Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Cultura   ·   Novela   ·   Reseña   ·   Literatura   ·   Filosofía   ·   PYME



Realidad después de internet


Inicio > Ciudadanía
28/05/2012


1376 Visitas



Tengo una idea.


Haré un sitio web en el que las personas que entren puedan registrarse y hacer un perfil con su información, puedan poner fotos y contactarse con otros usuarios que también tengan una cuenta en mi sitio.

Mucha gente entrará y se registrará, otros entrarán y sólo mirarán y unos pocos nisiquiera van a entrar... pero yo quiero que sean parte de mi red. ¡Ya sé! Crearé un botón que cualquier persona o empresa pueda poner en sus páginas que diga "Me gusta": servirá para que, los que tienen cuenta en mi sitio, manifiesten públicamente su gusto, aunque, ahora que lo pienso mejor, puedo añadirle una función extra: el botón me gusta puede hacer un seguimiento de quienes, aunque no tengan cuenta en mi sitio, entren al sitio donde está el botón y, aun cuando no quieran o no les interese tendrán una cuenta en mi sitio.(todo lo anterior, pero mejor explicado aun en este link)

Imagino que ya está claro de qué sitio web estoy hablando, sí: facebook.

Hace unos minutos, mientras conversaba con mi novia por teléfono, llegamos al tema de las realidad falsa que se expone en la red social o, aunque no sea falsa, está sobreexpuesta en la red social más grande del siglo. Sin mucho esfuerzo, puedo enterarme lo que está almorzando justo en este momento alguien que fue compañero de colegio mío hace 14 años. Si hago un par de click más, podré enterarme de lo fantásticas que fueron las vacaciones de alguien que nisiquiera conozco pero que está entre mis contactos porque, en algún momento, me pareció feo no agregarlo como amigo si no tenía nada en contra de él.

Cahuineo 2.0, el fin de la civilización. El curso que ha tomado internet como proyección de la aldea global me causa entre temor, risa y desprecio. Escenario obligado de cuanto fracaso que haya sido grabado en cualquier parte del mundo (pensar en casos: caída de edgar, wena naty, gordo friki, leave britney alone, etc); platea sombría desde la que salen los tomates más podridos e hirientes que alguien pueda arrojar (el sujeto de la V región que odiaba a las gordas, organización de grupos neonazis, etc) y un montón de otras funciones que hacen desear que el cataclismo de 2012 sea cierto y, como civilización que estamos tan deformados, nos acabemos de una buena vez.

Por otro lado, es una irresponsabilidad del porte de un buque no mencionar las muchas iniciativas loables y admirables que han surgido en internet (TED, Instructables, Reeditor, SciELO, etc) y, entonces, con tal abanico de posibilidades, llegamos al punto cero, al mismo que uno puede argüir cuando alguien se queja porque no hay televisión de calidad: si no te gusta, ve otra cosa. En cuanto a los contenidos, claro, es lógico eso... pero en cuanto a las redes sociales, el asunto cambia. Encontrarnos con un compañero del colegio en el metro ya no es emocionante, porque ya sabemos como está y qué cosas le han pasado. Las relaciones sociales no se han perdido, sino que se han deformado a tal punto que adquirieron un doble estandar: es tan fácil armarlas que pierden su importancia. No olvidemos que facebook no usa el término contactos sino la palaba AMIGOS ¿Qué más terrible? El día en que todas las personas que hemos visto en la vida sean amigos de uno será cuando la amistad valga lo mismo que un pelo que se nos acaba de caer de la cabeza. No señores, la amistad es algo importante, los afectos son algo importante... la realidad es algo importante, mucho más importante y es por eso, que aprovecho este espacio para hacer un llamado a abandonar las redes sociales por internet, a que dejemos de nutrir de ideas fútiles y rumores baladíes nuestras vidas. No vengo con la cantinela clásica, de retomar las plazas y crear la vida ciudadana de los años 50 porque eso también sería una invitación a vivir falsamente; vengo a invitar a que cada uno de nosotros haga una pausa, miremos la pantalla del computador y caigamos en cuenta de que es vidrio, y que en las letras que podemos leer está sólo una parcela de la realidad que alguien que mimetiza su soledad con la de muchos otros quiere que leamos, para que seamos parte de un juego ajeno, espectadores de películas que no elegimos.

De todos modos, puedo entender que si a alguien le gusta el mercado de la farándula televisiva, esté dichoso ahora con internet y las redes sociales: después de todo, es lo mismo que ha admirado por años en la tele, pero ahora al alcance de la mano. Podemos ser los pablos schilling o las adrianas barrientos de otros, con menos dinero, fiestas, ruido y fama... pero exponiendo nuestras vidas.

Con mi novia ya no tenemos facebook. Optamos por la vida real... ¿Te sumas?





Etiquetas:   Redes Sociales   ·   Facebook   ·   Amistad   ·   Privacidad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

4 comentarios  Deja tu comentario


Felipe Martínez, Cine Querido Amigo:

Como todo en la vida, eso depende de uno. Las panorámicas que las redes sociales ofrecen son tan interesante como tentadoramente morbosas, pero depende de ti darle el carácter cualitativo a la acción que le das al asociarte, verla o "cahuinear". También depende de ti el compartir la información que tu quieras por ese medio. Así es también tuya la decisión de abrir, cerrar o reabrir facebook, twitter, etc. etc. etc. Quizás el tratar de educar a toda la masa que da el sentido del fisgón a la red social, tardaríamos tanto o sería francamente imposible hacerlo.

En fin, lo que es yo, si sigo preocupado siempre por el que dirán de lo que yo decida escribir en ese medio, tampoco lo haría por este.

Un abrazo.

Felipe Martínez.


Franco Yáñez, Derecho Uhmm, es interesante lo que planteas, sin duda lo he pensado hacer miles de veces, lástima que existan factores que me lo impidan pero no pierdo la esperanza de algún día hacerlo. En lo personal siempre me a encantado esa idea de disfrutar de la emoción de encontrarse en persona con alguien, escuchar (no leer, salvo que sea mudo) las novedades que tenga que contarme. Pero sobre todo disfruto me agrada mucho más la idea de la correspondencia postal, aunque se que es exagerado e impracticable en estos nuestros días, pero si no te puedo ver; tengo el teléfono. Si no tengo una relación cercana contigo; tengo el e-mail. fácil y con la izquierda.


, Poco tiempo para comentarla, pero me sumo. desde hace tiempo que sostengo la misma opinion esto de facebook es un "conventillo" en el cual gratuitamente nos despersonalizamos o por el contrario adoptamos personalidades falsas,y cuando debempos dar opiniones serias ,,estas se desvirtuan entre tanta "paja molida" por tanto estoy en pleno acuerdo...debemos urgentemente volver a las raices de la comunicacion entre los seres humanos.


, Estoy profundamente de acuerdo... auqnue no dejo de pensar en Egipto.
Yo no tengo feisbuc, pero reconozco que junto a alguien que conozco hemos husmeado morbosamente a otros conocidos y plagué de conocimientos momentáneos mi cabecita creadora. Ver a las colegialas de los 80 convertidas en regias rubias doradas, que entre ellas se escriben a cada rato "regias como siempre". A veces, muchas veces presumo, se cuenta la vida cotidiana con gracia y humor, y para qué? qué se espera?. Me quedo con el teléfono para avisarle a mi prima que la visitaré el viernes y así enterarnos primitivamente cómo nos va la vida, además le puedo oler su perfume, tomar café con ella y ver su carita real y despedirnos con un abrazo.
Sígueme mandando avisos de tus columnas po favor.





Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18557 publicaciones
4699 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora