"Estógamo"

Diego apenas roza los cuatro años. Como todos los niños de su generación parece haber nacido con un postgrado: “los niños nacen sabiendo”, es una frase común hoy en día. No sé si en mis tiempos dijeron lo mismo de mí, o si el don de la inteligencia prematura se ha destinado sólo a los que nacen en la era del “DiViDi”, el “Pleiesteichon” y los IPhone. (Me pregunto qué harán muchos con ese “don” cuando crecen; en qué curva del camino lo dejan extraviado).

 

. Como todos los niños de su generación parece haber nacido con un postgrado: “los niños nacen sabiendo”, es una frase común hoy en día. No sé si en mis tiempos dijeron lo mismo de mí, o si el don de la inteligencia prematura se ha destinado sólo a los que nacen en la era del “DiViDi”, el “Pleiesteichon” y los IPhone. (Me pregunto qué harán muchos con ese “don” cuando crecen; en qué curva del camino lo dejan extraviado).
Diego, afortunadamente, aún asombra. Ya “compuso” su primera canción a guitarra. La abuela la transcribió orgullosa en una libreta, para que el niño no la fuera a olvidar. Diego aún no la olvida, aunque solo la canta cuando “le da la gana”, o cuando no está corriendo de un lado al otro de la casa, con una cara de pícaro que vale una vida.

En medio de sus tropelías le dice la madre: “dile a tío qué tu tienes en la barriga”. Casi sin detenerse me mira y dice: “El ‘estógamo’”, y echa a correr otra vez.

Todos reímos. A veces el aprendizaje es más divertido para los adultos.

UNETE



Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

  • linkedin facebook twitter
  • ©reeditor.com
  • Todos los derechos reservados
  • Avisos Legales