Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Pandemia   ·   Lectura   ·   Criptomonedas   ·   Bitcoin   ·   Colombia   ·   Salud



Sobre la consideración del mundo


Inicio > Filosofía
17/05/2012

1939 Visitas



¿Cuál es mi postura personal ante el mundo? Es quizá un punto muy difícil de definir con gran profundidad y precisión. Sin embargo, en la presente columna trataré de dar un esbozo ante tan gigantesca pregunta que satisfaga los lineamientos marcados por mi instructor y por mi mismo de manera que pueda ser el empuje para que cada quien comente sobre su propuesta.


Para iniciar formalmente con este escrito, quisiera atenerme a eliminar aquellos rasgos que no considero posibles de mantener en una sociedad como la guanajuatense, y no sé en que medida, de la mexicana. Así pues, considero que una actitud de exaltación, si bien es necesaria en cierta medida, al haber sido utilizada tan agresivamente y "hasta el cansancio" merece mucho descredito. Esto ocurre de esta manera, porque si bien el hombre quiere dominar el mundo (en el sentido latino del término Dominus, i=el señor, ese señorío se refiere no a destruir el mismo mundo, sino más bien, a administrarlo correctamente y utilizarlo según nuestra necesidades) debe de hacerlo moderadamente, si esto no ocurre así, los resultados son desastrosos para el mismo hombre y para el mundo, pues bien ahora nos reclama todo el daño hecho a ella, y al no ser autoconsciente en ella misma, proclama su liberación de la esclavitud de la manipulación desconsiderada y no controlada de la misma.

En segundo término, estoy totalmente en contra de la actitud que plantea Schopenhauer ante el mundo de resignación. Esta actitud es muy cobarde por ser muy conformista y mediocre, no se puede esperar con los brazos cruzados y decir “no tiene caso tratar de dominar la tierra”. Si el ser humano tiene la capacidad de inteligencia y de volición no es porque sí, se trata de una necesidad más profunda que no experimenta cualquier otro ser que habita la tierra (al menos hasta donde sabemos); así pues, si tenemos algo (en este caso la parte de los deseos) es para que deseemos, no para que lo guardemos en una caja, la cerremos con llave y aventemos la llave al fondo del mar. Por esta razón su actitud es muy cobarde, consecuentemente, paraliza el actuar humano, no le permite continuar avanzando a través de la linea de la vida, progresando como seres humanos, creciendo en todos los ámbitos de nuestra existencia. Esto es un crimen, y debemos erradicar esa forma de pensar que resulta dañina ante nuestros contemporáneos mexicanos, que de manera muy recurrente vulven a este sistema.

En tercer término, la angustia es otra forma de presentar la resignación, igual de agresiva e igualmente paralizante. Es una indiferencia tan gigantesca la que guia este sistema de pensamiento, desemboca consecuentemente en que nada tiene sentido. Este sistema es aún más peligroso que el anterior, ya que no solo paraliza el actuar humano sino que lo deja exento de cualquier clase de movimiento aún la de los deseos o los pensamientos, nada tiene sentido si todo se va ir a la nada, entonces, ¿para qué esforzarse?, ¿para qué luchar? Mejor hay que exterminarnos los unos contra los otros, pues este sistema nos lleva a la desesperación total y absoluta. ¿Por qué ocurriría esto? La razón es muy simple, si la naturaleza está siempre en movimiento, pues es parte de su misma esencia; y el ser humano es parte de la naturaleza, entonces es necesario que el ser humano también goce de la característica del movimiento y del cambio, así pues, no es justo ir contra la naturaleza propia del hombre de ser mejor día a día y perfeccionarse así mismo.

El último punto que desafío es aquel que denota trascendencia. Éste, también es un verdadero crímen, ya que cuando se mal interpretan algunas religiones hacen que el ser humano se enajene profundamente del mundo presente y en palabras aristotélicas se inventan un mundo suprasensible para explicar este mundo. Así pues, puede generar tristeza algunas de creencias al mirar al mundo como un medio por el cual que pasar para llegar al otro y no con una realidad en sí misma. 

Hechas las aclaraciones precisas sobre los excesos en los planteamientos anteriores, me quedo con una quinta postura, según la cual se designa al mundo como una casa. Sin duda, es cierto que ella nos provee de todo lo necesario y nos permite tener experiencias variadas y de todo tipo, y creo que al menos el mundo se merece que le gratifiquemos por todos los beneficios obtenidos. ¿Cómo se lo retribuiremos? Muy sencillo, permitiendo que continúe evolucionando y cuidándola como bien expresa el término latino domini, de cuidar lo que tenemos. Este particular punto de vista, me parece propio de la época actual, pues ante la destrucción masiva del medio ambiente hoy buscamos promover una actitud de consumo sustentable. 

Probablemente, los seres humanos que vivieron en épocas pasadas sabían de la consecuencia de las acciones, pero no hicieron nada para moderar la actividad humana ante el mundo. Hoy pagamos las consecuencias en nuestra civilización, pero no es para entristecerse o paralizarse como en la resignación o la angustia, es el momento de introducir importantes cambios en nuestra cultura, en nuestro modo de pensar y consecuentemente, en nuestro modo de actuar. Debemos de luchar intensamente por remediar la situación y no proponer la actitud cobarde de crear otros mundos y escaparse de ésta realidad para mejorarla. Eso es lo propio del hombre: el ser responsable con sus actos y proponer soluciones ante estos problemas. Ya que este lugar que llamamos mundo, sin duda, lo aceptemos o no, es parte de nosotros, y nosotros somos parte de ella, el mundo es nuestra casa. 





Etiquetas:   Ecología   ·   Mundo   ·   Paradigma

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20621 publicaciones
5124 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora