Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Naturaleza   ·   Ecología   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Alimentación   ·   Alimentos   ·   Corrupción



Las relaciones virtuales


Inicio > Sociología
07/06/2012


3642 Visitas



 Cuando hablamos de interrelaciones virtuales se hace referencia concreta a las relaciones sociales que se establecen a través de la red de redes, específicamente en el chateo, donde se compromete el concepto de realitas o realidad del paradigma moderno, en donde el concepto de interacción social mantiene indisoluble relación con el de intercambio social, de manera que elchatero percibe o siente la intensidad de las relaciones sociales que establece en su comunicación en un compromiso emocional. La percepción se traduce en aprehensión de vivencialidad, límite a la existencialidad en la relación sensorial de lo que se experimenta en la comunicación del chateo.






De esta manera, en términos de la intensidad de la interacción social, el usuario:

- Vive intensamente sentimientos y emociones;

- toma decisiones frente a las emociones internas que vivencia en la interacción del chateo;

- dedica tiempo constante al chat; perciobe con más o menos intensidad las relaciones establecidas en el chat;

- se plantea expectativas en las interacciones personales que se producen y se buscan.

- El usuario, además, percibe y vive cambios en su vida producto del chateo, utiliza otros medios de comunicación anexos que complementan la interacción, como el teléfono -principalmente-, vivenciándose igualmente sensaciones de compatibilidad o atracción entre las partes.

- Experimenta sensaciones de empatía transferida a través del texto de la conversación del chat, denominado compatibilidad o ciberquímica.

En cuanto el proceso de adicción y control a adicción al chateo, Chacón Calderón (2000) plantea que es un proceso de descontrol que los usuarios de internet pueden adquirir por su exceso de tiempo de nevegación en la red; los habituales a la red de redes y principalmente al chateo, tienden a sufrir síntomas de privación símiles a las adicciones tradicionalmente conocidas como obsesión, falta de control, negación del problema. Por lo general el mismo usuario de chat suele tomar medidas en la condición de adicto que va adquiriendo (se reconoce que este proceso no debiera durar un tiempo máximo de cinco meses; si es mayor, es preciso buscar ayuda profesional).


Ahora bien, el chateo como medio de comunicación social que re-crea la interacción social, está irredargüiblemente conectado al afecto y proceso de intercambio social.  En este pproceso, que pareciera ser más bien la búsqueda de adquisición de gratificación e utilidad intrínseca en la afectividad, se vivencian estados emocionales de diferente intensidad, que se refieren tanto a los cambios de actitud frente al chateo, a la percepción lúdica o de evasión; a la percepción de ampliación de mundo sociocultural; a la emocionalidad de la tempoespacialidad, que constituye una percepción interna en el usuario del paso del tiempo y del territorio o espacio en donde se encuentra.

Más aún, el sujeto como díada de cómputo (Morín, 1991) y egocentrismo, platea la autorreferencia como auto-exo-referencia, por cuanto al referise a sí mismo debe referirse al mundo externo, proceso constitutivo de la identidad subjetiva, de manera que en ese proceso el sujeto, en la intersubjetividad que promueve, sustenta y reafirma su en-sí y su en-mi, de suerte que re-adapta su piso de realidad de acuerdo a lo experiencial, más precisamente al cogito o conciencia, que es donde nos objetivamos nosotros mismos para resubjetivarnos en un bucle recursivo incesante (Op. cit. p. 81).  Así, en tanto la tempoespacialidad adquiere un carácter consustancialmente intrínseco a la percepción del sujeto en su proceso cognitivo, así la realidad se trasunta entre virtual y no-virtual en el chateo, de manera que lo real, concreto, aprehensible y determinante suele ser aquello que es palpable y constatable, objetivable en los términos racionales del concepto paradigmático de objetividad de la racionalidad moderna (No-Virtual o "real").  Y lo virtual suele devenir en aquello que es precisamente re-creado por el imaginario entificante del chateo, efecto de conciencia que el sistema del chat tiende a producir en el usuario,  que lo interna en un tiempo y en un espacio determinado en el proceso de interacción que está llevando.





Etiquetas:   Comunicación   ·   Contexto Digital   ·   Internet   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21272 publicaciones
5200 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora