Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Tecnología   ·   Poesía   ·   Innovación   ·   Libros   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Periodismo   ·   Música   ·   Naturaleza



Cuando la locura purga entre rejas


Inicio > Ciudadanía
09/05/2012


1464 Visitas



El Sevillano tiene 52 años y es uno de los reclusos del Centro Psiquiátrico penitenciario de Sevilla II.




Siempre con su libreta y lápiz bajo el brazo, apunta todo lo que le gusta y le parece interesante, y por supuesto realiza crónicas completas cual periodista deportivo de todos los partidos de su Betis querido. Goles, faltas, ocasiones de gol, jugadas y por supuesto los fallos arbitrales. Gasta su tiempo yendo a la escuela y al gimnasio. Pero lo que más le apasiona y le evade es la pintura, son horas y horas mezclando colores. Parece como si los altos muros y rejas del centro, de pronto se pudiesen convertir en un prado verde lleno de animales.

Viéndolo así, con su aspecto bonachón, amable, despierto y parlanchín, uno piensa ¿Dónde está la enfermedad? Pero la vida del Sevillano no ha sido precisamente un camino de rosas, las injusticias de la vida le hicieron perder los estribos y hoy, a sus 52 años, se ve ingresado en un Centro Psiquiátrico Penitenciario.



Todos tenemos un referente en la vida, alguien que supone nuestros pies y nuestras manos. Para el Sevillano la pérdida de su esposa hace ocho años, el amor de toda su vida, marcó un antes y un después. Su amor comenzó cuando el Sevillano tenía sólo doce años, todavía recuerda entre risas y nostalgia el día en que con tan temprana edad se armó de valor para pedirle a su suegra la mano de su amada. Fue la primera vez que le temblaron las piernas. Sin embargo, después de años de felicidad su mujer cayó enferma de leucemia, enfermedad que la llevó a estar tres años luchando en la cama de un hospital. El Sevillano estuvo a la cabecera de su cama cada noche. "Incluso dentro de la enfermedad fuimos felices" asegura.



Fue la muerte de su mujer lo que le llevo a perder totalmente los estribos. Se refugió en la afición más simple y ruin de todas: beber. Se convirtió en un alcohólico que mezclaba el alcohol con la medicación para los nervios. El Sevillano era una bomba de relojería hasta perder la noción de la realidad, vivía en otro mundo, pero lo peor de todo era que sentía que le gustaba más que este.

Pero lo peor de todo ello fue que su adicción le llevó a perder a sus dos hijos. La primera que se alejó fue a su hija, "siempre me quedará el dolor de no haber podido ir a su boda" nos cuenta. Respecto a su hijo, siempre pensó que lo veía como un “padre cheque”, el padre que viene, paga y se va. Él pensaba que dándole todo hacía lo correcto, pero no se daba cuenta de que le faltaba lo más importante, su padre. De todo ello se dio cuenta cuando perdió la libertad. Tras dos años en el Centro Psiquiátrico Penitenciario de Sevilla II como preventivo a la espera de juicio y sin poder visitar a su familia, siente que su meta para luchar día a día es volver a recuperarles, su sueño es volver a abrazar a sus hijos, lo más importante de su vida.

Por ello, día a día pelea por superar su alcoholismo y para ello ha tomado una decisión límite. Aunque desde que llegó al centro no ha vuelto a probar el alcohol siente que hay siempre una posibilidad de recaer. Ante eso acordó con su psiquiatra tomar “Antabuse”, una medicación muy fuerte y peligrosa. Si prueba el alcohol puede sufrir  un infarto. Para él, es una forma de obligarse a no poder caer en una sola debilidad.

Hoy por hoy, está contento, mantiene la esperanza y las ganas de vivir. Para él la experiencia dentro del centro es muy positiva pues es fundamental en su recuperación y puesta a punto para volverse a reinsertar en la sociedad.

Además, cuenta con algo que nunca le abandona, cada noche suele buscar las estrellas, sabe que en una de ellas se encuentra su mujer, en la que sigue sin poder dejar de pensar, a la que recuerda como si el pasado fuese ayer. Elle le espera y le da fuerzas para salir adelante.





Etiquetas:   Relato Breve   ·   Alcoholismo   ·   Rehabilitación

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
19028 publicaciones
4772 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora