Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Filosofía   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Filosofía Social   ·   Biología   ·   Ciencias   ·   Género   ·   Feminismo



Un país de buena gente...


Inicio > Política Nacional
01/05/2012


1489 Visitas



Esta semana pasada hubo en Buenos Aires dos demostraciones de poder real. Poder político, poder sindical y poder económico. Uno fue el 26 de abril en Parque Roca, el otro el 27 en el estadio de Vélez. 




El  acto de Moyano mostró alguna unidad sindical, que por estos días  se proclama desde distintos sectores, para los medios corporativos y el periodismo crítico del gobierno, los conceptos fueron duros y para los medios oficialistas  y los periodistas Militantes, fueron especulativos y hasta extorsivos. El acto de la presidenta en cambio, ante tanta gesta nacionalista por el tema de YPF, pero a la vez, por tantos conflictos actuales sin resolver y de los que es responsable, prefirió hacer un balance de los nueve años de gestión y conmemorar aquel 27 de abril de 2003 día en que Néstor Kirchner perdió en primera vuelta con Carlos Menen y este abandonó el balotaje, dejándolo  como el presidente electo con menos votos de la historia. Difícilmente alguien del común de la sociedad  llegue a pensar  , me refiero a aquellos que no integran el mundo sindical - o deben responder a sus convocatorias- y que tampoco son parte de alguna agrupación política - social del oficialismo; que en esos actos, hubo convicciones o espontaneidad. Quizá en las primeras líneas, en los militantes sindicales , sociales y políticos, pero en  las "multitudes" no. Esas son invitadas, presionadas, y  llevadas. 

No  puedo imaginar ninguno de los dos actos, con esa convocatoria, si hubieran sido el martes 1 de mayo. Por eso pregunto ¿para qué esas muestras de poder artificial? ¿ a quién quieren convencer de su convocatoria? Estas son preguntas antiguas, hace mucho que  sucede y hace más, que la sociedad consume este tipo de muestras de poder. Pero, ¿las cree?  ¿Qué cree la sociedad? Soy parte de ella, pero no la represento y por eso lo cuestiono.

La Presidenta se preguntó - retoricamente- en su discurso, "quien pensaba en ese momento qué..."   pero relataba un cuadro de situación, que en parte, era anterior a la asunción de Néstor Kirchner, es curioso ver, como su  discurso hace un viaje sin escalas, de la actualidad al terror del crac de 2001, cuando en realidad en medio hubo: cinco presidentes, un default, una pesificación asimétrica y todo el trabajo sucio, previo, de Duhalde.  

Nadie puede decir-  ni los más críticos- que la presidenta no dice la verdad, cuando enumera los logros de su gobierno y el de su esposo. El tema es que muchos de esos logros, necesitaron de grandes consensos políticos y sociales y ella los hace unipersonales. Por otra parte, en igual grado, omite deliberadamente todos los hechos cuestionables de ese mismo período, incluso aquellos del pasado reciente, del que debería hacer alguna auto- crítica y dar alguna explicación. Esto lo digo, porque el concepto de su acto, fue a modo de balance, si hace balance, que hable del "debe".

 Justamente en el debe, es donde están las falacias del modelo, más allá de reconocer logros. Por ejemplo las Leyes que permitieron derogar  las de  impunidad, en realidad comenzaron en la Justicia, con el Juez Garzón, en España  y aquí también en la justicia, con el Juez Cavallo ,  que ya en 2001 había declarado su inconstitucionalidad en el "Fallo Poblete". Néstor Kirchner lo que hizo- además del símbolo de hacer bajar los cuadros de los genocidas- fue apoyar con voluntad política y gestión. Así como también apoyó el Congreso en pleno. Por eso la Presidenta debería saber, que lejos de simbolismos comunicacionales, muchos pensábamos en 2001 en que los Crímenes de Lesa Humanidad, se "volverían a juzgar" y esta vez a todos. 

En cuanto a las privatizadas y las corporaciones económicas, Néstor Kirchner fue un presidente totalmente coherente y consecuente con el cuadro  de situación heredado. Mantuvo una continuidad con su antecesor  Eduardo Duhalde, salvando el desfase dólar- peso que había producido la devaluación y la pesificación. Muy lejos de enfrentarse a los grupos económicos   nacionales e internacionales, los apoyó,  hasta con aprobaciones de leyes  que los beneficiaron (Ley Clarín por ejemplo) .

Nunca puso en duda las privatizaciones, pero si tuvo que asistir a las que se caían y por otra parte subsidiar los servicios y explotaciones, para que estás se mantuvieran con costos y tarifas congeladas. El recurso de emergencia, se convirtió en una constante y los subsidios se multiplicaron varias veces hasta la actualidad. Aquel argumento de Menen -Dromi  de que se privatizaban los Ferrocarriles "porque perdían 1 millón   al día (pesos- dólares)"  quedó totalmente disminuido al lado de los subsidios que recibieron - y hoy reciben- las distintas líneas de trenes privadas. Entre ellas TBA que fue por lejos la que más recibió y que su desidia y falta de inversiones, provocaron el peor accidente ferroviario de la historia "la masacre de Once".  

Con respecto a lo comunicacional del discurso de la presidenta, queda muy bien ver la presidencia de su esposo y la propia, como un modelo, casi como una gesta. Pero su presidencia y sus medidas, poco tuvieron que ver con las de Néstor Kirchner. "Profundizar el Modelo" es la respuesta oficialista, pero si fuera así, no  se entienden todas las medidas que siguieron. De 2003 a 2007 las AFJP  estuvieron obligadas, al igual que con Cavallo, a comprar títulos y bonos del Estado con el dinero de  sus aportantes; nunca se habló de Jubilación de reparto compulsiva, ya que hasta dio la opción de pasarse si los aportantes lo querían. Pero además  a las administradoras, entre ellas de bancos oficiales, también les hicieron comprar "acciones privadas" como las de Grupo Clarín que siempre recuerda Víctor Hugo y solo culpa a Clarín y no a  Massa y Boudou que en ese entonces estaban en  Anses, a Marcó del Pont en Banco Nación y al mismo Kirchner que como presidente lo conocía (entre otros de la actualidad). ¿Qué hizo luego que las estatizaran? ¿Además de los 2,5 millones de jubilados sin aportes, que otro beneficio tuvieron los jubilados? ¿Se pueden comparar las dos actualizaciones anuales, con el 82% móvil por Ley? ¿ Y a los cientos de miles de juicios que se apelan desde el Estado y hoy al 77% de jubilados cobrando la mínima, porqué también no los mencionó, porque no le dio alguna respuesta a esas personas que lo que no tienen es tiempo?

Los discursos, en particular los de Cristina Kirchner, siempre son emotivos, sentidos y es imposible no identificarse con  ellos, pero aveces es más lo que omiten que lo que declaman. El Modelo se sostiene en su comunicación, sobre valores que muy pocos, por no decir nadie, puede no compartir. ¿Quién se puede oponer a que los recursos estratégicos estén controlados por el Estado? ¿ A luchar contra la concentración económica y buscar más redistribución de la renta? ¿ A apoyar con planes sociales a la niñez vulnerable y a sus madres? ¿A que se escuchen todas la voces en los medios de comunicación? ¿A que todas las regiones del país estén conectadas vía aérea? ¿A que el transporte, servicios y energía sea accesible a todos? Pero cada una de estás acciones del gobierno, que luego se convirtieron en leyes ,  para  lograr estos derechos y beneficios,  tuvieron como co-relato, el beneficio a grupos económicos y empresarios de su entorno. 

El hoy "famoso"  Eskenazi  , famoso  por la coyuntura de la nacionalización de YPF, es el emergente de una larga lista de empresarios, que detrás de cada acción, cada subsidio o cada ley, se beneficiaron enormemente y ese beneficio no se trasladó a los servicios que le llegaron a la sociedad.  La Oficina de la Competencia y Antimonopólica, nada cuestionó con respecto a la compra de Telefónica, al Grupo TI, ahí aparece otro empresario del entorno del gobierno:Wertheim  que fue el beneficiado a tal punto de tener el control accionario (al menos eso figura en Argentina) y precios sin ningún control en la telefonía celular e internet , a diferencia de otras tarifas de servicios que estaban congeladas. Otro empresario menos mencionado, pero que desde la prensa seguimos sus movimientos con el gobierno, es Bulgheroni que quizá sea otro de los ganadores de esta nacionalización del petróleo. 

Los Fondos Jubilatorios estatizados, además, de para cubrir las urgencias de caja del Gobierno, sirvieron para dar liquidez a una larga lista de empresas, muchas de ellas de capitales multinacionales y con intereses sobre los montos, menores a la inflación (real). Aerolíneas si bien sigue uniendo esos puntos no rentables y alejados del país (que se podrían haber subsidiado a un privado) fueron el bastión de la Juventud sindical en momentos de buenas relaciones, con Mariano Recalde a la cabeza y de La Cámpora.  La ley de Medios , que lejos de permitir  "todas las voces"les dio lugar,  a las que hablan bien del Gobierno, pero además de este monopolio comunicacional (aunque no sea el de mayor raiting y tirada), también le produjo importantes ganancias a  empresarios como: Gvirtz,   Szpolsky ,Electroingenieria,  Hadad en su momento, e íntimos del gobierno en Santa Cruz como Rudy Ulloa (que ahora sin pauta oficial se cae su diario). Pero  hoy además se permite su evidente violación, con la compra que hizo otro íntimo  Cristobal López, (dueño de casinos y juegos de azar, recolección de residuos, Obra Pública y petrolero) , del Grupo de Medios de Hadad (C5N, Infobae, Radio 10 entre otros)

Imposible resumir las investigaciones, notas y columnas de opinión, bien fundamentadas, que  se desprenden de algunos de los "logros" que la presidenta mostró en su discurso. Pero todo este trabajo periodístico de años y de excelentes profesionales, es reducido a la consigna "Clarín Miente" como si todos fueran Clarín, todos mintieran y por otra parte tuvieran tanta imaginación para elaborar- y con unanimidad - todas estás historias. Historias en "letras de molde" para el gobierno, que convenientemente elige a la prensa como opositores, para llevarnos al nivel de la política y sus intereses.

Tratamos de reflejar la realidad, esa realidad que se vio en el discurso de Moyano. Discurso que evidenció muchas de las problemáticas de  los trabajadores, pero que el año anterior, cuando en el estadio, el escenario y en el atril, estaba junto a la Presidenta  deliberadamente la omitió. 

¿Cuándo dijo la verdad Moyano, hoy que reclama por los trabajadores o el año pasado que decía ser consecuente con el Modelo? 

Aveces la verdad emerge sola, estamos sometidos y ambos actos lo desnudaron, a los más exacerbados personalismos. 

La presidenta muestra el pasado- con su visión- y sus logros, sin responder a ninguno de los cuestionamientos y sin marcar ninguna referencia del presente o del futuro (salvo lo que ya sabemos que La Cámpora es la que sigue "...los jóvenes son los custodios del modelo...") Moyano reclama, porque hoy debe defender su lugar en la CGT, porque lo dejaron afuera del armado político, porque desafía con sus causas judiciales, la complicidad de los funcionarios y porque pretende un futuro político que el kirchnerismo le negó.  

Ninguno de los dos habló para la gente,  para los trabajadores, que estaban afuera de esos estadios. Así como ninguno de los dos tampoco, se atrevió a La Plaza de Mayo- ni a ninguna otra- no pudieron concientizar, que lejos de ese sub- mundo de fantasía política que les daba esa multitud, a la gente le pasan otras cosas  y necesitan de otras respuestas. 

La Tragedia de Once, necesita de la dignidad de todos los actores involucrados, por el profundo dolor que causó. El subte necesita de la responsabilidad de ambos Gobiernos. La inflación necesita de medidas reales y basta de "Cualquier cosa para todos". El caso Boudou de seriedad y de ningún ocultamiento (Que se resuelva en la Justicia y no en Boca Juniors). Los trabajadores que se reciban sus reclamos, al igual que los Jubilados. Los Ferrocarriles que se termine con los negocios políticos y sindicales. Los medios que tengan los mismos derechos, sean críticos o no.

La comunicación y el ejercicio de la democracia, no parecen correr  por los mismos caminos. La presidenta  sin cuestionamientos serios de Moyano,  ganó con el 54% del electorado, sin embargo todos los programas y comunicadores  que defienden al gobierno o que al menos omiten críticas, son los menos consumidos por la sociedad. Los medios críticos, los corporativos y los independientes, son  los que más llegan a la sociedad. 

Por eso nadie puede decir que no sabía, que los medios no lo decían. Es verdad también que las alternativas opositoras no abundan, que reclamar no es sencillo y que todos tenemos urgencias y obligaciones. 

Quizá sea como dice el eslogan oficial "Argentina...un país de buena gente" 

Así somos.



Etiquetas:   Política   ·   Sociedad

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18571 publicaciones
4703 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora