Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Poesía   ·   Cultura   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   Sociedad   ·   Quintana Roo   ·   Política   ·   Aprendizaje   ·   Reflexión



¿Cómo se organiza una visita del Papa? II


Inicio > Cultura
14/04/2012

1176 Visitas



http://www.oem.com.mx/elsoldemexico/notas/n2488127.htm


¿Cómo se organiza una visita del Papa? II



Federico Ling Sanz Cerrada*



La semana pasada escribí la primera parte de esta serie de artículos y propuse algunas expectativas y preguntas sobre la visita de Su Santidad Benedicto XVI a México. Entre otras cosas narré lo complicado que puede llegar a ser la organización entre diferentes agencias y lo difícil que resulta poner de acuerdo a diversas instancias, especialmente cuando alguno de los interlocutores se encuentra fuera del país o es extranjero, como es el caso. Sin embargo, en el tema de la visita papal a México propuse dos o tres preguntas que valdría la pena tratar de responder: ¿Cómo reaccionó la gente ante la visita?, ¿Cuáles eran las expectativas de los mexicanos y del Papa?, ¿Cuál fue el mensaje principal del Papa en su visita a nuestro país?



Primero que nada, la reacción de la gente mexicana fue impresionante. La pasión y la emoción por ver al Sumo Pontífice, en mi opinión, fue mucho mayor de lo que todo mundo esperaba. Las "vallas humanas" que se colocaron a lo largo de todos los recorridos papales en las ciudades del Bajío estuvieron repletas. La más significativa fue la que se organizó del Aeropuerto de León hasta el Colegio Miraflores, donde pernoctó Su Santidad, y cuya longitud alcanzó cerca de 40 kilómetros. No obstante lo anterior, la primera respuesta popular que todos atestiguamos fue durante la ceremonia de bienvenida en el mismo aeropuerto, donde hubo gente colocada en gradas vitoreando al Jefe del Estado Vaticano.



En segundo lugar, sobre cuáles eran las expectativas de los mexicanos y del Vaticano sobre la visita, debo admitir que escuché varios comentarios al respecto, desde antes de que se llevaran a cabo los eventos. La gente, en general, decía que Benedicto XVI no tenía el carisma de Juan Pablo II y que no despertaría la misma emoción entre nosotros. Es decir, ambos lados esperaban menos de cada cual. No obstante, la respuesta que comentamos en el párrafo anterior marcó de manera importante y definitiva la superación de estas expectativas. Dado que todos en realidad esperaban menos, la respuesta de la gente logró que los resultados excedieran los estándares preconcebidos de dicha visita.



Por último, sobre el mensaje central del Papa en nuestro país, debo decir que en mi opinión personal, se enfocó en la esperanza, la paz y la concordia. Los asuntos oficiales de Estado fueron tratados por el Secretario de Estado, Cardenal Tarcisio Bertone, y Benedicto XVI tuvo un rol mucho más pastoral. Distinto fue el caso de Cuba, donde Su Santidad jugó un papel más protagónico en los temas oficiales y el mensaje que se envió (o se pretendió enviar) fue mucho más politizado. Probablemente esto sucedió así de manera intencional.



La visita a México de Benedicto XVI tuvo además otros matices interesantes, como la asistencia a la Misa Solemne del Parque Bicentenario de los precandidatos presidenciales, del Presidente Calderón y del ex Presidente Fox. De hecho me deja la reflexión de que entonces sí es posible que los políticos tengan coincidencias y causas comunes, como la misa papal, en este caso.



Creo que este viaje que realizó el Sumo Pontífice a nuestra Patria tuvo un saldo altamente positivo y favorable. Los ánimos de las personas, así como los mensajes que hubo durante esos días, auxiliados por una amplia cobertura de los medios de comunicación arrojan resultados buenos. Probablemente haya cosas que no salieron al pie de la letra, como en todo evento de esta naturaleza, pero eso fue algo francamente imperceptible. Incluso podríamos mencionar que el espontáneo acto de Su Santidad de salir del Colegio Miraflores para colocarse un sombrero de mariachi y dirigir un mensaje a México (aunque fuese en italiano), constituyó el punto culminante de su participación e interacción con los mexicanos.



Ahora bien, el reto será que en los meses próximos seamos capaces de encontrar causas coincidentes como la visita del Papa. La política, la ciudadanía, la sociedad, y todos los mexicanos necesitamos tener más mensajes de esperanza y menos factores de división. Ya hay ejemplos de que sí es posible.



www.federicoling.com y @fedeling



*Maestro en Análisis Político y Medios de Información



Etiquetas:   Visita del Papa

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
21216 publicaciones
5196 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora