Red de publicación y opinión profesional
Política · Economía · Sociedad · Cultura · Ciencia · Tecnología ·
Últimas etiquetas:   Periodismo   ·   Lectores   ·   Escritores   ·   Libros   ·   Reseña   ·   Novela   ·   Cambio Climático   ·   Contaminación   ·   Derecho Penal   ·   Derecho



ANTE UNA FAMILIA Y UNA SOCIEDAD MÁS VULNERABLES


Inicio > Ciudadanía
10/04/2012


1322 Visitas






























































Muchas son las razones por las que las familias van perdido al padre como líder del grupo familiar. Una de ellas se debe a las separaciones y rupturas de las parejas donde el grupo conviviente o la familia reducida aumentan cada vez más su significación numérica en la sociedad.Siendo otra de las razones de la dilución de la autoridad paterna, la debida a una presión cultural importante, llevada a cabo con toda intencionalidad, la que ha logrado imponerle al padre varón, comportamientos cada vez más parecidos a los de una madre, dejando de aportar la autoridad y el primer contacto con la Ley que los hijos experimentaban, aceptando obedecer la voluntad paterna, a la que se sometían.En virtud de esta licuación o dilución de la autoridad paterna en el seno familiar, la misma se muestra incapacitada para poner límites  a sus hijos. Situación que le conviene grandemente a los demás intereses externos a la familia, que tienen sobre los hijos los distintos actores sociales. Los que aspiran, con muchas posibilidades de éxito, a manipular sus voluntades con el objetivo de hacerlos clientes  de los productos que ponen a su disposición. Observándose cada vez más, como son los más jóvenes, los que avanzan en la toma de decisiones sobre las compras de los bienes que ingresan al hogar. Sobre todo los que pertenecen al ámbito de la tecnología, de los videojuegos y otras diversiones, además de hacerlo sobre cada vez más productos, ampliándose su poder de elección y decisión. Información que manejan acabadamente debido al asesoramiento de sus pares y a la información que aparece en los medios masivos de comunicación que los tienen como destinatarios de la acción propagandística.También aumentan su influencia sobre la familia con autoridad paterna diluida, los grupos de pertenencia que ocupan las parcelas del poder resignadas por el padre. Siendo a través de estos grupos de pertenencia que las organizaciones delictivas expanden su influencia en lograr la captación de nuevos consumidores, que aún no han ingresado al circuito del consumo de drogas lícitas, para pasar en una segunda fase a las ilícitas. Ya que nadie duda que estas llegan inicialmente, a los ingresantes, de la mano de otro joven de su propia o similar edad, que goza de su confianza y amistad. Lo que puede apreciarse en el exacerbado consumo de sustancias que ingieren con sus pares del grupo de pertenencia, en “las previas” que realizan en la casa de alguno de ellos, donde la permisividad derivada de la licuación de la autoridad, es la constante.Esta autoridad diluida y deshilachada en la actualidad, hace añorar a su versión anterior, inclusive a quienes la acusaron de autoritaritaria y la combatieron hasta el cansancio, diluyéndola en el grado que la apreciamos actualmente. La que debería restaurarse para reparar el daño que, por acción u omisión, nos hemos hecho como sociedad, aspirando a retomar nuevamente un rumbo más saludable y previsible que el actual.Lo que demandaría un enorme esfuerzo en el sentido contrario del camino por donde se dirige la cultura hoy imperante. Habiendo de reconocer, que de ejecutarse el viraje, se tendrían muy pocas posibilidades de éxito. Ya que las nuevas generaciones educadas en un espacio donde se observó en mayor medida la licuación de la autoridad paterna, es más que evidente que no cuentan con los elementos educativos ni las experiencias para retornar a un pasado que desconocen. Donde la familia funcionaba de otra manera y el padre era la cabeza del hogar. Cultura abandonada, que cimentaba la posibilidad de construcción de otros estamentos de la sociedad, aportando con la incorporación de su modelo de reconocimiento de la autoridad,  al fortalecimiento y a la viabilidad de otras organizaciones como la escuela. Que es la institución donde repercuten con mayor intensidad la falta de límites y la falta de conducción paterna como guía de sus alumnos dentro del ámbito familiar.Pudiendo concluirse que, sin autoridad paterna, la familia y la sociedad son mucho más vulnerables. Ya que ante la falta de autoridad dentro del ámbito familiar, es mucho mayor la influencia de los grupos de pertenencia. Aumentando a su vez, la velocidad de expansión de las acciones diseñadas por los actores sociales, que buscan aumentar su influencia sobre una población juvenil más  maleable, por ser mucho más fácil de convencer y persuadir, para la incorporación de determinados consumos.

Eugenio García

http://garenioblog.blogspot.com



Etiquetas:   Familia

Compartir
Tu nombre:

E-mail amigo:
Enviar
PDF

0 comentarios  Deja tu comentario




Los más leídos de los últimos 5 días

Comienza
a leer


Un espacio que invita a la actualidad e información
 

Publica tus artículos


Queremos ser tus consejeros y tu casa editorial

Una comunidad de expertos


Rodéate de los mejores y comienza a influir
 

Ayudamos a tu negocio


El lugar y el momento adecuado donde debes estar
Secciones
18164 publicaciones
4629 usuarios
Columnas destacadas
Los más leídos
Mapa web
Categorías
Política
Economía
Sociedad
Cultura
Ciencia
Tecnología
Conócenos
Quiénes somos
Cómo publicar en Reeditor
Contacto
Síguenos


reeditor.com © 2014  ·  Todos los derechos reservados  ·  Términos y condiciones  ·  Políticas de privacidad  ·  Diseño web sitelicon.com  ·  Únete ahora