Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Escritores   ·   Periodismo   ·   Lectores   ·   PAN   ·   México   ·   Quintana Roo   ·   MORENA   ·   PRI   ·   Andrés Manuel López Obrador   ·   Pobreza



Combinación de combinaciones


Inicio > Informática
13/04/2012

1549 Visitas



Sabemos que apenas entre el 1 y el 4 por ciento de la materia que forma el universo es conocida. El resto es, entonces, materia desconocida. Sabemos, igualmente, que los seres humanos estamos hechos de la misma materia de los cuerpos celestes, aunque esta es de la conocida. Estamos hechos del entre 1 al 4 por ciento de lo conocido. Nuestra real existencia, esto es, la de los humanos, es apenas una finitud de la realidad. Tenemos un desarrollo intelectual que nos permite ver hasta cierto límite, mientras a la inmensidad apenas la conocemos, apenas podemos saber que está allí y, conscientes de nuestras ignorancias, filosofamos y desarrollamos nuevas formas técnicas de mirar lo invisible.


Cómo son los otros mundos posibles que descubriremos o de que formas ocultas para nuestro entendimiento están hechos los otros seres inteligentes que seguramente están en el universo, qué mezcla de elementos los componen o que realidades nos esperan, sólo lo sabremos -mejor, lo sabrán- los herederos futuros de la evolución tecnológica que ya serán ellos mismos otros diferentes.

El universo que experimentamos es una pequeña porción. La realidad deriva de la conciencia. Nuestro mundo es, pues, uno aparente, lo que el desarrollo del engaño y del espectáculo como nueva realidad ha llevado –dentro de nuestras limitaciones- aún más a una deformación y a una irrealidad. Jamás como antes los límites de nuestra conciencia –limitada per se- ha sido sometida a distorsión.

Ya sabemos que la ubicación del observador es fundamental para determinar lo que ve. Ya sabemos que ese observador a su vez se modifica. Lo demostró Einstein más el surgimiento del quantum y a la espera de la conjunción de la relatividad y de la quántica asistimos en este siglo XXI a una sacudida de las formas de la organización social al mismo tiempo que una sonda llamada “Curiosity” va a Marte a averiguar si en ese planeta se asentó la vida y las eventuales causas de su desaparición. A miles de años-luz al parecer está un planeta habitable con la posibilidad de agua sobre su superficie.

Es inevitable la transformación física del hombre implantado de elementos de la nanotecnología reemplazando órganos o potenciando su inteligencia y capacidad de ver. Tenderemos a una vida más larga de la que hemos conocido los mortales que esperamos por la muerte no muy avanzado este siglo XXI. La tecnología nos dará instrumentos que hoy parecen de ciencia-ficción y proveerá de respuestas sobre si este es el único universo existente o si existen otros y como adaptar la visión para ver a esos seres que con toda seguridad ya pueden ver más de lo que los humanos vemos.

El destino del hombre está en el espacio exterior, hemos dicho en repetidas ocasiones. No lo sabremos, pero lo sabemos: colonizaremos planetas, estableceremos colonias de nuestra especie y llegará el momento en que las diferencias ya no serán entre naciones sino probablemente entre humanos de diferentes estaciones planetarias y, sin duda, con esos otros seres que aún no hemos visto. Más aún: entre nosotros mismos por diversidad en la escogencia de lo que decidimos ser.

Seremos distintos, pero no ya como consecuencia de una continuación de un proceso evolutivo, sino como resultado de una intervención tecnológica. Es lo que se ha dado en llamar transhumanismo, una aproximación que alega que nuestra especie no es el fin sino el comienzo. Lo posthumano comienza a ocupar la visión de quienes se ocupan del futuro.

Algunos alegan que se podrá escoger entre varias categorías de lo posthumano como permanecer como patrones de ondas conscientes o convertirse en robots perdurables, por ejemplo. Es evidente que los cambios en la organización social resultarían radicales como aquellos que resguardan a la individualidad y a los códigos éticos y morales. Ya, en este momento, se confunden las fronteras de lo real y de lo virtual. Ciertamente la conquista del único camino posible, la del espacio exterior, conducirá a la creación de cyborgs, organismos cibernéticos híbridos biológicos y mecánicos, aunque ya también en el vocabulario normal se hable de silorgs, adaptaciones de un ADN artificial de silicio con amoníaco para lograr la sobrevivencia en ese espacio exterior que deberemos ocupar para preservar lo humano intervenido. O los symborgs, habitantes de Internet cual conciencias, como programas vivientes. En realidad la terminología de lo biónico ya nos invade con términos como orgoborgs, Geborgs o tecnoborgs, expresiones todas que describen híbridos, recreaciones genéticas y mecánicas.

Tal vez debamos aceptar la inexistencia de un último fundamento y mirar los eventos como la combinación de combinaciones y a nuestro rostro como una perplejidad y a lo enigmático como una acumulación de experiencia de quitar velos que jamás serán los últimos hasta que lleguemos a lo incalculable quizás definible como la permanencia en la nada.





Etiquetas:   Inteligencia Artificial

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18008 publicaciones
4589 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora