Nuestra Oportunidad



La estabilidad económica y financiera de América Latina, en contraste con la crisis que viven los países desarrollados, sobre todo europeos, hará de ésta la década de la región. Sin embargo, es necesario que la zona supere retos importantes como elevar la calidad de la educación, modernizar la infraestructura y promover una mayor innovación en el uso de tecnologías.

 


En la actualidad se reconoce que los países latinoamericanos presentan estabilidad financiera, niveles bajos de endeudamiento y sus monedas tienen la flexibilidad necesaria para enfrentar una crisis, sin perder competitividad.

Junto a los factores económicos, los países de América Latina cuentan con una gran diversidad de recursos (alimenticios, energéticos, entre otros) que son fundamentales para la economía mundial.

Los países emergentes tienen un rol más visible y jugarán un papel relevante en la recuperación global, pues se observan patrones nuevos en términos de inversiones y capital humano calificado que llega de otras regiones, ante las oportunidades que ofrecen.

La región ahora está preparada para asumir retos de talla internacional, e incluso México con la Presidencia del Grupo de los 20 (G20) tendrá una responsabilidad de carácter global, sobre todo en la definición de políticas públicas en temas financieros.

América Latina debe tener en cuenta que si se desea alcanzar crecimiento con empleo y desarrollo sustentable para los pueblos, el camino no son las expropiaciones, el camino es el comercio, el intercambio y las inversiones recíprocas.



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






Nuestra Oportunidad


La estabilidad económica y financiera de América Latina, en contraste con la crisis que viven los países desarrollados, sobre todo europeos, hará de ésta la década de la región. Sin embargo, es necesario que la zona supere retos importantes como elevar la calidad de la educación, modernizar la infraestructura y promover una mayor innovación en el uso de tecnologías.

 


En la actualidad se reconoce que los países latinoamericanos presentan estabilidad financiera, niveles bajos de endeudamiento y sus monedas tienen la flexibilidad necesaria para enfrentar una crisis, sin perder competitividad.

Junto a los factores económicos, los países de América Latina cuentan con una gran diversidad de recursos (alimenticios, energéticos, entre otros) que son fundamentales para la economía mundial.

Los países emergentes tienen un rol más visible y jugarán un papel relevante en la recuperación global, pues se observan patrones nuevos en términos de inversiones y capital humano calificado que llega de otras regiones, ante las oportunidades que ofrecen.

La región ahora está preparada para asumir retos de talla internacional, e incluso México con la Presidencia del Grupo de los 20 (G20) tendrá una responsabilidad de carácter global, sobre todo en la definición de políticas públicas en temas financieros.

América Latina debe tener en cuenta que si se desea alcanzar crecimiento con empleo y desarrollo sustentable para los pueblos, el camino no son las expropiaciones, el camino es el comercio, el intercambio y las inversiones recíprocas.




Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar

PDF


UNETE