Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Criptomonedas   ·   Bitcoin   ·   Pandemia   ·   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Coronavirus   ·   Crisis Social   ·   Gastronomía



Demasiados apellidos para un único nombre


Inicio > Arquitectura
07/06/2012

1586 Visitas



No sé si estarán familiarizados con el mundo de la arquitectura, o si conocerán los diferentes aspectos que encierra esta profesión. Yo aún sigo intentando entenderlos.


Pese a ello, habrán oído en infinidad de ocasiones cómo la gente se refiere a la arquitectura como un nombre propio seguido de multitud de apellidos diversos, todos ellos de corte populista e interesado, vinculados a las diversas tendencias existentes. Por ejemplo, conceptos como bioclimática, sostenible, accesible, moderna, vernácula, funcional, minimalista, tecnológica, son algunos de los compañeros de viaje que custodian a nuestra profesión a lo largo de su carrera, unas veces con mayor acierto que en otras.

No estoy aquí para criticar los adjetivos que caracterizan la arquitectura, ni para negar determinadas características que, sin duda, definen esta inabarcable e interesante profesión. No. Más bien estoy aquí para matizar algo muy simple pero fundamental. ¡Señores! La arquitectura, me van a perdonar, jamás podrá ser definida por estos calificativos que nos empeñamos en añadir a la ecuación para ganarnos el favor de un determinado colectivo social. No. Me niego a aceptar que alguien se permita el lujo innecesario de referirse a su arquitectura como bioclimática, cuando, con todos mis respetos, la clave de este debate es aclarar que el citado apellido (bioclimática) no es más que un factor inherente a la propia arquitectura, una característica tan importante como evidente.

Y déjenme que les explique esta afirmación. Cuando alguien apoya lo que ciertos visionarios decidieron calificar de tendencia innovadora, no hace sino calificar al resto de actuaciones del sector como no bioclimáticas. Es decir, deja abierto un hueco de paso por el cual la mala arquitectura es invitada a entrar a nuestras ciudades. Definir algo tan obvio e incuestionable como innovador, no hace sino asumir que la arquitectura previa no tiene por qué barajar cuestiones bioclimáticas. Esto no es como la alimentación, donde el término BIO responde a una serie de requisitos químicos asociados al proceso de creación de los nutrientes. No. La arquitectura es un arte, una ciencia, dedicada a la creación de espacios al servicio del ser humano y sus necesidades vitales. Dicho de otra forma, la arquitectura no bioclimática, en mi opinión, no es merecedora de este nombre propio, no es arquitectura. Y como tal, debemos dar un paso fundamental en el proceso de renovación y actualización de la profesión, debemos retirar las cimbras que sostienen la estructura, para permitir que sea la nueva creación la que se estabilice y ejerza la función para la cual fue creada. Debemos avanzar, negar lo intolerable para consagrar lo asumido y pensar en lo deseable.

Me enerva que la gente hable de arquitectura accesible, yo el primero, en un plausible esfuerzo por concienciar a la sociedad de una evidencia pasmosa, la arquitectura debe responder a las necesidades de los seres humanos, a todos por igual, sean cuales sean sus cualidades.

Poco a poco, empezamos a incluir los resultados de esta preocupante actitud, dentro de la normativa que afecta a la profesión en global, como uno de los múltiples aspectos a regular dentro de toda actuación arquitectónica.

Es por ello, que deberíamos entender como superado el primer hito de esta importante tarea, mostrar a la sociedad aquello por lo que debe preguntar, aquello que debe exigir, aquello que no puede jamás aceptar.

¿Saben por qué escribo esto hoy, tras años de investigación autodidacta en materia de accesibilidad? Muy sencillo, he aprendido que somos los técnicos quienes debemos marcar el camino del desarrollo en nuestra profesión. Somos nosotros quienes dedicamos nuestro día a día a estudiar e investigar acerca de la arquitectura, y por tanto, somos nosotros quienes debemos guiar a la sociedad en lo relativo a nuestro sector, del mismo modo que son los médicos quienes nos informan y aconsejan en materia de salud. En este sentido, hemos logrado la primera base, ahora es momento de empezar a esbozar la segunda, para permitir que el grueso de la sociedad la vea.

No hace mucho, cometí uno de los más hirientes, lamentables y por el contrario, ilusionantes errores que he tenido que reconocer desde que me licencié. No hace mucho, durante el proceso inicial de diseño de una vivienda particular, olvidé dibujar la rampa de acceso a la vivienda que garantizaba la accesibilidad universal en la misma. ¿Saben lo que eso supone para alguien interesado en autodenominarse experto? Un desastre. Sin embargo, este preocupante incidente, dio lugar a una de las mayores alegrías que jamás pensé que viviría. No fui yo quien detectó tal error. No. Fue mi cliente quien, tranquilamente, esperó a que terminara de explicar mis bocetos, para decirme:

- Me encanta la idea, pero, ¿cómo se supone que accede a la vivienda la gente?

Por este acceso, señalé ignorante.

- No, me refiero al acceso universal, aquel por el cual pueda acceder cualquiera, incluidos nuestros mayores.

Entonces, en ese mismo instante, mi mente sufrió un huracán de sensaciones contrapuestas. Acababan de exigirme que la vivienda fuese accesible. No había necesitado explicarlo. No había necesitado convencerlos de que no era un gasto innecesario. No. Simplemente me demandaron algo tan obvio como la necesidad de contar con un dormitorio. Con la relajación de quien sabe que no puede ser sino un error.

Y así es, señores, sin duda, este fue uno de los errores más instructivos y esperanzadores que nunca he cometido. Un hilo de esperanza que me invita a pensar que la gente ya está preparada para el siguiente paso.

Debemos ya olvidarnos de lo comercial y lo políticamente correcto. Debemos dejar de vender obviedades. Debemos dejar de dar cobijo a los irresponsables, a base de añadir coletillas con el afán de valorar a los que han hecho bien su trabajo como aparente recompensa por ser responsables y competentes, enmascarando un interés personal muy humano pero intolerable.

Dejemos de tachar lo normal como algo bueno, para empezar a considerar que es lo bueno lo que realmente deberíamos considerar como normal.



Etiquetas:   Arquitectura   ·   Sostenibilidad   ·   Accesibilidad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20656 publicaciones
5133 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora