Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Lectores   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Libros   ·   Empresas   ·   Economía   ·   Lectura   ·   México   ·   Poesía   ·   Libertad de Expresión



Entropía normativa


Inicio > Arquitectura
28/05/2012

1704 Visitas



Entropía


Medida del desorden de un sistema / Medida de la incertidumbre existente ante un conjunto de mensajes, de los cuales se va a recibir uno solo.

 

Normativa

 

Conjunto de normas aplicables a una determinada materia o actividad.

 

(Real Academia Española)

 

Es importante situarnos ante una realidad profesional donde los trabajos escasean y los clientes miran por su dinero hasta límites insospechados. No juzgo la situación, solo la defino. De hecho, hay algo muy positivo en todo esto, y es precisamente el cariño que se está dedicando al dinero invertido en arquitectura, lo cual confío repercuta en una mejora de la calidad en las actuaciones que marcan esta profesión.

 

Como ya se dijo en uno de los post iniciales, esta profesión es una ciencia inexacta con infinitas soluciones para un mismo problema, siendo la normativa la encargada de acotar ese espectro inmenso de posibilidades. Estamos de acuerdo en que la creatividad no se puede frenar, pero sí direccionar hacia un fin determinado, logrando una eficiencia mayor en cada uno de nuestros actos. A su vez, es primordial para establecer unos estándares de calidad que garanticen al usuario unos mínimos, ya impuestos por la máxima representante del marco normativo nacional.

 

 

Articulo 47 de la Constitución Española.

 

Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos.

 

 

Sin embargo, esta tendencia normativa, pese a surgir con muy buenas intenciones, ha sido fagocitada por una costumbre muy española pero poco plausible, aquella destinada a complejizar los procesos legales hasta un punto tal, que la ley pasa a estar en un segundo plano, tan lejano a la realidad que parece menos flagrante incumplirla, o cuanto menos esquivarla.

 

Parecía que nuestra profesión iba a verse reforzada ante la creación de una normativa única y universal, aquella capaz de regular todos los aspectos asociados a la construcción y la actividad arquitectónica como tal, facilitando el acceso a un documento exclusivo con validez en el conjunto del territorio nacional. Lo cual tenía sentido en una Europa donde se aboga por el libre mercado internacional y la supresión de barreras. Sin embargo, cuando uno se sumerge en la cruda realidad, descubre un mundo repleto de fronteras, incluso municipales, donde el CTE transita sin pena ni gloria, flanqueado por innumerables decretos y ordenanzas de ámbito regional, provincial o incluso municipal, que distorsionan aún más su percepción. En fin, una muestra más del caos en que nos encontramos sumidos por la simultaneidad de administraciones sin competencias exclusivas y organizadas.

 

El CTE, con sus aciertos y sus defectos, para empezar, debería ser el único texto normativo al que acudir, centrando los esfuerzos en perfeccionarlo hasta alcanzar una ley coherente y actualizada. A partir de ahí, delegar en las diferentes administraciones aspectos más vinculados al urbanismo, en el cual las condiciones específicas del lugar juegan, esta vez sí, un papel fundamental.

 

Lo que me niego a aceptar, son los agravios comparativos que se crean entre ciudadanos de pueblos vecinos, donde la ordenanza en vigor permite a uno lo considerado impensable por el otro. No puede ser, que en temas tan serios como la accesibilidad, un malagueño se enfrente a tres normativas diferentes, las cuales regulan sin orden ni concierto, debiendo elegir en cada aspecto lo más restrictivo. ¿No sería mejor realizar un compendio con lo mejor de cada una de ellas?

 

Asimismo, me pregunto, ¿tiene menos derecho a una vivienda digna un gallego que un madrileño? ¿Un valenciano que un andaluz? En mi opinión, es evidente que no. ¿Por qué, entonces, debemos permitir que se pierda el tiempo en generar nuevas normativas, cuando ya existe una general que se supone que lo regula todo? ¿Realmente esas ordenanzas aumentan la dignidad de la arquitectura? Y si es así, ¿por qué mantenerlo a nivel local, privando al resto de ello?

 

Quizás me equivoque, pero dudo ser el único que se ha encontrado ante este laberinto de leyes, en un intento por emplear la arquitectura para simplificar y mejorar la calidad de vida de nuestros clientes y por ende, de los ciudadanos. Es por ello, que aprovecho para compartir mis inquietudes con el fin de emplear esta crisis, para resetear el sistema y mejorar todo aquello que esté en nuestras manos. En esta vida, es cuestión de ser positivo y tomarse los problemas desde un punto de vista constructivo y valiente, ¿no creéis? 



Etiquetas:   Arquitectura

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22508 publicaciones
5322 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora