Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Alimentos   ·   Alimentación   ·   Nutrición   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Lectura   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Innovación   ·   Poesía



Aspectos Gráficos de un manuscrito. La Inclinación y la Dirección de líneas y palabras


Inicio > Psicología
25/04/2012


2969 Visitas






La inclinación refleja en qué medida, siente el sujeto la necesidad de vinculación, de participación, de contacto o de la presencia de otros para satisfacer impulsos del sentimiento o de la esfera sensorial.

Contra más inclinada sea la letra mayor pérdida de dominio de los impulsos. Existirá una tendencia exagerada de los sentimientos, que podrá ser positiva (pasión) o negativa (odio rencoroso).

La persona que inclina en exceso su escritura a la derecha es alguien que necesita llamar la atención o despertar interés. Cae en la ostentación y el exhibicionismo. Muestra resentimiento irritable y agresivo que se dispara a la menor contrariedad.

La escritura Invertida (inclinación hacia la izquierda) supone una actitud de defensa, regresión o rechazo de contenidos inconscientes.

El fondo de la “insatisfacción afectiva” condiciona al sujeto provocando un exceso de vigilancia sobre sí mismo y sus afectos. La persona toma precauciones y crea una conducta que le permita evitar roces, conflictos o enemistades que puedan producirle malestar.

Así, la persona que escribe inclinando su letra hacia la izquierda, hacia atrás, es desconfiada, reprime la ternura, finge y disimula. Aquí la necesidad de vínculos y relación con otros se torna aversión, angustia, represión. Existe una barrera, un muro de protección.

La escritura vertical o recta, nos habla de alguien rígido, firme, estable, con madurez en los criterios y en la conducta y sus criterios;  y de pasiones controladas. Pero también, esta forma de escribir, implica frialdad, falta de entusiasmo e intransigencia.

Cuando la inclinación es desigual, es decir, oscilante de manera que se inclinan unas letras a la derecha, otras son invertidas y otras verticales; nos muestra a la persona capaz de sintonizar las propias necesidades con las de los demás sin perder su propia individualidad. Capacidad para contemporizar. Pero también corresponde a una lucha interna, en el interior del individuo, consigo mismo.

Puede implicar incertidumbre, sentimiento indeciso, tendencia al cambio constante y susceptibilidad.

En cuanto a la Dirección que toman las líneas en un escrito, o las letras en una palabra, refleja las fluctuaciones del ánimo y la voluntad.

El grado de madurez, estabilidad y constancia de carácter, los gustos, las convicciones; consecución de objetivos y en los principios morales.

Así, una escritura donde las líneas se dibujan de forma rectilínea,  siguiendo una trayectoria recta, es propia de personas equilibradas, con pocas variaciones afectivas y principios morales estables.

Si las líneas son excesivamente rígidas nos muestra a la persona intransigente, severa, fría y de rectitud inflexible.

La escritura ascendente  (línea o palabra cuyo recorrido va subiendo, desplazándose hacía arriba en el plano) refleja ambición que podrá estar canalizada hacía ambiciones de tipo emocional, biológico o material.

En general, indica iniciativa innovadora, espíritu emprendedor, entusiasta. Fuerza y poder creador y realizador.

En cambio, la escritura descendente (cuya trayectoria cae hacia abajo) nos habla de desaliento moral, cansancio, pereza o indolencia. Tristeza y pesadumbre. Descontento de sí mismo y de los demás. Se trataría de una persona de fácil sugestionabilidad y debilidad de voluntad.

Si la escritura cae de manera progresiva y alarmante puede indicar depresión. También puede estar indicando el padecimiento de alguna enfermedad.

En la dirección de las líneas también podemos observar el tipo- serpentina (ondulaciones) lo que indicará diplomacia, habilidad savoir-faire, flexibilidad de sentimientos, emotividad y sentido del humor; pero también muestra a una persona “escurridiza”, hipócrita y de variabilidad de ánimo.

En las palabras, también las letras pueden oscilar (escritura tipo-sinuosa) y manifiesta a una persona inquieta, inestable, impresionable y con falta de eficacia en las funciones y tareas que exigen organización.

La persona que hace oscilar las letras dentro de una misma palabra tiene una elevada capacidad de sentir e intuir y una gran adaptación momentánea a las situaciones.

 

 



Etiquetas:   Grafología

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22655 publicaciones
5344 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora