si se de irregularidades en cuanto a radios FM, no lo denuncio. Por si no lo concientizan este país, el nuestro, es donde Fernando Carrera estuvo 7 años preso siendo inocente y hasta Righi ratificó su condena. El país donde Lorena Martins denunció a 5 comisarias, 3 reparticiones de la Policía Federal, al Gobierno de la Ciudad y a la SI y solo hay un comisario desplazado (de la Comisaria 19°) y entre cientos de injusticias más, es el país donde Oyarbide es Juez





¿Y me piden que denuncie, que hay FM que no respetan la potencia y licencias de radio que se otorgan a una entidad y la pauta publicitaria y subsidios los cobra otro?











Etiquetas:   Medios de Comunicación   ·   Gobierno   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18317 publicaciones
4649 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora