Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Estados Unidos   ·   Coronavirus   ·   Poesía   ·   Pandemia   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Reseña   ·   Paz Social   ·   Escritores   ·   Protestas



Cáritas con los parados – Sindicatos con las subvenciones


Inicio > Política Nacional
10/05/2012

1348 Visitas



Sin demagogia. Con humildad y en silencio. Con toneladas de generosidad desinteresada. Con el gesto sencillo del altruismo. Con alegría sonriente. Así es como actúan los hombres y las mujeres de Cáritas. Auténticos artífices del amor fraterno. No sólo ponen alma para aplacar las miserias de los necesitados. Hacen mucho más. Les ayudan a mitigar sus penas, consuelan sus desesperanzas, calman sus tormentos, palian sus carencias, animan sus desgracias y, además, les ayudan a encontrar trabajo.






Gracias a Cáritas y a los cientos de personas que cada día la consolidan con su trabajo, varios miles de españoles afectados por los zarpazos de la crisis consiguen saciar el hambre y, en muchos casos, afrontar también parte de las necesidades domésticas y más elementales que tenemos los humanos. Además todo el proceso operativo de atención que presta Cáritas se hace de forma voluntaria, anónima y universal. Para recibir las ayudas que diariamente ofrece en sus saturados comedores, no hace falta cumplimentar solicitudes de admisión ni de amparo, ni hacer declaraciones de pobreza, tampoco hay que demostrar la falta de recursos económicos, ni justificar la situación de precariedad, ni rastrear en los bolsillos para el pago del menú. Nada de esto hace falta. Para ser atendido en Cáritas el único trámite que has de realizar es acudir a uno de sus comedores y esperar turno para comer. Nadie te va a preguntar por tu presencia allí. Tampono si en verdad lo necesitas.

Si ya de por sí es importante la misión que en momentos tan críticos está cumpliendo este organismo de caridad dependiente de la Iglesia Católica, y también por la extensión de ayudas al resto de personas necesitadas, enfermas, o marginadas, tanto en alimentación como en sanidad y educación; Cáritas está haciendo algo más. Pero lo hace en silencio. Sin voces. Sin esparajismos. Sin autobombo.





El pasado año, 80.417 personas acudieron a Cáritas en busca de una oportunidad laboral. Estaban cansadas, desilusionadas y derrotadas de llamar a puertas en demanda de trabajo. Todas estas personas fueron atendidas, orientadas y, muchas de ellas, formadas. Al final un total de 13.148 personas encontraron trabajo gracias a la mediación de esa institución de la Iglesia.





A la vista de este singular dato se puede afirmar con rigurosa rotundidad que la goleada es de escándalo:





Cáritas 13.148 – Sindicatos 0.





Mientras el tinglado sindical, olvidándose de los parados, recibe cientos de millones en subvenciones para el buen vivir, sin dar golpe, de los gestores, Cáritas por el contrario recibe mínimas y raquíticas subvenciones que destina a paliar la hambruna y a procurar trabajo a los parados.





Por eso yo pongo la X en la casilla de la Iglesia.



Etiquetas:   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
20130 publicaciones
5041 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora