Wikileaks en el Perú



Las notas oficiales secretas de funcionarios de la Embajada de EEUU a su Cancillería, publicadas por Wikileaks, muestran cosas importantes y muy preocupantes para el país.

.
 

En primer lugar, las íntimas conexiones entre las embajadas de países que tienen empresas con fuertes inversiones en el Perú y esas empresas para incidir, influir o presionar al gobierno peruano a favorecer sus intereses o adoptar políticas que ellas tienen interés en imponer.

 

Queda claro que las empresas mineras, por ejemplo, coordinan con los embajadores de sus países de origen para presionar o simplemente comprar a ciertos funcionarios y golpear a organizaciones y personas del mundo popular (comunidades, ronderos, maestros, religiosos) que critican o rechazan sus proyectos por razones medioambientales, en defensa de su actividad agropecuaria o del uso del agua, exigiendo el derecho a la consulta previa, etc. Igualmente a ONG e instituciones de la sociedad civil que sustentan las demandas de esos sectores populares o sociales. Los documentos publicados por Wikileaks son evidentes.

 

Por ejemplo, en el cable 38881 publicado en la web de Wikileaks -dice el diario Colatino- dan cuenta que el 11 de agosto de 2005 se reunieron nada menos que los embajadores de Estados Unidos y Canadá en el Perú, el cónsul australiano y el responsable de inversiones y comercio británico con representantes de Newmont, BHP Billiton, Barrick Gold y otras mineras de esos países que operan en el Perú.

 

La agenda fue clarísima: ponerse de acuerdo en cómo desarticular la acción de organizaciones populares, gremios y ONG críticas a ciertas actividades mineras. Lo dice el embajador estadounidense, James Curtis Struble en un informe del 19 de agosto 2005. Aparte de buscar incidir en el gobierno para obligar a rotar maestros o sacerdotes para que no incidan en los temas mineros –en provocadora intervención en asuntos internos- que los documentos publicados en Wikileaks evidencian, buscan desprestigiar y golpear a ONG como Amigos de la Tierra u Oxfam America que tienen sede en sus propios países.

 

Si vemos lo ocurrido después de la reunión, se desarrollaron una serie secuencial de acciones intimidatorias y agresiones contra las comunidades, ronderos, sacerdotes, profesores y ONG vinculadas a la lucha medio-ambientalista. Hubo, sin duda, resultados.

 

Y claro, el entonces ministro PPK es mencionado como un personaje de confianza de las transnacionales y las embajadas para estos planes.

 

¿Cómo olvidar que el entonces Ministro de Toledo fue un acerrimo defensor de los llamados Contratos de estabilidad Tributaria y facilitó reinversiones de ganancias liberadas de impuestos a grandes empresas mineras a enormes costos para el país? Tales son los casos de Yanacocha (que dejó de pagar $56.9 millones de dólares) en Cajamarca y Cerro Verde en Arequipa (que dejó de pagar cerca de $240 millones de dólares de impuesto a la renta)? ¿Cómo olvidar su defensa a quienes se favorecieron del ilegal y nulo DS120-94-EF dado por Camet y Fujimori que les permitió a empresas como la minera al Barrick revaluar sus activos en el papel para luego deducirlos de su pago de impuesto a la renta por US $140 millones que no pagaron al estado? ¿Sus presiones sobre SUNAT y el Tribunal Fiscal para que no actúen en defensa de los intereses nacionales? Esta fue la conducta en la época a que se refieren los documentos de Wikileaks del hoy candidato presidencial PPK, entonces ministro de confianza de las empresas y embajadas mencionadas.

 

Una nota en Internet del diario Colatino, anuncia que podrían filtrarse pronto informes sobre las reuniones de otras trasnacionales como Pacific Rim (Canadá) y Commerce Group con gente de la embajada de EEUU y Canadá. La Mesa Nacional frente a la Minería Metálica recibió una carta de la embajadora canadiense el 2010 a favor de la empresa Pacific Rim. Los EEUU intervinieron a su favor al facilitarle presentar como sede el Estado de Nevada de los EEUU y poder usar los mecanismos del TLC con EEUU.

 

Cabe recordar, sin embargo, que ya hubo un antecedente conocido de lobbismo ejercido por embajadores de países con empresas inversionistas en el Perú. El caso fue respecto a la posesión de acciones de la minera Yanacocha. El embajador francés de la época tuvo que intervenir en el conflicto suscitado entre la firma estadounidense Newmont y la francesa BRMG, entregando una carta del presidente de Francia en la que abordaba el tema. Fue inútil, ganó la Newmont por tener el “padrino” más influyente de todos: Vladimiro Montesinos, socio deFujimori.

 

La segunda cosa que nos dejan claro los documentos de Wikileaks, aunque no esté expresamente señalado, es que las reuniones van seguidas de acciones implementadas por empresas de seguridad privadas, como las que subarrienda la poderosa FORZA -integrada principalmente por ex oficiales de Inteligencia de la Marina de Guerra y vinculada a las más poderosas empresas mineras- para golpear a los movimientos ecologistas o activistas sociales. El caso del hostigamiento al sacerdote Marco Arana fue público y notorio, pero han desarrollado acciones mucho más graves, en ocasiones en coordinación con la policía, como en el caso de los comuneros secuestrados y torturados en Majaz.

 

La tercera cuestión evidenciada por los Wikileaks es el vínculo de políticos nacionales con la embajada de EEUU y otras, proponiéndoles influir o actuar en temas de política nacional. Una suerte de súbditos. Así tenemos a un Del Castillo pidiendo que convenzan a Lourdes Flores de aceptar su derrota en primera vuelta y unir fuerzas en un bloque anti-Humala. Impresionante lo que ello revela sobre la forma como se toman decisiones en algunos partidos como el APRA de Alan y el PPC de Lourdes respecto al Perú y las elecciones. Seguramente les endilgan a otros que sus relaciones con gobiernos de América Latina serán de subordinación, porque ese es su estilo con los EEUU y otras potencias, como los Wikileaks demuestran.

 

Soberanía a gritos, eso es lo que reclama una lectura inicial e incipiente de los Wikileaks. Y donde se demuestra, también, la actitud virreynal de algunos Estados extranjeros en su relación con el Perú que sólo un gobierno soberano y firme ha de cambiar en pro de los intereses del país.






Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales