Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Alimentos   ·   Alimentación   ·   Nutrición   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Lectura   ·   Libros   ·   Escritores   ·   Innovación   ·   Andrés Manuel López Obrador



Aspectos Gráficos de un manuscrito. El Orden (Parte I)


Inicio > Psicología
22/04/2012


3084 Visitas






En todo manuscrito existen unas zonas determinadas susceptibles de estudio por parte del grafólogo.

Cuando comenzamos a escribir sobre un folio en blanco elegimos un punto determinado en el que plasmamos la primera letra; dejamos más o menos espacio hasta el borde del papel, así como un margen a la izquierda y otro a la derecha, al finalizar de escribir esa primera línea.

Continuamos con la siguiente línea y dejamos más o menos espacio respecto a la primera y así sucesivamente a lo largo de todo el escrito. Apuramos más o menos el espacio; va formándose una línea a los lados que determinará los márgenes, ceñiremos más o menos unas palabras a otras, inclinaremos las letras hacia un lado u otro o, tal vez, las dibujemos verticalmente.

El escrito, en su conjunto, será liviano, con espacios, como si las letras y las palabras pudieran respirar en el ambiente del papel, flotar o moverse… O quizá, ocupemos todo el espacio, apretando las palabras y letras entre sí.

Las líneas formadas podrán ser rectilíneas o inclinadas, o tal vez ondulantes.

Será un escrito claro, limpio, ordenado o, constreñido, apelotonado, sucio, desordenado. Será más o menos legible.

Todos éstos signos están determinando el temperamento, el carácter y la personalidad de quién escribe. Nos está dando datos sobre la persona; sus tendencias, su emotividad, su inteligencia, su agresividad…

El modo en cómo distribuye, dispone y centra la persona el texto y demás elementos (puntos, comas, acentos) es una huella de la capacidad organizativa en las ideas, de su adaptación a un orden o a los deberes sociales.

Entre los muchos Aspectos Gráficos susceptibles de estudio por parte del profesional está el Orden. Así, observa la página como un marco ambiental en el que la persona se desenvuelve; el grafólogo estudiará la distribución, la disposición, la proporción y muchos otros aspectos de la grafía relacionados con el Orden.

Otros aspectos son la presión, la forma, la dimensión, la inclinación, la rapidez, la dirección… y otros muchos.

Una distribución clara, armónica entre el texto y los blancos; letras, palabras y líneas en su sitio, sin entremezclarse con otros elementos gráficos y una buena separación entre letras y palabras, así como la claridad, limpieza y legibilidad de todo el texto, indica predominio de la actividad discriminativa bien desarrollada (claridad de espíritu). Es la razón quién dirige a la imaginación. Expresa capacidad de organización, tendencia al pensamiento objetivo y preciso. Juicio ponderado. Simpatía, Nobleza. Persona discreta en el modo de hablar y en su conducta.

Si el estudio en el conjunto de signos evidencia una actitud introvertida, la persona deseará organizar y adaptar las cosas a su mundo interior. Si la actitud es extrovertida, ésta persona tenderá a organizarse y adaptarse de acuerdo con un plan de vida social.

Pero, como todo tiene dos caras, aquí también surge el sentido positivo y el negativo.

La persona que es escrupulosa al escribir, cuida los aspectos del orden, es limpia (no comete tachones), que mantiene espacios adecuados, que escribe de forma legible y ordenada, que no descuida puntos y acentos, que no manifiesta excesos ni florituras ni desproporción o inarmonía, se muestra también como una persona poco creativa, convencional, disciplinada según lo aprendido, con pocos recursos para tomar iniciativas; con un rígido dominio de sí mismo y carente de naturalidad y flexibilidad.

La escritura ilegible puede estar motivada por el exceso de rapidez ante una situación determinada como por ejemplo tomar notas en clase o apuntar una dirección dada en un momento puntual y con prisas. De ahí, y por muchas otras razones, el profesional solicitará una muestra de la escritura para analizar, realizada en un momento relajado, sin prisas.

Hay que distinguir entre la precipitación momentánea , como la expuesta, y la imprecisión y precipitación como hábito cuyo caso hablaría de neurosis, gusto por singularizarse, por intrigar o por hacer dudar. A veces, simplemente, nos indica a una persona que tiende al secretismo, al misterio o al disimulo.

Cuando nos referimos a una receta médica podemos encontrar su significado en la “deformación profesional”. Una receta médica nunca es susceptible de estudio grafopsicológico.

 

 

 







Etiquetas:   Psicología   ·   Grafología

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
22655 publicaciones
5344 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora