Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Pandemia   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Internet   ·   Política   ·   Políticas Sociales   ·   Libertad de Expresión   ·   Censura   ·   Periodismo   ·   Lectores



Temo por mi vida


Inicio > Ciudadanía
30/03/2011


1382 Visitas



La proporción de estudiantes de medicina austríacos que están a favor de la eutanasia voluntaria se ha más que triplicado en los últimos diez años. De acuerdo con investigadores de la  Medizinische Universität Graz la aceptación  de la eutanasia activa pasó de 16,3% a 29,1% a 49,5% en los períodos comprendidos entre 2001 y 2003/04 y 2008/09. En la población general aumentó de cerca de 49% a 62% entre 2000 y 2009.


Estas cifras nos hablan del futuro que viene si no se evoluciona en otra dirección.

Algunas reflexiones al hilo de esta noticia.







Estamos asistiendo a un labor de cambio de actitud respecto a la eutanasia, que está ya dando sus frutos. Se trata de la divulgación de tesis que favorecen la implantación social de esta permisión. Frente a este trabajo, los partidarios de la protección de la vida en todas las situaciones están notablemente ausentes. Es cierto que organizan congresos, y declaraciones, pero esta tarea está resultando poco eficaz, al menos en lo que a un futuro próximo se refiere.







El respeto del principio de autonomía se ha convertido en un absoluto en varios sentidos. Por parte del sujeto se tiene derecho a obtener lo que se desee, siempre que le afecte sólo a él. Por parte del personal sanitario su autonomía no se ve afectada por las consecuencias de sus acciones, siempre que alguien se las haya solicitado. Por parte de la sociedad, se considera que las personas son individuos aislados las consecuencias de cuyo comportamiento no afecta al resto de ciudadanos, siempre que no sea una acción directamente ejecutada contra ellos.







Cada vez se está abandonando más al hombre a su propia soledad. Cuando goce de algún tipo de poder, conseguirá la atención de los que le rodean, o sus servicios, o sus productos. 





Pero en la medida en que se vaya debilitando y perdiendo ese poder, quedará encerrado en su propia autonomía abandonado por los que no están dispuestos a perder lo mínimo de su autonomía propia para atender a los que son débiles.







En esta situación, el débil teme  molestar al fuerte, y el fuerte se puede arrogar la toma de decisiones sobre el que está débil. Porque al fin y al cabo los débiles siempre son una carga para los fuertes. Es cierto que los fuertes pasarán a ser débiles, pero por ahora sólo atienden a no sufrir menoscabo en su capacidad de vivir.







No es un buen mensaje el que se está mandando a los ancianos, a los discapacitados, a los pobres.







Basta observar la experiencia que se está viviendo en Holanda y en Bélgica (Seducidos por la muerte), cómo un gran número de casos de eutanasia, han dejado de justificarse y ha crecido el éxodo de ancianos o enfermos hacia otros países donde se ven más protegidos.







La carga que imponen las leyes que prohíben la eutanasia se refiere a algunos individuos que están en pleno uso de sus facultades mentales y que, tras ser correctamente informados, deciden acortar la vida de forma artificial con apoyo ajeno. Pero esta legalización supone una amenaza para un número mucho ma­yor de personas que podrían acogerse a esta opción sometidas a depresión, coacción o un dolor intenso que no recibiera tratamiento (New York: un informe sobre la no conveniencia de aceptar socialmente la eutanasia)





Como comenta un lector de esta noticia: Half of Austrian medical students favour euthanasia

The tourist by Austria has high risk ... for old people. Then could be risky for me in a couple of years!





Etiquetas:   Economía   ·   Educación   ·   Eutanasia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

1 comentario  Deja tu comentario


José Miguel Cruz, Ingeniería Civil No sé si será una tendencia o sólo un boom, pero cierto es que no sorprende las estadísticas a las que hace referencias.
Y es que la crisis de valores, el individualismo y la influencia del positivismo (corriente filosófica que reconoce como auténtico sólo al conocimiento científico) van ganando terreno en discusiones que durante años no eran discutibles (aborto, clonación, eutanasia).

La pregunta: ¿Qué es lo que vendrá luego?





Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21029 publicaciones
5179 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora