Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   5G   ·   Tecnología   ·   Libros   ·   Novela   ·   Cristina Fernandez de Kirchner   ·   Inflación   ·   Crisis Económica



Realidad virtual y ciberespacio


Inicio > Informática
08/05/2012

4563 Visitas



Definimos como realidad virtual a un sistema informático que genera representaciones de la realidad sin ningún soporte físico. Se trata de una simulación que desconecta los sentidos de la realidad real.


Ahora los científicos pueden alcanzar horizontes como estar dentro de una molécula, en medio de un huracán o en una lejana galaxia. En campos como la medicina y la economía permiten la realización de intervenciones quirúrgicas de ensayo o la exploración de un sistema económico para entender las complejidades de sus componentes. Los astronautas pueden volar a un planeta lejano o los arquitectos anticipar errores de diseño o la industria automovilística probar modelos electrónicos. En fin, se crean lugares con cualidades diferentes a las del mundo real y se exploran lugares y cosas inaccesibles.

En el mundo de las comunicaciones en redes emerge una sociedad virtual al lado de una real. Su territorio es el cibespacio. Aparecen, así, nuevas disciplinas como la ciberantropología dedicada al estudio de las nuevas identidades sociales que emergen y a la lógica de sus interacciones con la sociedad real. Los efectos son globales al reducir notablemente el viejo espacio Estado-nación como base territorial. Ha surgió una nueva identidad, los netizens o ciudadanos de la red.

Es obvio que esa sociedad virtual es intangible pues sólo la integran bits de información, pero sus efectos sobre la sociedad real son tangibles. El ciberespacio ha cambiado, por supuesto, las viejas nociones elementales de espacio y tiempo. La realidad virtual ha creado el ciberespacio uno referido al uso de la computadora y a otros elementos coordinados por ella que nos dan una simulación dinámica que nos dan acceso a mundos aparentemente reales.

Cuando hablamos de realidad virtual aparentemente estamos enfrentando dos términos opuesto. Si lo real es lo que tiene verdadera existencia y lo virtual es lo opuesto a efectivo o real estamos frente a un concepto paradójico. Viene a ser, entonces, un conjunto de informaciones destinado a los sentidos para sustituir la percepción espacio-temporal real del sujeto y colocarlo en un sitio donde cree estar pero no está y donde se concede lo que no es. Al producirse la alteración de los estados perceptivos construyen una realidad distinta, un espacio que no crea acciones, tan sólo posibilidades, tan sólo su posibilidad.

En la realidad virtual el ser está inmerso en imágenes simuladas a las que trata igual que a las cosas, las toca o las desplaza. La realidad real y la realidad virtual se hacen así cada vez más indiscernibles. La realidad real nos ofrece sumisión, mientras la realidad virtual ha sido programadam no hay sumisión sino eficacia de la voluntad lo que conlleva plantear que asistimos a una nueva forma de voluntarismo, el tecnológico. Esto es, disponemos de una forma distinta de acceder al mundo, o para decirlo redundantemente, disponemos de otra realidad. De allí que se plantee que será más difícil cada día distinguir la una de la otra porque lo simulado formará parte del mundo real. Las consecuencias serán profundas.

Podrá llamarse evasión, podrá ser mejor la búsqueda de seres simulados u obtener mayor placer en el sexo virtual, algo que podríamos llamar desrealización del mundo.

Así, se apuesta hoy a una fusión de límites entre lo real y lo virtual mediante una cibercepción otorgada por el cibespacio ya que las redes telemáticas pasan a formar parte de nuestro aparato sensor. Esto es, tenemos ahora una facultad postbiológica que permite la interconexión de muchos.

Serán evidentes, lo son ya, los cambios en las relaciones humanas pues se encontrarán  inéditas formas de interacción o en la identidad, pues se pueden generar mundos ajenos al contexto cotidiano; las formas colectivas de conseguir un objetivo sufren variaciones profundas; en el trabajo, en el entretenimiento y el turismo; en la reconstrucción de la experiencia y en el aprendizaje.

El ciberespacio no tiene existencia física. Algunos sostienen que nació en el momento en que se inventó el teléfono y en esos orígenes habría sido el lugar entre los teléfonos. El término como tal fue creado en 1982 por William Gibson en su novela Neuromante.

El ciberespacio es el conjunto de informaciones codificadas binariamente que transita en circuitos digitales y redes de transmisión. Así dicho, es percibido a diario por millones de seres humanos que cambian hacia la intercepción de lo real y de lo virtual y se modifican.

Internet no es el ciberespacio. Está en él. La web se hace virtual en relación a un gran libro impreso o a una epístola. Se hace tal en virtud de su estructura hipertextual caracterizada por la flexibilidad. Cuando el cibernauta escoge unas páginas o hace clic sobre un link está organizando de manera tal que genera textos diferentes y, al igual que en lo virtual, queda un texto después del acto. La interactividad de Internet –signo virtual- reactualiza en el hipertexto de maneras múltiples.

La web, además, al crear una nueva estructura actual, cambia de computadora a computadora y de lector a lector. Por lo demás, el elemento de la multimedialidad –al sumar sonido, fotos, videos- convierte la escritura en algo diferente, en un hipertexto.

En la comunicación tradicional había un emisor, un mensaje y un destinatario. En la web el emisor está virtualizado, ha adquirido la capacidad de aparecer en cualquier parte y de tomar cualquier posición. Emite un mensaje que puede llegar a miles de personas ya no relacionadas con un lugar determinado y genera actualizaciones diferentes. La virtualización del mensaje es como el efecto del hipertexto sobre el texto. Pero en la web se recurre a juegos o se chatea en una virtualización constante del espacio generando identidades actuales que mantienen la virtualidad en constante movimiento.

De manera que Internet tiene numerosos aspectos de lo virtual, pero no lo es en su conjunto, aunque tenga una desterritoralización. Lo que hay que resaltar es que la materialidad de lo virtual es diferente a la materialidad de lo actual. La primera es múltiple, la segunda unívoca. Con estos medios tipo Internet la virtualización alcanza nuevos niveles.

En la World Wide Web estamos frente a una pantalla plana homogeneizada, muy distinto caso al de moverse por una ciudad, para recordar a Virilio en sus preocupaciones sobre la desaparición del asiento urbano. Lo que vemos en la pantalla son traducciones para el medio que bien pueden ser reproducidas en otros planos estáticos, como cuando ordenamos a la computadora la función de imprimir o de grabar y archivar en el caso de las imágenes. Cada acción es un movimiento del ciberespacio para quien está conectado, aparte de que el usuario no puede prever las fronteras entre diferentes agrupamientos de información, sólo sabe que hizo el movimiento pero no sabe en qué sentido o dirección, simplemente experimenta la multidimensionalidad de ese espacio informacional que está en la memoria de la experiencia de la navegación.

No en vano, Internet ha pasado a ser un aliado imprescindible de los intentos de superar la realidad política en esta primera década del siglo XXI.





Etiquetas:   Internet   ·   Inteligencia Artificial

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18424 publicaciones
4672 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora