Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Poesía   ·   Chile   ·   Novela   ·   Filosofía Social   ·   Constitución



Liderazgo de gigantes y líderes enanos: yo lidero, tú lideras…nosotros expropiamos


Inicio > Economía
11/05/2012


1458 Visitas



Cuenta la historia que al paso del féretro del presidente Abraham Lincoln, llevado sobre un armón (carro de transporte de munición de artillería) y tirado por caballos, una mujer negra le dice a su hijo pequeño: “honra y saluda al hombre que te ha hecho libre”. Ni los grandes líderes nunca mueren, ni el buen liderazgo deja de germinar en nuevos y promisorios valores representados por nuevas generaciones, que siempre recogen el testigo de aquellos precursores.


 

El alcance y dimensión del liderazgo ejercido

El liderazgo no se mide ni en centímetros ni en pies. Pero sí se cuantifica en el impacto que tienen en sus respectivas sociedades, los líderes que lo ejercen. Absurdo sería afirmar que Winston Churchill hubiera ejercido una medida mayor de liderazgo que Rooselvelt. Lo que sí tiene medida –aunque no métrica- es el alcance y la dimensión del liderazgo ejercido. Y es en este punto en dónde se diferencian claramente algunos tipos actuales de liderazgo.

Aunque el liderazgo europeo está de “capa caída”, sigue siendo un referente al que hay que tener muy en cuenta. Los nuevos liderazgos de países emergentes, ocupan el escenario internacional por las bondades de sus logros, aunque con frecuencia ensombrecen sus éxitos con el ejercicio de un liderazgo populista y estrambótico, como es el caso de algunos países de Iberoamérica.

 

El valor nacionalista en Iberoamérica

Lo primero que hay que explicar a los europeos que no llegan a comprender el por qué de determinadas actitudes de algunos líderes americanos, es la ineludible condición nacionalista que subyace en cada ciudadano, no importando sus preferencias políticas. Y este atributo tan autóctono, es el que tratan de cautivar, o mejor dicho, adueñarse, los líderes populistas.

El valor nacional es un principio muy fuerte contra el cual no hay que luchar ni enfrentarse, sino neutralizar, demostrando las bondades de la colaboración en un mundo cada vez más global. El nacionalismo no es malo per se, por ejemplo Brasil es un país con una elevada dosis de nacionalismo; los que abusan del principio nacionalista para cumplir con sus fines políticos sin importar los medios utilizados: estos sí son los auténticos enemigos, tanto de los ciudadanos de los respectivos países a los que empobrecen como a los inversores extranjeros que atacan como expoliadores sin consciencia.

 

Bienvenido capital extranjero y loas a la expropiación

Un planteo de difícil solución: abrir las puertas a la inversión extranjera porque se necesitan capitales y tecnología, mientras se combate a estos capitales y know-how so pretexto de expoliar los recursos naturales que deben estar en manos del país, amén de acusaciones por retirar los beneficios –giro de dividendos- como si fueran actos satánicos y no considerados como actuaciones mercantiles corrientes que además están legislados en todo el orbe. Este es la triste experiencia argentina.

Confundir la pasión con el sentido común –caso del enfrentamiento al que una diputada argentina opuesta a la expropiación de Repsol YPF tuvo que hacer frente en el Parlamento argentino-, es propio de regímenes que basan su poder en la mentira y la manipulación, arguyendo intereses nacionales por encima de las verdaderas conveniencias que representa para un país como Argentina, contar con el respaldo tecnológico y financiero de un grupo como Repsol.

La presidenta Cristina Kirchner primero y el presidente boliviano Evo Morales después, han escenificado un tipo de liderazgo iberoamericano –menos mal que de algunos países solamente-, al que llamo de DESAFÍO EXTREMO, ya que la inversión extranjera nunca puede dormir tranquila, porque una mañana cualquiera, un viceministro de economía como Axel Kicillof, desempolva un discurso de corte académica sobre las funciones del Estado, la inversión pública y el capital extranjero, convirtiendo el valor de las acciones de Repsol que hasta la noche anterior cotizaban en los mercados mundiales a valores razonables en función de su peso industrial, sus reservas y su tecnología, en una caída libre como para ofertar acciones en un mercadillo.

En otras palabras: la trampa de una seguridad jurídica alardeada cuando conviene y pisoteada también cuando al gobierno le interesa, más aún cuando los desequilibrios económicos y sociales internos tientan a controlar una “nueva caja” con fondos importantes y que le viene como anillo al dedo poder gestionar.

O sea que la manía histórica de estatizar no se sabe qué ni cuándo, determina una tipología de liderazgo raquítico de valores institucionales –falta de seriedad de un gobierno que además cuestiona el pago del precio justo de la expropiación- y condena al país al aislacionismo a medio plazo, siendo un auténtico contrasentido para una nación, que como Argentina, pertenece al selecto club del G-20 y que incumple con las reglas mínimas de transparencia y juego limpio.

 

Los patrones comunes del liderazgo

Cuando en los Seminarios de Liderazgo que he impartido en los últimos años, explicaba cuáles son los “Patrones Comunes del Liderazgo” siempre hacía mención a determinados atributos:

- Firmeza en el carácter.

- Políticas de actuación bien definidas.

- Una filosofía para enfrentarse a los desafíos bien marcada.

- Convicciones profundas arraigadas en sólidos principios y valores.

- Sentido de Justicia.

- Una visión privilegiada del mundo.

- Una sensibilidad por el prójimo.

- Una vocación constante por la superación y el aprendizaje.

- Una capacidad de transmisión de conocimientos.

 

Los patrones del liderazgo en el contexto latinoamericano

Si se ponen estos atributos comunes de los líderes en el contexto latinoamericano, empezando por Cristina Kirchner, haciendo una valoración solamente como positiva o negativa, a fin de ser didácticos, quién puede dudar de que para “Firmeza en el carácter” no sea positiva; o para “Políticas de actuación bien definidas”, que también la valoraríamos positivamente y así siguiendo con cada uno de los patrones definidos más arriba, aunque la reprobásemos en algunos, seguramente pasaría el test.

La cuestión no es que no compartan estos mismos patrones que son comunes a los líderes, sino cuál es la concepción que ellos –en este caso la Sra. Kirchner- hace de cuál es su misión en la política y en la vida. De aquí para abajo, cada uno de los patrones que podría ser valorado negativamente en el contexto habitual del liderazgo empresarial e incluso en el político, para estos líderes populistas no son atributos, sino misiones que ellos están llamados a encarnar.

 

El liderazgo de los iluminados y el silencio de los corderos

Ya no es la “visión privilegiada del mundo” sino que “su país tiene el privilegio” de contar con ellos para garantizar un futuro de progreso a todos los ciudadanos. Los iluminados que tienen por misión salvar a su nación, mientras la gran mayoría silenciosa de la población, practican aquello del “silencio de los corderos”, cuyos temores generalmente no son infundados. En otros términos: la desnaturalización de los patrones comunes del liderazgo convertidos en proclamas políticas mayormente carentes de contenido y con frecuencia, manipuladoras de la realidad.

 

El liderazgo de enroque populista

Es por ello que cuando se planteaban con qué armas va a luchar España para enfrentarse a tamaña actuación, impropia de un país en el que se supone prevalece el “estado de derecho”, habida cuenta de los intereses de una cantidad importante de inversiones españolas que tienen que seguir conviviendo en el mercado argentino, si no parten las sanciones y represalias del propio seno de la Comisión Ejecutiva y del Consejo Europeo de la UE, difícil es que una líder como Kirchner se amilane; por el contrario, buscará cualquier excusa –una simple declaración de un miembro del gobierno español- para hacer un enroque nacionalista apelando a aquellos sentimientos de los ciudadanos que no se comprende aquí en Europa si no se ha vivido  del otro lado del charco.

 

El sentido de justicia es la bandera de los buenos líderes

Cuando se hace referencia al “sentido de justicia”, los grandes líderes si algo han tenido en común, es haber depuesto posiciones personales en aras del bien general, cuyo máximo baluarte es la justicia.

La historia nos enseña, que los que más han defendido la justicia y el sentido de justicia, son los que han padecido persecuciones políticas y cárcel por esgrimir una posición política diferente, en contra de los intereses no de la mayoría ciudadana, sino simplemente del régimen.

Este es la triste situación de Argentina, en la cual estando ya en la segunda década del siglo XXI, campean a sus anchas represalias contra los opositores, aunque se disimulen o incluso se oculten.

 

Ganar una batalla no es ganar la guerra

La UE y España deben seguir haciendo gala de la más alta política y diplomacia, buscando reforzar los acuerdos en el marco de MERCOSUR, así como también en otros bloques como Pacto Andino, UNASUR, CECLA, etc. No es demostrar debilidad, sino la única fortaleza que tiene el liderazgo europeo y español para enfrentar a los líderes que como Evo Morales y Cristina Kirchner, definitivamente no comparten los “patrones comunes” del liderazgo con el resto de los líderes mundiales.

El Sun Tzu, “El arte de la Guerra”, dice que el general que gana una batalla es grande, pero el que gana una guerra sin haber librado una batalla, es glorioso.

Cristina Kirchner ha ganado una primera batalla, pero España y la UE terminarán ganando la guerra, porque simplemente los valores que los líderes populistas habitualmente pisotean, son los que los líderes del mundo desarrollado exaltan, es más: son el ADN de su conducta política. Estos son los “líderes gigantes” que trabajan en pos del bienestar general.





Etiquetas:   Economía   ·   Unión Europea   ·   Expropiación

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18854 publicaciones
4745 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora