Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Lectores   ·   Periodismo   ·   Literatura   ·   Sociedad   ·   Biografía   ·   Filosofía   ·   Filosofía Social   ·   Libertad de Pensamiento   ·   Anarquismo



Crisis de valores


Inicio > Cultura
03/06/2012

1424 Visitas



CRISIS DE VALORES






Vicente Adelantado Soriano





El mundo da muchas vueltas, y al cabo de cada una de ellas se encuentra donde antes estuvo. Por eso digo que andando hacia delante, andamos hacia atrás.

Benito Pérez Galdós, Las tormentas del 48





Hay un diálogo en la película de Fred Zinnemann, Un hombre para la eternidad, en el que se plantea un dilema eterno: ¿hay que seguir las leyes, acatarlas y obedecerlas, aunque estas vayan en contra nuestra, pese a ser inocentes? Es el dilema que también los amigos de Sócrates le plantearon a este en la prisión poco antes de ser ejecutado. Sócrates podía haber huido de la prisión evitando, así, la muerte. Pero el filósofo prefiere quedarse allí, puesto que las leyes lo han condenado. Sólo saldrá de la cárcel si se revisa el caso y lo declaran inocente. Cosa que, como es sabido, no sucedió. Y a Sócrates lo hemos llenado de grandeza y de gloria. Hasta la Iglesia, en algún momento, lo llamó san Sócrates.

Algo similar sucede con sir Thomas Moro, el protagonista de Un hombre para la eternidad: su conciencia lo lleva al patíbulo. Su conciencia y un rey que se salta las leyes, o que las hace para su goce y disfrute poniendo bien a las claras que los mortales no somos sino paja lanzada al viento: vamos a donde este nos lleva. Y pensamos lo que nos dicen que debemos pensar. Salvo excepciones.

Que el régimen de Gadafi estaba condenado a desaparecer era algo que se veía venir. Y se veía venir desde que intervino la OTAN. Era cuestión de tiempo. Ha terminado el régimen de Gadafi, y ha terminado su pobre vida de dictador. Ahora bien, no sabemos por qué la OTAN ha intervenido ahora cuando la dictadura de este señor llevaba vigente más de cuarenta años. O por qué no interviene en Siria si es verdad que lo hizo en Libia porque Gadafi estaba masacrando a su propio pueblo, cosa, por otra parte, que hacen todos los dictadores de todo el mundo.

De la noche a la mañana, y sin que se nos dé ninguna explicación, Gadafi deja de ser el excéntrico jefe de estado que recibía a los demás jefes de estado en su “jaima”, y pasa a ser el enemigo público número 1. ¿Qué ha sucedido para que se produzca tal cambio? No lo sabemos. Las televisiones y los informativos sólo ofrecen imágenes de manifestaciones y de tiros. Y esa es la excusa. Es posible. Nos lo podemos creer.

También nos podemos creer que todo se ha hecho en defensa de la democracia cuando se exige, ahora, justicia para el ejecutor, o ejecutores, de Gadafi, pues también hemos podido ver que las fuerzas rebeldes lo capturaron con vida, y que lo ejecutaron, como hicieron con Ceaucescu por otra parte en otras voces y en otros ámbitos.

Es curioso como nadie, por ejemplo, hablamos de jefes de gobierno, pidió una depuración de responsabilidades por la muerte, asesinato, de Bin Laden. Sí, era un terrorista, como también lo fue el propio Gadafi. Pero a aquel lo mataron las fuerzas especiales de Estados Unidos, y a este, al parecer, un moro desarrapado. Sea como fuere en ambos casos la justicia ha brillado por su ausencia: ninguno de los dos ha tenido un juicio justo. Tal vez porque a nadie le interesaba. En contra, pues, de Sócrates y de Thomas Moro, la ley ha dado un rodeo, se ha ido a dormir, y los humanos han hecho de su capa un sayo. Algunos han protestado contra el asesinato de Gadafi; pero, claro, al recordarles la muerte de Bin Laden han tenido que callar por un mínimo de coherencia.

Tampoco deja de ser curioso que se hagan colas de dos horas de duración para ver a un cadáver, y hasta para fotografiarse con él. Eso nos han retrotraído, en otro escenario, otras ropas y otro decorado, a la muerte de Franco. Al menos a estos los enterraron, otros son conservados en mojama para uso y disfrute del sufrido pueblo.

Si Bin Laden y Gadafi hubieran sido juzgados en Europa no hubieran sido condenados a muerte. No existe aquí semejante castigo, pero si lo hubieran sido en sus respectivos países, como lo fue Sadam Hussein, hasta hubiéramos visto la ejecución en vivo y en directo. Y no una vez sino miles, a toda hora, en el desayuno, en la comida, en la cena y hasta cuando se viaja en el autobús. Igual que sucedía en la Edad Media, aunque aquellas ejecuciones eran un poco bestiales: por decapitación. ¡Cuántas sangre! Ahora es mediante una inyección como si lo fueran a operar al pobre reo. Para que luego digan que el mundo no avanza que es una barbaridad.

Desde luego Sócrates y Moro fueron una pareja de tontos no yéndose de la prisión cuando tuvieron oportunidades de hacerlo. ¿A quién le importa hoy que cumplieran o no con la Ley? Esta está hecha para asustar a los niños de teta. Y se utiliza, eso sí, cuando interesa, y cuando no se cuelga de la percha y se inventan mil sofismas. Todos somos iguales ante la Ley, pero con excepciones y remilgos. Puro pragmatismo, señores.









Etiquetas:   Filosofía   ·   Justicia   ·   Valores

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
17288 publicaciones
4443 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora