El mejor Zapatero

 

.9%), para muchos el presidente Zapatero mostró su mejor cara, la de la retirada de las tropas de la guerra ilegal de Iraq, la de la ley de igualdad, la de la ley integral contra la violencia de género, el rostro amable que por primera vez consideró a todos los ciudadanos iguales independientemente de su orientación sexual, a través de la reforma del Código Civil que permitió el matrimonio entre personas del mismo sexo, que creó el cuarto pilar del Estado del Bienestar a través de la ley de Dependencia, que promovió la reparación institucional, al menos, de los represaliados del Franquismo que aún no saben dónde están enterrados sus muertos y que, sin duda, demostró una forma de hacer política mucho más sana que la que José María Aznar había perpetrado durante sus últimos cuatro infames años en la Moncloa.A pesar de que, por circunstancias obvias, éste que escribe tiene una deuda incontrovertible con José Luis Rodríguez Zapatero, para mí el presidente del Gobierno ha demostrado su valía, su capacidad de pedir perdón y rectificar, y su capacidad de enfrentarse, "me cueste lo que me cueste", con el monstruo de la crisis en esta segunda legislatura. El que ayer renunció a optar por tercera vez a la presidencia del Gobierno en marzo de 2012, con una lección de generosidad y de convicciones democráticas memorable, ése, es para mí el mejor Zapatero. Nunca antes un presidente del Gobierno tuvo que aguantar tales ataques de la oposición y de sus medios aledaños, que confundieron el debate político con la barra del bar o del prostíbulo. Las discrepancias tácticas y estratégicas con las medidas del Gobierno dieron paso al insulto, a la infamia, al escarnio y a la falta de la más mínima educación democrática. Aún, y ya han pasado siete años, no han logrado digerir aquel 14M en que Zapatero ganó las elecciones gracias a una gran campaña electoral y a muchas mentiras del Gobierno de Aznar en los días posteriores al espantoso atentado del 11M en Madrid. Del presidente del Gobierno que ha colocado a la banda terrorista ETA contra las cuerdas, condenada al ostracismo y a la desaparición de forma inexorable, se ha dicho, sin anestesia ni nada, que había traicionado a los muertos de ETA, que era un aliado potencial de la banda terrorista, que iba a entregar Navarra, que se dedicaba a romper España. Se le ha dicho bobo solemne, inútil, chisgarabís, y muchas veces, demasiadas, mentiroso. Sin embargo, nadie le habrá escuchado un insulto en una réplica, nadie habrá podido observarle malos modos o gestos, nadie podrá decir que atacó a los medios de comunicación que cada día lo lapidaban en la plaza pública. Y aunque renuncia a volver a ser presidente por tercera vez, entre otras cosas porque en España nos dedicamos a devorar a nuestros presidentes, a todos, con denuedo y extenuación, le queda un año complicado como presidente, en el que habrá de culminar las reformas emprendidas, esbozar las que han de venir, y consolidar la confianza en nuestra economía que, incluso con los continuos palos en las ruedas que se dedica a poner la oposición, ha vuelto a afianzarse y da muestras cada día más sólidas de que la recuperación está en marcha. Buena suerte, señor presidente.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales