Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Alimentación   ·   Alimentos   ·   Nutrición   ·   Lectura   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Poesía   ·   Innovación



24 seguidores

Mecanismos de defensa; Protegerse del dolor


Inicio > Psicología
04/05/2012


5887 Visitas



“no hay mayor defensa que un buen ataque” – dicen y sí, muchas veces y de manera muy inconsciente es nuestra manera de protegernos ante las críticas, ante lo que no nos gusta de nosotros y atribuimos a los demás. Es una manera de defenderse para reducir las consecuencias estresantes que nos produce una amenaza. En definitiva; cuando nos sentimos atacados, vulnerados o afectados por una situación “dolorosa” solemos responder con otro ataque. Este ataque  (defensa) toma diferentes formas y tiene como objetivo mantener nuestro equilibrio interno.


En cuanto a términos psicoanalíticos se refiere podemos hablar de “los mecanismos de defensa” para explicar de qué modo inconsciente nos protegemos del “dolor” ajeno. A groso modo decir que fue Freud quien habló del término “defensa” por primera vez en  1894, en su obra; “las neurosis de defensa”  y juntamente con trabajos posteriores postuló las luchas en las que se encuentra sometido el “yo” contra los ataques. Otros autores y siguiendo esta misma línea han “dado fe” de este modo de reacción pero ¿qué son exactamente? ¿Cómo actúan? ¿Cuántos tipos hay?

Resulta complejo empezar a hablar de “mecanismos de defensa” sin antes hacer un poco de historia y repasar algunos conceptos claves para entender bien su significado. Muy resumidamente decir; que es el “yo” la parte de la personalidad encargada de manejar los conflictos entre el “superyó” (normas y moral) y el “ello” (deseo y pulsiones). Ante esos intentos de “reconciliación” surgen los mecanismos de defensa como modo de autodefensa.

Principales mecanismos de defensa

  • Negación; se da por un bloqueo ante situaciones externas. De alguna manera hay una ansiedad tan intensa ante algo que nos duele, que la conciencia no puede aceptar lo que sucede de modo que se traduce en negación. Como ejemplos podemos tomar diferentes sucesos de índole muy diversa (“niego que fumar sea malo, por lo tanto no le pongo conciencia y sigo fumando”, niego que un suceso que me duele ha sucedido porque de esta manera no lo hago presente y me así alivia”)

  • Represión; para Freud quizás el más importante. Ana Freud lo llamó también “olvido motivado”. Se refiere a la imposibilidad de recordar una situación estresante o muy dolorosa. Al querer olvidarla puede quedar reprimida y de esta manera “olvidada”. Del mismo modo que la Negación, los ejemplos toman diferentes formas (“no quiero recordar la vergüenza que pase la semana pasada, así que lo reprimo sin pensar en ello” Por otra parte puede darse por;“un acto traumático tan doloroso que olvido y del mismo modo reprimo”



  • Proyección; este es el mecanismo por el cual un individuo atribuye a otro sus propios deseos porque para él mismo son inaceptables y de este modo los oculta. (“un individuo cree ver hostilidad hacia alguien cuando hay por ejemplo un odio a si mismo o los defectos que no soporta de él los proyecta en otros como si fueran del otro a quien pertenecen”).



  • Racionalización; aquí el sujeto reduce la ansiedad buscando una explicación racional a una situación inaceptable ( “he suspendido por culpa del profesor”).

  • Intelectualización;  tomo distancia de las amenazas con actitudes frías y distantes. (“si me enamoro de ti y tú no de mi, busco la manera de verte mal y crear distancia”).



  • Forma reactiva; uno se protege de algo inaceptable poniendo énfasis en lo opuesto ( “tengo celos de ti pero lo disimulo mostrándote afecto”).



  • Regresión; ante la dificultad de aceptar una amenaza u hostilidad se vuelve a conductas regresivas de la infancia. ( “un niño que vuelve a “chuparse el dedo” tras haberlo dejado hace años” “necesitar llevar un amuleto encima  que fue significativo en nuestra infancia”).



  • Desplazamiento; desplazamos la atención del estímulo doloroso hacia otro. (“si me peleo con mi jefe e interiorizo hostilidad, descargo mi agresividad con otras personas; pareja, familia…”).



  • Sublimación; es una manera sutil de responder ante un ataque doloroso. ( “Ante la mala nota de un profesor, escribo una carta en el periódico hablando de la mala política en educación”).



  • Introyección o Identificación; se cogen características de una persona como si fueran de uno mismo, de esta manera se  resuelven algunas dificultades emocionales. (“un niño que pasa muchas horas solo, se convierte en papá de sus muñecos, para así reducir el miedo”).

Bibliografía

El Yo y los mecanismos de defensa. Ana Freud. (1980) Paidós





Etiquetas:   Psicología   ·   Dolor

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

5 comentarios  Deja tu comentario


María Angélica Rivera Baeza, Enfermería Perfecto Nuria, muchas gracias por tu explicación.

Mi área no está vinculada a la psicología, pero lo cierto es que a todos nos viene muy bien enterarnos de este tipo de cosas, ya que son cosas a las cuales estamos ineludiblemente sometidos.

Un vez escuchaba alguien que decía que nosotros (los humanos) gastamos mucho tiempo entendiendo el funcionamiento de las cosas que nos rodean (automóvil, nuestra casa, televisión, clima, etc) pero muy poco en atender el funcionamiento de nuestro cuerpo.
Saludos. Y gracias por compartir tus artículos.



Núria Costa, Psicología Marse muchas gracias guapa. Es un placer compartir y agradezco mucho tu apoyo.


Marse Sobrino, Artes Me ha encantado este tema Nuria, ayuda a entender muchas cosas en la vida, cosas que nos pasan o que pasan a otros, gracias por haberlo compartido, me encanta seguirte.


Núria Costa, Psicología Hola María Angélica

En primer lugar, gracias por el comentario. Respecto a lo que preguntas, sí decir que los mecanismos de defensa son inconscientes y salen para resolver conflictos entre las "normas" (superyo) y las pulsiones y deseos (ello)de nuestra psique. ¿Darnos cuenta? si uno es capaz de hacer conscientes ciertas conductas de si mismo puede reparar en ellas pero como mecanismo surge de modo inconsciente. Dices que que una conducta repetitiva puede generar afectos adversos y alejar a la persona de la realidad, yo pienso que son cosas distintas. En este sentido y siguiendo la línea psicoanalitica, la defensa tendría la función de mantener un equilibrio interno para poder soportar ciertas formas de dolor. Pensemos por ejemplo en la negación que actua como una forma de alivio en ciertas situaciones aunque la realidad sea distinta. Hasta ahí bien, lo patologico sería vivir siempre en una negación constante fuera del sí mismo o de la realidad. Hay que separar el concepto de mecanismo de defensa a un modo de ser u estar.
No sé si te he respondido,espero haberlo hecho.
Muchas gracias y Saludos!
Núria


María Angélica Rivera Baeza, Enfermería Hola Nuria, un comentario/pregunta a este muy buen artículo.

Se desprende del texto que esta actividad mental llamada “mecanismo de defensa” cumple un fin benévolo para con nuestra psicología, permitiendo superar cuadros de baja autoestima o situaciones adversa.
Sin embargo, creo también importante alertar que una conducta repetitiva puede generar efectos adversos a la persona en cuanto a alejarla de la realidad.

¿Mi pregunta es si nosotros mismos (digamos, sin la presencia de un tercero) podemos darnos cuenta cuando hemos sobrepasado del beneficio al perjuicio en el uso de este mecanismo?





Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22655 publicaciones
5344 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora