Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Libros   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Reseña   ·   Sociedad   ·   Filosofía Social   ·   Foro Económico Mundial   ·   Planeta Tierra   ·   Economía Azul



Mundos opuestos


Inicio > Ciudadanía
05/05/2012

1267 Visitas



Si hay un producto televisivo que capta mágicamente la atención, son los reality. Casi comprensible. Se trata de gente común y corriente, que vive – o pretende vivir – lo que vive el ciudadano de a pié, o sea quien está frente al televisor. Se viven ahí lo que cualquiera podría vivir, o le gustaría vivir. El efecto cuasiadictivo se genera automáticamente. La curiosidad es el motor que mantiene atento a cada movimiento o gesto de los participantes ¿Qué hubiese hecho yo en esa situación? Los sentimientos se simplifican: odio, aprecio, rechazo, simpatía. No hay matices. No pueden haberlos sino, el proyecto fracasa.


Este verano, un canal le puso el cascabel al gato con un proyecto curioso: 22 participantes - 10 conocidos y 12 novatos – se aislaron en un recinto para vivir dos realidades paralelas pero contrapuestas. En simple: dos grupos, uno viviendo “la vida del futuro” y el otro “la vida del pasado”.Los dos mundos separados por un muro de vidrio, donde ambos grupos pueden ver las acciones del otro. Cada cierta tiempo los participantes se juntan en un patio común – el “presente”. Los participantes compiten en diversas pruebas para determinar qué grupo vivirá en el pasado y cuál en el presente, y determinar quiénes serán eliminados de la competencia.

Pero la realidad no es así. Aunque muchos sueñan despiertos pensando en que, al cruzar el umbral de una puerta, se encontrarán en ese otro mundo que alimentan en su imaginación. No hay mayor competencia que contra uno mismo. Y por lo demás, la vida no es una “compentencia”, en que unos tengan que vencer a otros. La realidad, para abordarla bien y con éxito, supone integrar al otro, hacerlo participe de mis éxitos.

Y en eso, la fantasía de un reality nunca logrará captar “la realidad” tal cual es. Porque la vida mejor vivida, es aquella en que no hay ganadores y perdedores, sino aquella donde todos ganan. Y eso no solo es posible, sino necesario para una vida realmente humana.

Pero nos hemos mal acostumbrado. Una concepción mercantilista de la realidad nos lleva a pensar que el otro no es partner, compañero o amigo, sino competencia, enemigo o adversario. Como en los reality, en que para sobrevivir, otro debe perder. Pero finalmente pierden todos. Porque, cuando ganar es ganar a costa del otro, es lo mismo que fracasar.

El mejor reality es el de la vida real, sin maquillajes ni posturas para la tele. Y será siempre el más apasionante. Y lo será tanto más, cuanto estamos pendientes de tender una mano al otro; a quien tenemos a nuestro lado. Viva su propio reality.



Hugo Tagle

@hugotagle





Etiquetas:   Reality Show

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18838 publicaciones
4741 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora