¿Y ahora qué hacemos con nuestra espiritualidad?

Hoy se podría decir que la iglesia católica está en la más grandes de sus crisis en Chile, un país que demostró ‘ser más papista que el papa’ al evitar juzgar al sacerdote Karadima por abusos sexuales basado en un tecnisismo legal mientras que el propio Vaticano reconoció el hecho y pidió perdón.Puede que algunos no quieran ver la gravedad de esto y quieran continuar pensando que la religión les entrega las mejores herramientas para “administrar” sus creencias, y creo que eso está bien, cada uno puede tomar las opciones que quiera. A mi lo que me preocupa es ¿qué hacemos ahora entonces con nuestra espiritualidad quienes decidimos que ese camino ya no nos funciona?Dentro de mi experiencia he visto que las personas pasamos por distintas etapas: Una de ellas es una rabia profunda contra la iglesia y Dios por permitir que los actos que nos parecen aberraciones sucedan. El enojo es más grande y las ganas de simplemente no creer en nada son una reacción común. Sin embargo cuando aquello comienza a disminuir el vacío interior comienza a sentirse y allí es cuando no sabemos que hacer.Entonces algunos confunden la espiritualidad con prácticas energéticas como el Reiki o las Flores de Bach que ayudan a entregar paz y a sentirnos nuevamente más en contacto con nuestro ser, algo que en la mayoría de las veces desde las religiones occidentales ni si quiera sucede.Y la pregunyta vuelve a ser ¿Cómo llenamos ese vacio espiritual? ¿o es que acaso en el siglo XXI dejamos de ser los humanos seres espirituales viviendo una experiencia física y pasamos a ser simples máquinas biológicas?Creo que es tiempo de que reflexionemos cómo viviremos la espiritualidad de aquí en adelante. Hasta ahora en nuestra cultura de creencia religiosa nos llegaba por herencia de nuestros padres al nacer, pero en este momento en que la tecnología avanza tan rápido y las condiciones de vida son tan distintas, y podemos ver que no todo es lo que parece, quizás podemos hacer algo más al respecto.Es cierto, la religión por lo general es para nosotros la certeza base a la que volvemos cuando estamos en problemas, pero ¿Qué hacemos cuando esa creencia es la que está en crisis?Creo que la respuesta es buscar en nuestro interior, buscar lo que a nosotros nos parezca más acertado porque para mi la espiritualidad del siglo XXI se basa en el empoderamiento de cada uno poder aprender a conectarse con su divinidad propia y desde ahí actuar en el mundo.

.Puede que algunos no quieran ver la gravedad de esto y quieran continuar pensando que la religión les entrega las mejores herramientas para “administrar” sus creencias, y creo que eso está bien, cada uno puede tomar las opciones que quiera. A mi lo que me preocupa es ¿qué hacemos ahora entonces con nuestra espiritualidad quienes decidimos que ese camino ya no nos funciona?Dentro de mi experiencia he visto que las personas pasamos por distintas etapas: Una de ellas es una rabia profunda contra la iglesia y Dios por permitir que los actos que nos parecen aberraciones sucedan. El enojo es más grande y las ganas de simplemente no creer en nada son una reacción común. Sin embargo cuando aquello comienza a disminuir el vacío interior comienza a sentirse y allí es cuando no sabemos que hacer.Entonces algunos confunden la espiritualidad con prácticas energéticas como el Reiki o las Flores de Bach que ayudan a entregar paz y a sentirnos nuevamente más en contacto con nuestro ser, algo que en la mayoría de las veces desde las religiones occidentales ni si quiera sucede.Y la pregunyta vuelve a ser ¿Cómo llenamos ese vacio espiritual? ¿o es que acaso en el siglo XXI dejamos de ser los humanos seres espirituales viviendo una experiencia física y pasamos a ser simples máquinas biológicas?Creo que es tiempo de que reflexionemos cómo viviremos la espiritualidad de aquí en adelante. Hasta ahora en nuestra cultura de creencia religiosa nos llegaba por herencia de nuestros padres al nacer, pero en este momento en que la tecnología avanza tan rápido y las condiciones de vida son tan distintas, y podemos ver que no todo es lo que parece, quizás podemos hacer algo más al respecto.Es cierto, la religión por lo general es para nosotros la certeza base a la que volvemos cuando estamos en problemas, pero ¿Qué hacemos cuando esa creencia es la que está en crisis?Creo que la respuesta es buscar en nuestro interior, buscar lo que a nosotros nos parezca más acertado porque para mi la espiritualidad del siglo XXI se basa en el empoderamiento de cada uno poder aprender a conectarse con su divinidad propia y desde ahí actuar en el mundo.





Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF


UNETE






  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales